09/12/2020

Murió Roberto Augusto Ulloa, el último interventor de la dictadura en Salta y exgobernador

Como Bussi, sintetiza la continuidad del régimen político de la dictadura a la democracia.

A los 96 años, falleció en la Ciudad de Buenos Aires el excapitán de navío Roberto Augusto Ulloa.

Fue el último interventor de la dictadura en Salta, puesto por Videla en abril de 1977 hasta meses antes de la apertura de la democracia en 1983.

Durante ese período son por lo menos cinco los desaparecidos en la provincia. Declaró en el juicio por la desaparición del arquitecto Ramón Gerardo «Chicho» Gallardo, sin consecuencia alguna. También quedó impune por la desaparición del escribano Aldo Melitón Bustos, a quien dejó cesante de su cargo de profesor de historia y le quitó su registro notarial, en función de las ideas políticas de Bustos. Sin dudas, esos actos fueron la señal para que los grupos de tareas secuestraran al escribano. En ese caso, Ulloa fue imputado por falso testimonio y años después sobreseído.

Ulloa, Videla y Menéndez en la procesión del Milagro de 1977

En octubre del año 82 funda el Partido Renovador de Salta con el que será electo gobernador en el año 1995.

Durante su mandato como gobernador, Ulloa enfrentó enormes movilizaciones y huelgas de estatales a las cuales reprimió como hicieron todos los gobernadores desde el 83 a esta parte. Sobre el final dejó asentado el régimen jurídico que dio lugar al proceso de privatizaciones que culminó su sucesor, Juan Carlos Romero, en el cual se enajenaron la caja de jubilaciones, las empresas estatales de agua y energía y el banco de la provincia que quedó en manos del Macro.

En el año 2018, en medio de la marea verde y el debate del aborto legal, Ulloa se pronunció públicamente en contra de los derechos de las mujeres.

Terminó renunciando al partido que fundó luego de que este se aliara a un sector del PJ en función de la candidatura a gobernador de Juan Manuel Urtubey. Sin embargo, el PRS siempre fue una pata fundamental del régimen político oligárquico que gobernó Salta, no solo cuando le tocó gobernar, sino que como oposición siempre fue cómplice del poder de turno, pactando incluso con Juan Carlos Romero su primera reelección.

Ante su fallecimiento, el gobernador Gustavo Sáenz expresó su pesar y declaró duelo provincial para el día 9 de diciembre.

Los mensajes en redes sociales que más reivindican la figura de Ulloa llegaron desde las cuentas del PRO salteño y la de sus jóvenes.

Roberto Augusto Ulloa, quien es aún llamado «capitán» por sus aliados, es como Bussi en Tucumán: ejemplo claro de la continuidad en el poder del régimen político que gobernó y gobierna el país, sea en dictadura o en democracia. Por eso ha gozado de total impunidad por todos los crímenes de lesa humanidad que se cometieron durante su período como interventor y de los que se cometieron durante la dictadura de la cual fue funcionario.

 

 

 

En esta nota