Políticas

10/8/2023

Neuquén, el nuevo “Plan Quinquenal” del MPN

Un viaje de la fantasía de papel a la pesadilla de cada día.

Los fracasos del MPN.

De acuerdo con la larga tradición del MPN de trazar “planes estratégicos” para el “desarrollo integral” de la provincia, dado que este año culmina el Plan Quinquenal 2019-2023 elaborado por el gobierno provincial hacia finales de su mandato anterior, es posible trazar un balance del mismo. Está en curso también el “plan” estratégico “Neuquén 2030”.

Según las propias definiciones del “Plan Quinquenal” la “visión estratégica” queda definida en “hacer pivotar todas las políticas sectoriales y transversales en torno a cuatro ejes estratégicos de gestión (Estado moderno, diversificación económica; articulación público-privada, equilibrio territorial)”. Podemos hacer un balance en cada uno de esos ejes al día de hoy, cuando estamos a escasos meses de culminar dicho “plan”.

Estado moderno

En este aspecto si bien se reconoce que para la modernización la tecnología es necesaria, aunque no suficiente, veamos algunos aspectos precisamente del desarrollo tecnológico.

Podemos centrarnos en dos cuestiones que serían claves en la modernización del Estado: sus finanzas a través del sistema del Banco Provincia y la liquidación de los salarios en la administración pública.

Cuando se escribió ese “Plan Quinquenal” el gobernador Omar Gutiérrez estaba en campaña por la renovación de su mandato. Uno de los actos más típicos de esa campaña fue la inauguración masiva de cajeros automáticos del BPN SA. Los hay sembrados a lo largo y ancho de la provincia (existían 230 a fines del año 2022), sin embargo la mayoría de ellos la mayor parte del tiempo, y en especial los fines de semana, carecen de billetes para operar o están fuera de servicio.

En la Memoria de los Estados Contables del ejercicio 2022, el directorio del BPN SA afirma que “en diciembre de 2022, los préstamos al sector privado no financiero en pesos de Neuquén medidos en saldos a fin de mes aumentaron un 56,3% interanualmente”. Los préstamos del banco oficial “modernizado” y “digitalizado” estuvieron casi en la mitad de la evolución de la inflación, es decir, cayeron respecto a esta en términos reales, a pesar de estar fuertemente subsidiados en su tasa de interés para las empresas.

Es más, el BPN S.A. se descapitalizó en el año 2022: “El total de activos del Banco al 31 de diciembre de 2022 es de $ 157.719,1 millones. Ello representa una reducción de $ -20.034,9 millones, -11,3% respecto de diciembre de 2021, medido a moneda constante”.

A lo que sigue un informe lapidario: “La caída de la cartera de préstamos al sector privado no financiero, incluyendo leasing, entre fines de 2022 y de 2021 fue del -12,3% a valores constantes. La mayor disminución se evidenció en personales, que se contrajo en $-4.791,2 millones, esto es un -20,8% respecto a diciembre 2021, seguido por tarjetas de crédito, cuya caída ascendió a $-2.551,4 millones, esto significó un – 15,1% respecto del mismo mes del año previo. Similar situación evidenciaron los productos adelantos y documentos (-$1.088,8 y -$1.785,1 millones, equivalente a -33,5% y -27,9% respectivamente)”.

Cuando se ingresa al último año del “Plan Quinquenal” el agente financiero del Estado “moderno” tiene menos capital y ha otorgado menos créditos que el año anterior. Y esto comparado con el año 2021 cuando se estaba aún bajo la pandemia de Covid y la restricción de algunas actividades.
Si pasamos al análisis del sistema de liquidación de haberes, por ejemplo, en el sector educación, ya es archiconocido lo obsoleto del sistema que opera las mismas que se ubica en la década de los 90, con todo el desarrollo que tuvo la informática en estos más de 20 años. Esto provoca toda clase de “errores” a la hora de liquidar haberes mes a mes.

Diversificación económica

En este rubro, tal vez, es donde el “Plan Quinquenal” registra uno de sus mayores fracasos. La provincia depende cada vez más de su producción hidrocarburífera, al punto que a esta altura ya podría ubicársela como una provincia monoproductora.

En el año 2019 el 50% del Producto Bruto Geográfico lo aportaba la explotación hidrocarburífera. El resto lo aportaban 14 rubros. El segundo (servicios empresariales e inmobiliarios) se ubica apenas en 8,7% y en gran medida está directamente impulsado por…la actividad hidrocarburífera. El PBG del 2019 es el último que ha publicado oficialmente la provincia.

Cinco años más tarde si bien no conocemos oficialmente un dato del PBG, está claro que hoy la explotación de hidrocarburos y las actividades conexas explican un porcentaje mayor que en el 2019. El atraso en la publicación oficial sobre el PBG habla por sí solo que la proclamada “modernización” e “informatización”, son más un relato que una realidad.

Ergo lejos de una diversificación económica, lo que indica la cruda realidad es que hemos retrocedido respecto a este proclamado objetivo del “Plan Quinquenal”. Tal vez por ello no se publiquen los datos del PBG desde hace años.

Articulación público-privada

Cabe aclarar que este ítem estratégico del gobierno, no se refiere a una “articulación” entre el gobierno y la población, sino entre el Estado y las empresas (constructoras, frutícolas, petroleras, etc.).

En recientes declaraciones del gobernador publicadas en el boletín oficial de prensa, éste expresó ante el crecimiento récord de la contratación de mano de obra en la construcción: “Estos números nos fortalecen, porque lo que estamos haciendo en Neuquén es articular los sectores público y privado, con previsibilidad y reglas de juego claras” (Neuquén Informa, 8/6).

Lo que está claro, sin embargo, es que asistimos a un proceso de especulación inmobiliaria desenfrenado, porque la mayor cantidad de obras de la construcción no se traduce en un aumento de la oferta de venta y/o alquiler de oficinas o viviendas.

De hecho al mismo tiempo que el gobernador se jactaba de esta “articulación público-privada”, distintos medios de prensa titulaban “Escasez de viviendas y altos precios dificultan el alquiler en Neuquén. La falta de opciones y la desproporción entre calidad y precio dificultan el acceso a viviendas en alquiler en la capital neuquina” (AM550, 13/7).

En el primer trimestre del “Plan Quinquenal”, según los propios datos de la Dirección de Estadísticas y Censos de la provincia, la desocupación era del 10,1% y la subocupación del 11,8%. En el primer trimestre de este año eran 6,9% y 9,4% respectivamente. De conjunto es una rebaja que ronda el 5% para una mano de obra de unos 140.000 empleos privados registrados en la provincia.
No se verifica a lo largo del “Plan Quinquenal” una baja importante en el nivel de desocupación y subocupación que debería provocar el aumento de la actividad en una industria mano de obra intensiva como es la construcción, y en períodos de actividad turística y récords de Vaca Muerta.
Incluso medido por el nivel de pobreza de la población, a inicios de 2019 había un 26,3% y al final de 2022 las personas pobres eran el 38,4% de la población. Y respecto a la indigencia la variación en igual período pasó de 3,6% al 4,3%.

Lo cual indica que incluso habiendo bajado la desocupación un poco, los nuevos empleos son con salarios bajo la línea de pobreza.

A los que sí les va muy bien con esa “articulación” es a los empresarios, que gozan de todo tipo de incentivos fiscales, subsidios y tasas subsidiadas, además de exenciones impositivas.

Equilibrio territorial

El “Plan Quinquenal” define a este rubro como las acciones que “propicien el arraigo y la igualdad de oportunidades en el disfrute de los derechos para todos sus ciudadanos. La infraestructura social y productiva, la conectividad física y digital y la adecuada dotación de servicios públicos de buena calidad resulta, en este sentido, de vital importancia para integrar a las personas y el territorio en una sola unidad territorial que los contiene y proyecta”.

Para comenzar hay que mencionar que la “adecuada dotación de servicios públicos de buena calidad” no se cumple siquiera en la capital provincial. Las largas colas esperando las escasas garrafas que se distribuyen cada tanto por las barriadas son un claro ejemplo. Ni hablar de las barriadas más alejadas donde ni siquiera llega el agua corriente.

Y esto se puede trasladar al entorno capitalino como las ciudades de Plottier o Centenario las que siguen en cantidad de población a la capital.

En el interior la situación se agrava. Son recurrentes los cortes de ruta reclamando redes de agua potable, gas o viviendas ¡en Añelo, la capital de Vaca Muerta!

Las rutas que conducen a ese interior son una calamidad. Por ejemplo la vital ruta Nº 5 que une dos zonas hidrocarburíferas como las localidades de Rincón de los Sauces y Añelo está destrozada (La Voz, 19/7).

Otro tanto ocurre con la ruta Nº 23 que une Aluminé con la zona centro y la Capital. (RN 28/7/2023). Esta ruta debe abordarse para ir a Chile por el paso internacional Icalma.
Este año en la Legislatura se presentaron pedidos de informe, precisamente por el incumplimiento de pavimentación de esta ruta y la ruta Nº 13, ambas obras incluídas en el “Plan Quinquenal”.
Otro rubro donde el “Plan Quinquenal” fue más papel que realidad.

Tampoco las definidas como obras estratégicas del “Plan Quinquenal” han trascendido el papel. Solo para mencionar las más importantes. El Aprovechamiento Agroindustrial Chihuido, que incluye la construcción de una represa y central hidroeléctrica en la zona centro de la provincia, con canales de irrigación de los valles cercanos, duerme en algún cajón de la maquinaria estatal.
El proyecto de irrigar miles de hectáreas desde los lagos Mari Menuco y Los Barreales, data desde hace más de 15 años. En aquel entonces se hablaba de irrigar 30.000 has., que luego en el “Plan Quinquenal” se redujeron a la mitad, pero aunque esta obra todavía no ha superado la etapa de proyecto inconcluso, sí se realizó en el año 2012 una licitación de 640 hectáreas en la zona para la construcción y explotación de emprendimientos turísticos. (boletín oficial de prensa, 18/10/2012). Una obra que se ubicó sobre terrenos reclamados por la comunidad mapuce Kaxipayiñ. La misma parálisis viven el Polo Agroindustrial y otros.

Neuquén 2030, otro fiasco anunciado

En consonancia con la “agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” de las Naciones Unidas, el gobierno de la provincia lanzó el “Plan de Desarrollo Provincial Neuquén 2030” a inicios del año 2022.

Se trata de la fijación de objetivos y acciones sobre todas y cada una de las facetas de la vida y la realidad provincial. No escapa al relato fantsioso de siempre a lo largo de más de 200 páginas, solo que al guiso recalentado de cada año, le adiciona la palabra “sostenible” para variar un poco.
Por supuesto, como ocurre con los objetivos, acciones y obras del “Plan Quinquenal”, y cuando ya han transcurrido prácticamente dos ejercicios presupuestarios desde el anuncio del ambicioso “plan” de desarrollo provincial, no existe en la realidad nada significativo en marcha.

Queda como conclusión que la clase capitalista y sus gobernantes se ufanan de “planificar” presentándose ante la sociedad como capaces de dirigir un proceso de desarrollo y mejor vida e incidir en el futuro como una manifestación de su poder. Pero no son otra cosa que un producto más de los vaivenes de la crisis capitalista y de la lucha de clases a escala planetaria. No pueden siquiera planificar lo que ocurrirá dentro de una semana, menos en términos de años.
La clara diferencia entre el relato fantasioso y la realidad la sufrió en carne propia el actual gobernador e impulsor de estos engendros en abril pasado.

Solo un gobierno de trabajadores tendrá capacidad y poder para planificar y reasignar los recursos para el desarrollo humano de las y los explotados, la ciencia y la naturaleza en términos de un avance civilizatorio y no de la barbarie.

También en función de ese gobierno es que hacemos campaña en estas Paso y la haremos en las generales.