02/09/1993 | 400

No al “hospital-shopping” ni al cierre de hospitales

Duplicación del presupuesto de salud bajo control de los trabajadores
Médico. Candidato a concejal por el PO en el Frente de Izquierda (FIT) de la Capital Lista 62

El decreto 578 del Poder Ejecutivo, llamado de «autogestión hospitalaria «, autoriza a los hospitales públicos a conse­guir sus propios recursos financieros vendiendo sus servicios a obras sociales, se­guros y pre-pagas y cobrando a las perso­nas. Con esto el Estado se desentiende definitivamente do la financiación tío la salud pública. En el caso de la Municipali­dad de Buenos Aires, por ejemplo, se trata de enjugar el déficit multimillonario de la Comuna originado en la concesión de los servicios a contratistas privados. La salud pública debe autofinanciarse porque hay que pagarle a Macri y Cía. precios expro­piatorios

 

Hacia el “hospital shopping”

 

E/ decreto se propone regular y profun­dizar una situación que no es nueva. Des­de hace vanos artos (desde el gobierno de Alfonsín) los servicios hospitalarios se re- arancelaron: los servicios de limpieza, cocina y vigilancia se privatizaron. Una serie de instalaciones, hospitalarias han sido cedidas a empresas privadas. Es el caso del pro-pago Cemic quo funciona en el Hospital Rivadavia: la fundación FAIAM en el Ferrer, o la Universidad Maimónides en el Durand. Últimamente, tomógrafos privados se instalaron en el Ramos Mejía y en el Fernández Esto además do la concesión privada de bares, centros de fotocopiado y stands de venta de televisores y autos a través de las Cooperadoras.

 

Igual que las «escuelas-shoping», ‘a administración menemista impulsa el hospital-shopping para desentenderse defini­tivamente del financiamiento de la educa­ción y la salud.

 

Remate de la salud pública

 

La consecuencia de esta política es la liquidación del hospital y la salud pública El hospital (o alguno de sus servicios) quo consiga fondos, subsiste; el quo no. cierra o queda como hospital «de caridad» para pobres y desamparados. Ya en febrero, la Secretaría de Salud de la MCBA anunció un «reciclaje» de los hospitales, que incluía el cierre de algunos y la donación de otros (Lagleyze, Odontológico, Moyano. Ferrer. etc.). Opinaban que sobraban, aunque su personal denunció quo no da­ban abasto a la atención de una demanda siempre creciente, producto de la miseria en aumento y de la crisis de las obras sociales

 

La base do estas medidas se encuen­tra en el plan más general menemista de privatización de las obras sociales. Este proyecto (transitoriamente congelado por as negociaciones de Menem con la buro­cracia sindical) busca concentrar las obras actúalos en un grupo reducido, asociado a pre pagas y empresas de seguros, brin­dando distintos niveles de atención: uno básico elementa; para la gran mayoría, y uno de superior calidad para quienes pue­dan hacer pagos complementarios. Resultado un deterioro general de la salud, una medicina de elite y un mercado de 7.000 millones de dólares para la inversión capitalista (es el «negocio» que sigue al de la jubilación privada).

 

Por un plan de movilización popular en defensa de la salud pública

 

La UCR fue totalmente inoperante bajo Alfonsín en materia de salud. El plan de Neri se basó en el mismo principio, que el Estado no invirtiera en salud. Para ello intentaron que las obras sociales contrata­ran al hospital público en Jugar del sanato­rio privado. Se cumplió sólo parcialmente y sirvió para que las burocracias de las obras sociales o las empresas que las gerencian (PAMI) utilicen el hospital como «colchón» de sus quebrantos y maneas fraudulentos.

 

Sólo el Frente de Izquierda y de los Trabajadores levanta un programa que ataca la base del problema de la salud “Fuera la ‘desregulación’ do las obras sociales. Fuera el arancelamiento y la privatización de los servicios públicos de salud. Duplicación del presupuesto do salud. Expropiación do los pulpos farmacéuticos y sanatoriales».

 

En los hospitales municipales está planteado formular un plan de acción de los trabajadores de la salud (municipales y asociaciones profesionales) contrae! cie­rre de hospitales y por la derogación de decreto 578. No al hospital-shopping Poro inmediato aumento del presupuesto bajo control de los trabajadores y afectados Aumento de salarios para todos los asalariados de la salud.

 

En esta nota

También te puede interesar: