19/10/2020

Ocupaciones de tierra en Rosario y Santa Fe: una radiografía de una crisis monstruosa

Voces de la lucha popular por el derecho a la vivienda.

Al igual que en Guernica y en todo el país, en la ciudad de Rosario se están multiplicando las tomas de tierra. En la provincia de la ministra nacional de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, no existe ningún plan de viviendas a fin de resolver el déficit habitacional que se incrementa día a día como resultado del crecimiento de la miseria en la provincia y de la especulación inmobiliaria promovida por los sucesivos gobiernos.

En ocasión del censo realizado en el 2010, los datos relevados daban cuenta de una verdadera catástrofe habitacional. El 10% de las familias rosarinas (38.995) se encontraban en una situación habitacional extremadamente precaria, habitando en piezas de inquilinatos, pensiones, viviendas móviles o con graves falencias constructivas. A su vez, 45.269 hogares necesitaban de reacondicionamientos de sus viviendas, totalizando 84.264 hogares con graves problemas habitacionales. Un poco más del 20% del total de las familias de Rosario.

La contracara de esta crisis habitacional es el desarrollo de una especulación inmobiliaria desenfrenada, con la construcción de proyectos inmobiliarios y lujosos edificios en la costanera del Paraná, como el de Puerto Norte y en la zona centro. El boom inmobiliario de Rosario fue el resultado de las cuantiosas ganancias del sector agroexportador que se “refugian” en el ladrillo, así como del narcotráfico, que lava el dinero negro en el mercado inmobiliario, entre otros. Este fenómeno, sumado a la especulación inmobiliaria de las grandes inmobiliarias, ha dado lugar a una de las ciudades con mayor concentración de viviendas ociosas del país.

Lejos de resolver el problema habitacional, el boom de construcciones terminó por acrecentar la cantidad de viviendas vacías, sólo en Rosario hay 80.000, que empujan hacia arriba el valor de la propiedad de manera ficticia. Una nueva manifestación de las penurias que provoca en la población el régimen narco-sojero sostenido por los gobiernos de socialistas, radicales y peronistas.

Según el mismo censo, son numerosos los hogares rosarinos donde se vive en condiciones de verdadero hacinamiento. En 11.114 hogares rosarinos viven 3 o más personas en una habitación, en tanto que son 26.292 los hogares en donde se ven obligadas a convivir más de una familia.

Donde hay una necesidad nace un derecho… al que el gobierno le da la espalda

Estas cifras de 2010 solo se han agravado, una verdadera catástrofe habitacional que es la base material de las ocupaciones de tierra que se llevan adelante en Rosario y toda Santa Fe.

En Rosario, el 41,8% de la población, en medio de la pandemia, se encuentra en situación de pobreza (552 mil personas) y el 13,1% en situación de indigencia. Se trata de 176 mil personas que no alcanzan a cubrir los gastos alimentarios básicos según el Indec. Rosario es una de las primeras ciudades del país con mayor tasa de desempleo. Situación que se extiende a otras localidades, como Villa Constitución o la Capital de Santa Fe que comparten este trágico ranking.

En la actualidad existen más de 100 asentamientos en Rosario, donde al menos 100.000 personas se encuentran viviendo en condiciones extremadamente precarias. El 93% de ellas no tiene ni siquiera acceso al agua potable y carece se servicios esenciales.

Las tomas de tierra que se están multiplicando son la única salida que tiene una familia para acceder a un techo. Los gobiernos provinciales han carecido y carecen de cualquier tipo de política a fin de resolver el grave problema de vivienda del pueblo trabajador. Las propias cifras de las oficinas de Obras Particulares de la Municipalidad, dan cuenta de que entre los años 2005 y 2018 se autorizó la construcción de más de 65 mil viviendas, que en un 90% se concentran en la zona céntrica y de la Costanera, reforzando la especulación inmobiliaria en Rosario.

Las voces de las tomas

En Rosario existen en la actualidad 8 tomas de tierras que agrupan a cientos de familias en cada una de ellas. El barrio Tango, Nuevo Alberdi, Tío Rolo, son algunos de los barrios donde se desarrollan las tomas que se extienden por distintas zonas de del oeste, norte y sur de la Ciudad.

Las tomas no son patrimonio exclusivo de Rosario, recientemente la policía provincial, junto a Gendarmería, desalojó una toma al de La Capital, donde se habían ocupado terrenos pertenecientes a Vialidad Nacional, dejando a decenas de familias en la calle.

En Magaldi, la mayoría de las familias ocupan las tierras empujados por el desempleo, por no poder afrontar el pago de los alquileres. Una parte de los terrenos que los vecinos de Magaldi reclaman para sus viviendas son propiedad de la Iglesia Cristo Rey y en la actualidad funcionan como verdaderos basureros a cielo abierto. Los terrenos que el Estado cede gratuitamente a la iglesias, que recibe además exenciones impositivas y cuantiosos subsidios, son los que se les niega a las familias para poder vivir.

Las familias se acomodan con sus hijos en carpitas de nylon y ranchitos precarios de chapa. Un delegado de la toma nos cuenta: “Yo antes de estar acá alquilaba, no pude pagar más y me tuve que ir a vivir a la casa de mi hijastro una casita de 4×4 donde vivíamos ocho personas así que imagínate como estábamos viviendo, y cuando vimos que se estaba ocupando acá nos vinimos”.

Otra delegada nos cuenta sobre la acción del gobierno: “los funcionarios del actual gobierno de Omar Perotti, en la persona de Ignacio Rico del Movimiento Evita, actual subsecretario de Hábitat de la Provincia, vinieron a intimidar a los vecinos con el desalojo sin dar ninguna respuesta concreta a los problemas de vivienda que atravesamos”. Recordemos que en el mes de junio la policía de Omar Perotti desalojó violentamente una ocupación del Barrio Toba de Rosario.

“No somos usurpadores, somos familias que realmente no tienen donde vivir por eso estamos acá. La mayoría alquilaba o vivía de prestado y con la crisis que estamos viviendo no tenemos opción” remata la delegada.

Un programa para la vivienda

Desde el Polo Obrero de Rosario y Santa Fe, nos encontramos en una campaña por el derecho a la tierra y la vivienda, apoyando las ocupaciones que se desarrollan en la provincia. Recientemente participamos de una asamblea junto a los vecinos de la toma de Magaldi y Benteveo de la que participan 82 familias.

Defendemos las tomas de tierra y la entrega de las viviendas a los vecinos poniendo en marcha un verdadero plan de urbanización, que parta de un censo bajo control de los cuerpos de delegados de los barrios, que establezca las necesidades reales y sea la base de un pliego de conjunto para que se entreguen tierras para vivir a los ocupantes.

Un plan de vivienda popular, que será un gran reactivador de la economía y fuente de laburo para los miles que hoy se encuentran desocupados, en base a un impuesto progresivo a los capitalistas, comenzando por quienes especulan en la Bolsa de Comercio de Rosario, de todas las grandes cerealeras que operan en el complejo agroexportador, de las grandes inmobiliarias, para poner en pie un plan integral de urbanización y de viviendas populares bajo el control de los cuerpos de delegados electos en los barrios.

Profundicemos la pelea por la tierra y enfrentando los desalojos que promueve el poder político, que unifique al conjunto de las tomas existentes y a las organizaciones de lucha del movimiento piquetero, para reclamar una urgente solución a la catástrofe habitacional.

También te puede interesar:

Lanzado por el Frente de Artistas de Lanús y Músicxs Organizadxs.
A más de un mes del desalojo reclaman por una solución para cientos de vecinos y vecinas.
Los sectores docentes afectados se movilizan este jueves 3/12 a Gobernación.
Se impone el paro general de todos los trabajadores del Complejo Oleaginosos Agroexportador por el salario, el CCT y en defensa de los puestos de trabajo del grupo Vicentin.
Por un impuesto progresivo a las cerealeras que financie un plan de obras públicas bajo control de las asambleas barriales.