02/01/1996 | 479

Ocupan el Hospital de Morón

Convocado por la “Mesa de enlace por el hospital público”, el 27/12 los trabajadores del hospital de Morón, acompañados por otros empleados municipales, realizaron un acto frente a la municipalidad de Morón para entregar un petitorio con más de 4.000 firmas reclamando por la defensa del hospital público y gratuito, por la igualdad en la atención, que no se disminuya el presupuesto de salud y por la conformación de una comisión fiscalizadora de los recursos destinados a la salud.


Prensa Obrera se hizo presente en el acto y tomó las siguientes declaraciones. Según el presidente de la Asociación de Profesionales del Hospital de Morón. Dr. Lascaleia “nosotros hemos sufrido una reducción horaria importante, perdimos 70 profesionales que hacían extensión horaria en consultorios externos y periféricos; la reducción horaria afectó el salario de bolsillo en casi un 30%. En este sentido las psicopedagogas Vilma Monteagudo y Mónica Alonso manifestaron que “en principio nos redujeron el horario; nosotros habíamos concursado por 24 horas y nos redujeron a 18. A los no profesionales desde setiembre les han reducido el horario de 8 a 6 horas. Modificaron los sueldos básicos, cambiaron las categorías y la antigüedad, violando la ley de carrera profesional por la que habíamos concursado; todos estos decretos aparecen en la municipalidad por orden de la gobernación. Por otra parte la ley de incompatibilidad aprobada últimamente deja a la gente sin trabajo; esta ley establece que lo único compatible es la docencia por horas cátedra, no se puede tener dos trabajo en el Estado, ya sea en jurisdicción nacional, provincial o municipal, mucha gente debe renunciar a un trabajo”. César Alcorta, empleado municipal en disponibilidad dijo que “con las nuevas leyes y estatutos de Duhalde se calculan que inmediatamente van a quedar en la calle unos 800 empleados municipales de Morón, Hurlingham e Ituzaingó, fundamentalmente la gente de servicios públicos y de los hospitales. Se han efectuado descuentos en el último cobro que no correspondían y en el caso de los compañeros del cementerio de Morón y del cementerio Parque están trabajando en condiciones infrahumanas”. Por su parte Lascaleia afirmó que “estamos en conocimiento que en diciembre cesan todos los contratados”. El representante de la CICOP en el acto denunció que “el paquete de leyes y el nuevo estatuto del personal  municipal ya provocó cesantías en el hospital de Polvorines y Varela y reduciones salariales en otros distritos”.


El viejo distrito de Morón tiene una deuda acumulada de más de 80 millones de dólares y es así que el gobierno quiere justificar los ataques en curso con el pretexto de que las cuentas están en rojo. Al respecto César Alcorta planteó que “el achique de gastos se puede hacer de la cabeza hacia abajo, no del empleado municipal hacia arriba que es como viene sucediendo. La parte ejecutiva nunca ha sido tocada, se toca siempre al empleado municipal y al obrero muy especialmente. A nosotros nos gustaría saber en que han gastado la plata, también creo que le gustaría ésto al contribuyente que es el que realmente está pagando  nuestros sueldos. En estos momentos el personal municipal no tiene ningún tipo de defensa ya que el sindicato es el brazo derecho del ejecutivo”. Al respecto Monteagudo y Alonso dijeron que “algo mágico sucede por lo cual las partidas que dicen asignarse a salud no llegan al hospital, por eso estamos reclamando un control de gestión” Lascalelia afirmó que “hacemos un reclamo en defensa primero del hospital público y la segunda es un pedido de ordenanza con el cual queremos que se forme una comisión fiscalizadora del presupuesto de salud para que haya una mayor transparencia en el uso de los recursos que se destinan y un mejor aprovechamiento, esta comisión debería estar integrada por la mesa de enlace, el colegio de médicos, por la asociación de médicos, por la asociación de profesionales y los bloques del consejo deliberante”.


Terminando el acto quedó planteada la realización de una asamblea en el hospital de Morón, que resolvió la ocupación de las instalaciones.


Como ya se hizo en el mes de octubre, cuando la acción conjunta de trabajadores y pacientes evitó el vaciamiento de 40 camas del hospital de Morón, ahora se plantea utilizar los mismos métodos para enfrentar el plan de guerra de Duhalde y sus intendentes. Las más de 4.000 firmas juntadas entre la población muestran la gran solidaridad existente y las posibilidades reales de convocar a una gran asamblea popular en defensa del hospital público y contra los estatutos negreros de Duhalde, para que la crisis la paguen ellos y no los trabajadores.