03/06/2016

Otro apriete del Grupo Clarín contra sus trabajadores

Solidaridad con la periodista Silvia Martínez Cassina


“Ojo con la lucha, Silvia, mirá que esa Juana (de Arco) de la que hablan, terminó quemada en la hoguera”. A pocos días del #NiUnaMenos, el suplemento de Espectáculos del diario Clarín publicó este texto contra Silvia Martínez Cassina, conductora del noticiero de mediodía de Canal 13. La periodista lo calificó como “el apriete más obsceno, impune y misógino que haya recibido en mi vida”.


El texto, que no ha merecido ninguna explicación ni retractación de parte del Grupo Clarín, no tiene una pizca de ingenuidad. Como ha relatado la periodista en una carta, obedece a su actividad sindical.


“Lucho por el respeto de los derechos laborales propios y de mis compañeros, con una participación activa y permanente en las Asambleas que convocan nuestros delegados, de quienes me siento orgullosa y bien representada”.


Aún más precisa, agrega: “Repudio que la empresa para la cual trabajo no se presente a paritarias y otorgue aumentos salariales a gusto y piacere (y que) castigue a compañeros con congelamientos y amenazas, e incentive a otros con regalos y oportunidades discrecionales, marcando diferencias y generando bandos y enemistades”.


El ataque contra la periodista Silvia Martínez Cassina se añade a un rosario de provocaciones y acciones antisindicales del Grupo Clarín y es naturalmente un mensaje a todos los trabajadores del Grupo.


El Sipreba, sindicato de trabajadores de prensa al que está adherida la periodista, ratificó su apoyo a la compañera.


Las patronales de prensa, sean oficialistas o kirchneristas, se rasgan las vestiduras hablando de libertad de expresión, pero intentan impedir que sus trabajadores expresen sus opiniones y se organicen. Sólo a modo de ejemplo, en junio de 2015 la asamblea de trabajadores de la TV Pública denunció el hostigamiento laboral de la gerencia del canal y la manipulación de los espacios informativos para beneficiar a los candidatos del Frente para la Victoria, así como el silenciamiento de dirigentes del Frente de Izquierda y otros partidos. La  libertad de prensa no existe bajo el monopolio capitalista de los medios de comunicación, ni siquiera cuando esos medios se encuentran acaparados por pulpos aparentemente enfrentados.


Expresamos nuestra solidaridad con la periodista y nuestro repudio a este ataque.