18/10/2007 | 1014

Otro caso de «gatillo fácil»: Los familiares de Ramiro Rocha se organizan

Por el esclarecimiento de su asesinato

Ramiro Rocha fue asesinado en el distrito de Presidente Perón, a pocas cuadras de su casa, el 4 de septiembre. Su cadáver tenía claros signos de haber recibido golpes contundentes en lugares precisos que, según los peritos, le causaron la muerte.


Sus padres responsabilizan a policías de la Comisaría 7a. de Glew. “Tenemos varios hechos que indican que la Policía Bonaerense está involucrada en esto. Hay muchas irregularidades en el caso. La ropa de Ramiro todavía sigue en la Comisaría cuando de ahí se pueden sacar evidencias. Ramiro había tenido varios roces con un policía que vive en nuestro barrio por defender a un chico que estaba siendo maltratado por el policía. Llegó a dispararle varios tiros a los pies”, denuncian sus padres, quienes, acompañados por amigos, familiares y el Partido Obrero, realizaron una marcha a los tribunales de Lomas de Zamora y otra a la Comisaría 7a. de Glew.


El 12 de octubre volvieron a marchar a la Comisaría. Los “esperaban” con la comisaría vallada y un muy fuerte operativo; entre los efectivos había más de 40 elementos de la Guardia de Infantería. Luego de un rato de presionar sobre las vallas, se acercó hasta los padres uno de los que comandaban el operativo. Les propuso “trasladar” al policía sospechado por los familiares de Ramiro como uno de los autores del asesinato. Fue una verdadera tomada de pelo. Así lo plantearon los los propios familiares: “lo van a trasladar para que vaya a matar a otros pibes en otros barrios”, le retrucaron en la cara al jefe policial. Reclaman que sea enjuiciado.


Los familiares de Ramiro se desconcentraron planteando que volverían las veces que fuera necesario y que irían a donde sea para reclamar el juicio y castigo a los culpables del asesinato de Ramiro Rocha.


El PO de Almirante Brown respalda enérgicamente esta lucha contra este nuevo caso de “gatillo fácil”.

También te puede interesar:

A 11 años del asesinato de tres jóvenes, los exjefes policiales siguen en libertad.
Era servicio de inteligencia y se infiltraba en distintas movilizaciones y piquetes. Una política de espionaje y represión inherente al Estado.
Las llevó adelante el padre de uno de los policías implicados en el asesinato. 
Un trabajador ferroviario se encuentra detenido arbitrariamente hace ocho meses.
Vecinos, organizaciones sociales y sindicales, junto a los familiares y amigos de Franco, se movilizaron nuevamente, para reiterar el pedido de juicio y castigo a todos los responsables.