09/12/2010 | 1158

Patota apela crimen de Mariano

El procesamiento y la prisión preventiva dictada por la Dra. López a Pablo Díaz y sus seis secuaces -coautores de homicidio calificado de Mariano Ferreyra y tentativa de homicidio calificado de Elsa Rodríguez, Nelson Aguirre y Ariel Pintos- ha sido apelada por las defensas.

Ahora, serán los jueces de la sala I de la Cámara de Apelación Criminal y Correccional, quienes deberán resolver si confirman el fallo de primera instancia o lo revocan y cambian la carátula de «homicidio calificado».

Si el auto de procesamiento es confirmado, se afirma la perspectiva del juicio y el castigo a la patota, así como la posibilidad de la detención de Pedraza, el «Gallego» Fernández, sus socios de Ugofe (Roggio, Cirigliano, entre otros), la Subsecretaría de Transporte Ferroviario. Incluso las policías Federal y Bonaerense.

En cambio, cualquier cambio de la calificación penal, por caso manteniéndolos en prisión, pero que excluya la existencia de un plan criminal, conduciría a la impunidad de los autores intelectuales y políticos de este crimen, como sucediera en el caso del Puente Pueyrredón-Kosteki y Santillán. Así, salvaron el pellejo Duhalde, Aníbal Fernández, ‘Juanjo’ Alvarez y Atanassof.

También podría ocurrir que los jueces confirmen el procesamiento, pero otorguen la libertad de los imputados por considerar que «no hay peligro de fuga».

La audiencia será el 21 de diciembre a las 9 horas, en Viamonte 1147.

Allí, expondrán los abogados de la defensa y también lo haremos los abogados querellantes.

Es una cita de honor y una jornada de lucha para no permitir que se siembre la primera semilla de impunidad.

También te puede interesar:

El 20 de octubre se cumplen 11 años del crimen de nuestro compañero.
El encubrimiento a la complicidad policial y sus ataques al Partido Obrero.
Del Puente Pueyrredón a la intervención en Río Turbio.
Lo hizo en el ciclo por streaming organizado por la productora Sesiones Calavera.
El 19 y el 25 se proyectan sus documentales, con presentación de Guillermo Kane.