01/12/2020
PACTO CON EL FMI

Pelea entre ajustadores por la coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires

El Frente de Todos y Cambiemos se disputan la caja para el FMI.

Durante la noche del pasado lunes 31 y la madrugada de este martes tuvieron lugar las deliberaciones en sesión ordinaria de la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación respecto al convenio que transfiere las facultades y el financiamiento de la Policía Federal, sobre las funciones que no sean federales, al ámbito de la Ciudad de Buenos Aires. La sesión se compuso de 9 horas de chicanas antes de empezar el debate. La pelea entre ajustadores de la Nación, de las provincias y de CABA dejó traslucir la crisis política que domina el escenario nacional, con el telón de fondo de la entrega al FMI de unos y otros.

La votación culminó en horas de la mañana con un resultado favorable para el oficialismo del Frente de Todos, que, con introducción de modificaciones en horas de la madrugada y con un “acuerdo” con los diputados schiarettistas, logró una mayoría de 129 votos positivos, 118 negativos y 7 abstenciones, entre estas últimas las de Romina Del Plá y Nicolás Del Caño del Frente de Izquierda. Ahora el Senado deberá refrendar las modificaciones votadas.

El conflicto arrastra ya larga data, desde que el gobierno de Alberto Fernández recortó las partidas que su predecesor, Mauricio Macri, había pactado durante el anterior gobierno, que establecía una suba del 1,4 al 3,5% en la coparticipación de la Ciudad, donde estuvo incluido el financiamiento del traspaso de parte de la Policía Federal –con 20.000 efectivos inclusive- a la Ciudad. Antes Fernández ya había destinado por decreto un punto de coparticipación para aumentar los salarios de la policía amotinada de Kicillof en un 40%, la que más tarde se destacaría en la represión de las familias de Guernica.

Por su parte, la Policía de la Ciudad tampoco parece carecer de recursos, cosa que se vio reflejada recientemente en el operativo de saturación policial y represión desplegado en la despedida de los restos de Diego Maradona. Quienes sí se vieron afectados son los trabajadores y trabajadoras dependientes de la Ciudad con ajuste salarial y recortes de distinto tipo, por un lado. Por otro, toda la población con el impuestazo sobre los consumos de tarjetas de crédito.

Un recinto caldeado

La banca de la oposición patronal de Cambiemos buscó dilatar por todos los medios las deliberaciones para que cayera la sesión, a sabiendas que a media noche caducaba el protocolo de funcionamiento de la Cámara baja, el cual fue renovado por un decreto presidencial. Para esto presentaron distintos pedidos de apartamiento de reglamento y cuestiones de privilegio.

La sesión duró más de 20 horas y tuvo que ser refrendada a las 2 de la mañana, para recién continuar a tratar el convenio de transferencia de fondos a la Ciudad.

El tratamiento particular de este convenio se debe a que la Ciudad de Buenos Aires adquirió su autonomía con posterioridad a la Ley de Coparticipación de 1988, razón por la cual los fondos coparticipables, que provienen en gran medida del IVA y Ganancias, llegan a esta por medio de convenios sucesivos con el gobierno nacional.

La sesión tuvo hechos inesperados, cuando en horas de la madrugada el oficialismo “introdujo” cambios al dictamen de mayoría para ganarse el voto de cuatro diputados cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti. Las modificaciones no alteran gran cosa y solo establecen la apertura de un procedimiento bilateral entre el gobierno nacional y la Ciudad, mientras el cual se irán debitando las cuotas mensuales de la coparticipación de $24.500 millones (1,4%) aprobados por el oficialismo. Pero mediante una fórmula compuesta por el 80% de la evolución de los salarios de la Federal y otro 20% por el índice de precios. De cualquier modo se abre un difuso período de negociaciones, al punto que Larreta suspendió una reunión con Macri para no alterar esas negociaciones.

Rapiña entre ajustadores

Como caracterizó Romina Del Plá, en su intervención en el recinto, ambas partes en estas discusión benefician sus intereses y los de las camarillas que representan, y no los de los trabajadores. “Con el argumento de esta puja vienen los ajustes”, denunció, con el fin de señalar que no será la Policía de la Ciudad la que pague el recorte, sino que el mismo será trasladado nuevamente a la población trabajadora.

Romina también denunció que detrás de esta transferencia de funciones y facultades a la Ciudad, y a las provincias, lo que está detrás es lo mismo que sucedía en los 90´, cuando el Estado nacional descentralizó gran parte de sus obligaciones para utilizar esos recursos en el pago de la deuda externa, tal cual lo exige hoy el FMI. Los fondos que la Nación recupera de la coparticipación de la Ciudad no irán a solucionar los problemas de los trabajadores sino a las arcas de los acreedores privados y el capital financiero.

Los trabajadores son podemos asistir a esta riña ubicados en uno u otro bando de dos partes que han resuelto una línea de ataque a las condiciones de vida del movimiento obrero y los explotados. Detrás del pretendido federalismo se esconden las pujas y tendencias de distintos bandos patronales que responden a una misma orientación saqueadora y de ajuste. Debemos enfrentarlos con la política del paro nacional y el plan de lucha para abrir paso a una salida independiente y de los trabajadores.

En esta nota

También te puede interesar: