05/05/1993 | 390

«Por un frente de trabajadores y de la izquierda»

Compañeros:


Frente al hambre,  la corrupción y la entrega de Menem y el FMI, era más necesario que nunca hacer un acto unitario de lucha este 1º de Mayo; no lo hicieron los dirigentes vendidos de la CGT, ni tampoco los pseudocombativos del CTA.


Organismos de los jubilados que hoy están aquí, el PARTIDO OBRERO, y nuestro partido, el MST, nos sentimos orgullosos de haber peleado hasta el final por la unidad; de haber levantado esta tribuna de lucha y repudio al gobierno de Menem y al imperialismo, levantado esta tribuna de lucha por la huelga general y contra la burocracia. Nos sentimos orgullosos de haber levantado esta tribuna de lucha  por una salida obrera y socialista (aplausos).


Venimos a esta Plaza a decir que aquí y en el mundo, el capitalismo está fracasando, que en todo el mundo lleva adelante planes de ajuste y de miseria como los que aplica acá en la Argentina, Menem, enlodando en todas partes con ese ajuste a grandes empresarios y a grupos económicos; por eso en todas partes, en Argentina y en el mundo, los trabajadores luchan y enfrentan a esos planes de ajuste. Las huelgas obreras están a la orden del día, en España, en Italia, en Alemania, en Uruguay, en América Latina; derrotan planes económicos, tiran gobiernos, como el de Collor en Brasil o como el de los corruptos en Italia.  La gloriosa intifada palestina ya lleva seis años de lucha heroica, en Sudáfrica se juegan la vida millones y millones de negros luchando contra la explotación y la represión de un apartheid racista de los blancos y una lucha heroica está sacudiendo al mundo en la ex Yugoeslavia —en Sarajevo— los musulmanes bosnios enfrentan al genocidio stalinista de Serbia que con la complicidad de las Naciones Unidas y el imperialismo, viola a sus mujeres, reprime y tortura; pero ahí está el pueblo bosnio, con sus mujeres violadas, sin armas, sigue luchando de pie por el derecho a su independencia (aplausos).  El gobierno de los EEUU, ante el fracaso del capitalismo más poderoso del mundo ahora tiene que mandar tropas a sus propias ciudades como en Los Angeles, ante el temor de una nueva rebelión negra y de los pobres blancos que explota por millones.  El rostro de los niños hambrientos en Somalía es el rostro verdadero del Imperialismo; esos rostros de niños hambrientos que también vemos en Brasil, los vemos en la Argentina, los vemos en el Panamá invadido y los vemos en la propia ciudad de Nueva York.  También fracasó la burocracia amiga del capitalismo. Los pueblos del este de Europa se sacaron de encima al stalinismo que por décadas sembró el terror y ensució el nombre del socialismo.  Ahora el gobierno de los EEUU y de Europa, burócratas como Yeltsin, como Walesa, intentaron meter rápido; soñaban con que iban a restaurar rápido el capitalismo, en Rusia y en Polonia. No …, sus planes económicos están empantanados, crecen las luchas y los reclamos obreros y populares; setenta millones de cien, se negaron a respaldar con su voto al plan de Yeltsin en el último referéndum en la ex- URSS. No hay progreso para la humanidad, compañeros, si no echamos a este capitalismo putrefacto.  Sólo el Socialismo mundial, compañeros, borrará la lacra del capitalismo y les dará a las mujeres y a los hombres y a los jóvenes, la posibilidad de desarrollarse.  Un Socialismo que no fracasó pero que sí barrerá de la historia a los fracasados burócratas y a los fracasados capitalistas (aplausos).


Más que nunca luchamos por la única salida: el Socialismo con democracia obrera que ponga el poder en manos del pueblo trabajador. Es verdad que el capitalismo, mientras tanto sigue destruyendo al planeta; es verdad que hay luchas que derriban planes, y hasta gobiernos, pero no logran obtener un triunfo definitivo. Al capitalismo lo están salvando los dirigentes traidores, los Felipe González en España, los Walesa en Polonia, los stalinistas, los Arafat en Medio Oriente; los Lula en Brasil, los Mandela, en Sudáfrica y también, compañeros y esto hay que señalarlo porque es un hecho notorio, los nuevos dirigentes de base que están surgiendo en todos lados y en todas partes y que son muchos de los que encabezan todas esas luchas que se están dando, todavía no tienen la fuerza para una pelea de tanta envergadura como es la pelea por el poder y poder llevar adelante estos cambios de fondo. Esa es la gran tarea: la de unir y organizar a todos esos delegados de base, luchadores, activistas, los que dan el paso al frente en cada lucha, en Argentina y en todo el mundo, que están desbordando a los burócratas, los escupen como en Italia.  Hay que forjar una nueva dirección: ésta es la tarea decisiva en todas partes: una nueva dirección; en todo el mundo.  Que encabece estas luchas, las unifique, las organice y permita entonces sí, destruir al imperialismo y abrir el único camino y la única salida para los trabajadores y el pueblo que es la salida socialista (aplausos).


“Nos hace falta otro plan”


En la Argentina también vivimos el fracaso del capitalismo. Lo estamos sufriendo en carne propia.  Hoy habló Menem en el Parlamento. Insistió. Sigue adelante con su ofensiva.  Pretende profundizar el ajuste. El FMI lo aprieta y sale a comprar votos rápido para el negociado de las jubilaciones.  Los grandes empresarios le exigen y saca el decreto que destruye los convenios colectivos.  Tiene que cumplir el plan Brady y anuncia “alegremente” los despidos de estatales, anuncia los despidos de ferroviarios, anuncia que vuelve a la carga con el intento esclavista de la flexibilización laboral, la esclavitud en las fábricas; y entre festichola y festichola, entre el golf y el tenis, entre peluqueros y avispas, sigue rematando el patrimonio nacional a los Pérez Companc y a los Macri; sigue con esto transformando al país en una gigantesca “escuela-shopping”, de coimas, de hambre y de corrupción (aplausos).


El gobierno dice que no hay otro plan y nos quiere convencer de que no hay recursos para jubilaciones y para salarios. Nosotros decimos que eso es una gran mentira.  Otra gran mentira de Menem.  Claro que no va a haber recursos para las jubilaciones y para el salario si sigue este plan de hambre de Cavallo, de Menem, del FMI. Claro que no va a haber más recursos para los trabajadores y el pueblo, si no se enfrenta el saqueo de los usureros del Fondo Monetario; si no se embarga a los grandes empresarios que se robaron los aportes al sistema previsional y hoy nos siguen estafando con las privatizaciones.  Nos hace falta otro plan, un plan económico obrero y popular, este plan económico obrero y popular debe empezar por suspender el pago de los intereses de la deuda externa, debe anular los gigantescos negociados de las privatizaciones, debe embargar las riquezas y mandar a la cárcel a los grandes empresarios y funcionarios corruptos y entonces sí compañeros que habrá fondos para el salario, para las jubilaciones, para la educación, para los hospitales (aplausos).  Está claro que ni el gobierno de Menem ni ningún otro gobierno de grandes empresarios estará dispuesto a aplicar un plan económico como éste. Por eso nosotros luchamos por el único gobierno capaz de aplicar un plan como el que estamos señalando, un gobierno de los que nunca gobernaron, un gobierno de los trabajadores, un gobierno de los trabajadores y del pueblo (aplausos).


“Por una nueva dirección”


Pero muchos se preguntan ¿cómo logramos esto? Lo primero es luchar. Pero, en la Argentina hay muchas luchas.  Por momentos sobran las luchas, no es lucha lo que falta.  Sobran las luchas y la bronca que se extiende, en las fábricas y en las barriadas; miles y miles en la Panamericana contra el peaje; docentes en muchas provincias con heroicas huelgas como las de Santiago del Estero; judiciales, estatales, colectiveros en Rosario; conflicto en subterráneos; astilleros Río Santiago de Ensenada que sigue peleando; los jubilados, puntal de la lucha contra el gobierno; hay momentos de más lucha y hay momentos de menos luchas pero tienden a extenderse y a crecer.  Pero  están aisladas, muchas pero aisladas, los dirigentes traidores de la CGT y del CTA se han negado a unificarlas en una huelga general y en un plan de lucha.  Esta dirección no nos sirve, no quiere pelear, no nos sirve por eso, porque no sólo no quiere pelear, nos ata las manos para que los trabajadores y el pueblo podamos enfrentar al gobierno y a su plan. Necesitamos otra dirección.  El país está lleno de luchadores y de delegados de base que sí quieren pelear pero también aislados unos de otros y el gran desafío es unir a esos luchadores, compañeros.  A esos nuevos dirigentes, delegados, y activistas, los que dan el paso al frente en una escuela, entre los estudiantes, entre los profesores, entre los obreros, en las fábricas, donde se sigue peleando a dentelladas por el salario. Estamos al servicio de esa gran pelea, al servicio de esa gran pelea por unir a todos esos luchadores que hoy pelean aislados, es decir, pelean con una mano atada y no sólo no van más estos burócratas y dirigentes vendidos, no van más tampoco los partidos de los grandes patrones y del ajuste como el PJ, la UCR, y todos los partidos que defienden el ajuste.  Por eso la pelea es por una nueva dirección sindical pero también política que nos permita barrer no sólo a los burócratas de los sindicatos y de las organizaciones gremiales sino también que nos permita mucho más: barrer con toda esta miseria, barrer con todo este sistema de explotación capitalista! (aplausos). Miremos un ejemplo de lucha de los jubilados, miremos la experiencia que nos deja esta lucha, que en un principio estuvo claro que las concentraciones de los miércoles y la recolección de firmas eran útiles pero totalmente insuficientes. Para golpear fuerte al gobierno hacían falta movilizaciones masivas donde participaran los trabajadores activos junto a los jubilados y sobre todo que la CGT y el CTA convocaran a una huelga general y a un plan de lucha en apoyo a esos jubilados. Durante semanas les reclamamos y les propusimos a estos dirigentes la convocatoria y preparación de esas medidas, tanto la CGT y el CTA y los propios dirigentes del Plenario de Jubilados, se negaron a pelear y a convocar esa medida de fuerza llamando a despertar expectativas en los pseudo diputados opositores que podía haber en el Congreso, de esos radicales que terminaron dando quórum y de esos diputados de la CGT que directamente votaron, levantaron la mano para meterles la mano en el bolsillo a jubilados y trabajadores.  Si ese proyecto se aprobó en Diputados es por la nefasta política del conjunto de estas organizaciones y dirigentes que hemos denunciado.  Por supuesto que esta lucha, como dijo el dirigente de los jubilados, no ha concluído.  Seguiremos peleando por los 450 $ de mínimo, contra esta privatización, seguiremos exigiendo la huelga general, seguiremos preparándola de abajo, porque esta ley fue aprobada en Diputados pero esta ley la repudia el pueblo.  Más que nunca tenemos que pelear contra este negociado privatista.  Lo que ocurrió con las jubilaciones, compañeros, es lo que ocurre con el conjunto del plan económico de Cavallo y de Menem; si todavía se está aplicando es por la responsabilidad de los dirigentes vendidos. El 9 de noviembre a pesar de la enorme desconfianza, repudio y bronca a la CGT, a pesar de la carnereada del CTA, los trabajadores y el pueblo hizo un “parazo” en el país que sacudió a la Argentina, y sacudió al gobierno. Era necesario darle continuidad, estaba planteada una nueva medida de fuerza y de lucha.  Pedraza y Lescano se fueron a trenzar con el gobierno. Ahora apareció Brunelli para hablar de un paro de 36 hs que a las pocas horas se olvidó hasta que lo había dicho.  Los falsos “combativos” del CTA ni siquiera se han pronunciado por un paro ni para hacer demagogia o populismo.


¿Cómo preparamos la huelga general?


Es la gran necesidad, pero el gran interrrogante es cómo lograrlo si tenemos estos dirigentes, que la impiden.  Apoyando en primer lugar las luchas de los jubilados, de los Astilleros, la de todos los que están peleando, en las fábricas, en las oficinas, en las escuelas y en los barrios y llamando a unirlas; trabajando con los delegados de bases y con los dirigentes combativos cómo ir uniendo, cómo ir coordinando cada una de las luchas que se van dando en la perspectiva de ir preparando con esa unidad y esa coordinación por abajo la huelga general que necesitamos.  Por supuesto que seguiremos exigiendo a Brunelli que convoque no a esos quinientos paros que dice que estaba tratando de armar, que convoque a uno solo: ese de 36 horas que se lo pasó cacareando hace unas semanas atrás, pero no depositamos la más mínima confianza en estos dirigentes traidores.  Lo fundamental no es la exigencia a los de arriba, lo fundamental es prepararla desde abajo, con los compañeros, los activistas, los delegados de base, los luchadores, preparar desde abajo esa huelga general que nos permita derrotar ese plan hambreador de Menem y del FMI(aplausos).


Para las elecciones, por un frente de trabajadores y de la izquierda


En los próximos meses, compañeros, va a estar planteada otra batalla que también tenemos que darla, que es la batalla electoral.  A los miles y miles de trabajadores peronistas que están repudiando a su gobierno, que incluso le hicieron una huelga general, mayoritariamente hecha por trabajadores peronistas al gobierno que votaron cuatro años atrás, —y qué “parazo”—, a esos enormes sectores que desconfían, que se alejan, tenemos que lograr que no le vuelvan a dar más el apoyo político y que no le vuelvan a dar más el voto tampoco, por supuesto a las faltas alternativas del radicalismo, o del Modin de Rico. Vayamos a decir más que nunca NO a las estabilidad del hambre, de la corrupción y de la entrega de Menem y el PJ, pero también NO al hambre y la corrupción del radicalismo.  Ya conocemos a Alfonsín y el hambre que sembró por toda la Argentina (aplausos). Si ahora Cavallo, Machinea —el del Banco Central de Alfonsín—, si el mismo Alfonsín salieron a defenderse juntos ante la denuncia del curro del Banco de Italia, es porque cada vez que hay que hambrear al pueblo o hay que tapar negociados, justicialistas y radicales siempre están juntos en la misma vereda (aplausos).


También hay que decir, no a la mentira del Modin, compañeros. No puede hablar de corrupción, Rico, que reprimió trabajadores por miles y por miles y que reprimió estudiantes por miles y por miles para defender a Martínez de Hoz y la más grande estafa de nuestra historia: la deuda externa y la patria financiera de la dictadura de Videla. No es casual que Rico critique y critique pero no proponga ninguna medida de fondo. No puede postularse como defensor de  la Nación el Rico que se niega a exigir la suspensión del pago de la deuda externa, el saqueo imperialista, la ruptura de todos los pactos que nos atan con el Imperialismo. Menem y el partido Justicialista también ven que los trabajadores cada vez les creen menos, que abandonan el peronismo y por eso se desesperan buscando candidatos que les permitan parar la huída de estos votos; y ahí aparece Ricky Maravilla, Tarragó Ross, Carlitos Chaplin…; cualquier cosa inventan para ver cómo pueden parar esos votos que se les van.  En esa situación nuestro partido propone un frente de los trabajadores y de la izquierda, propone y llama a luchar por la conformación de ese frente y en primer lugar llamamos a conformarlo al PARTIDO OBRERO, al Movimiento al Socialismo, a todos los luchadores, delegados de base y comisiones internas combativas, a las listas de oposición antiburocrática y contra el gobierno, a ellos son a los que les proponemos iniciar ya el trabajo para lograr ese objetivo, a trabajar con esa perspectiva (aplausos). Sí compañeros, frente a las listas de Pierri -Rousselot, que salen de los grandes grupos económicos  mezclados con los Ricky Maravilla que salen de la farándula, nosotros proponemos candidatos de los trabajadores y de la izquierda, que salgan de los partidos de izquierda y que salgan de las fábricas, que salgan de las barriadas, que salgan de las escuelas, que salgan de los lugares donde están los trabajadores y el pueblo.


Que el Frente del Sur rompa con su política actual


En cuanto a los dirigentes del Frente del Sur, del Fredejuso y también del CTA, les decimos que nuestro partido pelea por un frente de los trabajadores y de la izquierda y queremos ser claros: el frente que proponemos exige que cambien, que rompan con su actual política de frenar las luchas y con su programa de conciliación con los banqueros y los empresarios.  Si no cambian, afirmamos: son una falsa salida como la que ya conocemos del radicalismo.  Nos dirigimos especialmente a los trabajadores, a los jubilados, a todos los honestos luchadores que siguen a estos dirigentes del centroizquierda, para que les reclamemos juntos que rompan con su actual política, reclamémosles que dejen de pelearse por los puestos y los cargos; tienen cabeza en provincia, tienen capital, tienen concejal y tienen diputados…;que para poder concretar un gran frente de los trabajadores, hay que levantar un programa de lucha que empiece por reclamar y pelear por el no pago de la deuda externa, anular las privatizaciones, embargar y mandar a la cárcel a los grandes empresarios y por la huelga general para imponer estas medidas y un plan económico obrero y popular. (aplausos)


Compañeros, en este 1º de Mayo ha habido distintos actos, el CTA ha inaugurado un local, el plenario de Jubilados apoyado por el Frente del Sur y el partido Comunista, se negó a hacer un acto unitario, el MAS coincidió con nosotros en levantar la necesidad de una huelga general pero lamentablemente, se negó a que peleáramos juntos por esa política y se aisló en la plaza Once; nuestro partido, el MST, el Movimiento Socialista de los Trabajadores, quiere proponer a todos los que están acá presentes, que salgamos de este acto para luchar con todas nuestras fuerzas para concretar lo que los dirigentes de la CGT y del CTA no hacen ni quieren hacer: los llamamos para redoblar esfuerzos para estar al frente en todas y en cada una de las luchas, a prepararlas si todavía no se dan en nuestros lugares de trabajo, a llevarles nuestra propuesta a todos los trabajadores; que nuestros puños se crispen con rabia con la misma rabia que tienen millones de superexplotados en la Argentina y que nuestra voz resuene bien fuerte para que se escuche en las fábricas, en las oficinas, en las escuelas y en las barriadas, que se escuche bien fuerte este grito: viva la lucha contra el plan de hambre de Menem y  el FMI!  Viva la lucha por un gobierno obrero y popular!  Viva la lucha por la huelga general!  Viva la lucha de los trabajadores en la Argentina y en todo el mundo!!  (aplausos).

También te puede interesar:

Pronunciamientos en las legislaturas y participación en las concentraciones de solidaridad.
Ante condiciones excepcionales, una propuesta excepcional. Escribe Néstor Pitrola.
Solo los y las trabajadoras podemos dar salida a la crisis.