10/05/2012 | 1221

Provincia de Buenos Aires: Crisis fiscal, crisis políticas

La crisis fiscal en la provincia de Buenos Aires empieza a transformarse en una bola de nieve. El déficit proyectado, unos 6.800 millones de pesos, está superado. Scioli tomó un préstamo internacional de 1.000 millones de dólares (unos 4.500 millones de pesos aproximadamente) y ahora "se evalúa que está cada vez más complicado el préstamo que podría concederle la Nación a la provincia" (El Día, 22/4).


La provincia ha emitido un bono forzoso por 500 millones de pesos como pago a los proveedores del Estado. Los municipios recibirán 900 millones menos que en 2011. Esto ha llevado a que "40 municipios tengan serios problemas para pagar los sueldos de marzo" (ídem).


Ley impositiva


Frente a la crisis, Scioli impulsa una reforma impositiva que aumenta las alícuotas de Ingresos Brutos y elimina exenciones a las cooperativas que se dediquen al comercio minorista y a la TV por cable y satelital. Impulsa, también, el aumento del Inmobiliario Rural -que promediará en un 42,5%- y del gravamen de Sellos. Establece la emisión de un bono por 200 millones para que las comunas puedan cancelar deudas con sus proveedores y autoriza a elevar la emisión de Letras del Tesoro en 2.000 millones de pesos para este año.


La reforma se implementaría recién a partir del segundo semestre, por lo que la recaudación de los municipios este año rondaría los 515 millones -400 millones por debajo de lo perdido por el recorte de la coparticipación.


A su vez, se ha abierto una crisis con las sociedades rurales nucleadas en Carbap, las que rechazan el aumento del Impuesto Inmobiliario Rural.


Por otro lado, aduciendo que las refinerías de petróleo se encuentran en Ensenada, Bahía Blanca y Dock Sud, Scioli reclamó el ingreso al paquete accionario de YPF -'su parte' en el nuevo vaciamiento ypefiano.


Un programa


La crisis fiscal tiene su correlato en la discusión paritaria, donde el gobierno trató de imponer un techo del 20 por ciento -con cierto éxito en la paritaria docente y la estatal, pero no en judiciales, quienes se encuentran de huelga indefinida. Los médicos también han cerrado, sobrepasando el techo oficial, y los docentes han vuelto a la calle contra los topes en las asignaciones familiares.


El aumento de la valuación impositiva rural solamente podría funcionar ligado al control obrero de la producción y la apertura de los libros de las empresas. De lo contrario, será evadido. De más está decir que la nueva política impositiva va acompañada por un hipotecamiento de la provincia con el capital financiero a través de la emisión de deuda.