Políticas

19/6/2013

|
1273

Provincia de Buenos Aires: La fractura del PJ

En la provincia de Buenos Aires se libra la gran batalla electoral del gobierno. El PJ de la provincia anotó tres frentes -ello, sin contar al macrismo, el cual tiene una pata adentro del peronismo. Esas tres alianzas son el FpV de los K, el Frente Renovador de Massa y la Unión Popular de De Narváez. Pero no termina ahí la descomposición política: si bien Scioli se mantiene en los márgenes del FpV y del PJ oficial, colocó a sus hombres en las listas de De Narváez. Moyano juega con el "millonario colombiano", al decir de Piumato, y Momo Venegas se alista con otro partido con Massa. Para Massa, "tenemos una democracia de dirigentes, no de partidos" -es decir que gobiernan camarillas. Massa ya le habría robado 17 intendentes a la billetera de De Vido, incluyendo al inveterado duhaldista Jesús Cariglino, pero -especialmente- a Darío Giustozzi, de Almirante Brown, quien viene de recibir la bendición de Bergoglio.


Massa no entra en debate, sólo coloca palmeras y cámaras de seguridad en su distrito de Tigre, signado por la especulación inmobiliaria. Sólo se sabrá si Massa es candidato en persona sobre el filo del cierre de las listas.


El peronismo vuelve a partirse en tres, como en 2003, pero en una etapa superior de la crisis. La presentación de Massa podría entrañar un golpe electoral definitivo al gobierno. Por el lado del oficialismo, cuando los punteros pejotistas K se decidían por Randazzo, el adalid de la "revolución del transporte", el nuevo crimen de Castelar acabó con su candidatura. La cuestionada Alicia Kirchner sigue golpeada por las inundaciones de La Plata; Insaurralde, el intendente de Lomas, es desconocido por el 60% del electorado. Así las cosas, cualquiera sea la decisión de Massa, el escenario electoral de la provincia presentará un peronismo fuertemente dividido.


El Frente de Izquierda presenta listas en 80 distritos, acreditando un desarrollo territorial. Laura Khon en La Plata, Ricardo Schiro en Matanza o Néstor Conte en Bahía Blanca plantean la lucha efectiva por el ingreso a los concejos deliberantes.