16/03/2006 | 937

Proyecto de declaración

convencionales electos del Partido Obrero
La Asamblea Constituyente expresa su profunda consternación por el asesinato de la joven tucumana Paulina Lebbos y sus condolencias a los familiares, amigos y compañeros de facultad, que se movilizaron por su aparición con vida en los últimos días.

 

 

Numerosos hechos similares, que tienen por lo general por blanco a mujeres jóvenes y adolescentes, ponen de manifiesto una situación de conjunto y, por lo tanto, una responsabilidad política del Estado. En muchos casos ha sido denunciada y hasta comprobada la complicidad de aparatos del Estado en la comisión de los delitos. Las responsabilidades políticas y estatales en la situación de indefensión en que se encuentra la ciudadanía argentina han quedado de manifiesto en la reciente destitución del jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La desaparición de Marita Verón y las vicisitudes de lo ocurrido con Fernanda Aguirre se suman a otros acontecimientos en Río Negro, Entre Ríos, a la masacre de la dársena en Santiago del Estero, para probar irrefutablemente que está comprometida la responsabilidad del poder político.

 

 

La Convención Constituyente reunida en la ciudad de San Miguel de Tucumán reclama el completo esclarecimiento del crimen del cual ha sido víctima la ciudadana Paulina Lebbos y el correspondiente juicio y castigo a los culpables. Asumiendo su propia responsabilidad como órgano electo por el pueblo de Tucumán, la Asamblea Constituyente se compromete a designar a la brevedad una Comisión compuesta por un miembro de cada bloque parlamentario para asistir políticamente a la familia de la víctima en lo que sea necesario para el esclarecimiento del hecho y como expresión de su propia responsabilidad en asegurar que este crimen y otros que puedan estar vinculados a él no queden impunes.

 

 

San Miguel de Tucumán, el 14 de marzo de 2006