13/07/2021
Elecciones 2021

¿Qué son las Paso?

Una crítica que realza la importancia de contar con listas unitarias del Frente de Izquierda - Unidad.

Culmina el plazo para inscribir las listas de cara a las elecciones de este año, que comenzarán con las primarias de septiembre. Conviene entonces repasar qué son, por qué existen y para qué se valen de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (Paso) las variantes del régimen.

El “desdoblamiento” de las elecciones en dos instancias fue impulsado por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner algunos meses después de perder las legislativas de 2009, y fue aprobado en tiempo récord para principios de diciembre.

Se establecen, entonces, dos instancias. En una primera, las “primarias” (Paso), se convoca al conjunto del padrón electoral a elegir los candidatos  que conformarán las listas definitivas que serán parte de las opciones para las “generales” que se realizan dos meses después; en esta oportunidad las Paso serán el 12 de setiembre y las generales el 14 de noviembre. Es decir, se trata de una suerte de interna de cada partido o alianza que como son simultáneas y abiertas permite que cualquier persona habilitada para votar intervenga en la interna de cualquier fuerza. Además son obligatorias, tanto respecto a la población a emitir su voto como a las coaliciones que quieran participar de las elecciones generales a presentarse en las primarias, así presenten listas únicas.

Esta ley viene entonces a establecer un mecanismo de “unificación” en las listas que responde a una dispersión política dentro de las variantes del régimen. El candidato de una fuerza que ostente la victoria en las primarias será el candidato de la fuerza hacia las elecciones generales. Ante todo, apunta a concentrar el proceso electoral en unos pocos candidatos, los de mayor peso, a través también de un mecanismo de proscripción. La vigente e irónicamente denominada “Ley de Democratización de la Representación Política, Transparencia y Equidad Electoral” establece “pisos” que las listas deben superar en las primarias para poder participar de los comicios definitivos.

Estos pisos actúan en todos estos planos, y de igual forma a nivel nacional, provincial y distrital. Para que una lista pueda presentarse en las elecciones generales debe conquistar un porcentaje de votos mayor al 1,5% de los votos válidos, quienes no lo logren no podrán participar de las elecciones generales con candidatos propios y podrán intervenir llamando a votar a otra fuerza política o en blanco.

Es parte del conjunto de maniobras del que se valen los bloques del régimen para asegurar su primacía, que le permite no solo suturar sus heridas internas aduciendo listas paralelas, sino también obstruyendo el derecho democrático a participar de las elecciones, desarrollar una agitación política, plantear y explicar un programa o conquistar bancas en el parlamento nacional y las legislaturas provinciales.

Es decir, las Paso “legalizan” la injerencia del Estado en la vida de los partidos políticos, incompatible con cualquier principio democrático. Pero también establece una injerencia sobre el electorado ya que condiciona y modifica la intención primera del votante que debe terminar optando entre las variantes que quedaron y que no fueron su opción de entrada. De esta manera hay una suerte de pirámide que termina sumando los votos para achicar las opciones.

Tras los comicios de 2009, donde el kirchnerismo perdió por poco más de un 2% frente a Unión-PRO liderado por De Narváez, las alarmas se encendieron en la coalición de gobierno. Voceros del oficialismo señalaron la responsabilidad del resultado, en parte, a la presentación de la candidatura filokirchnerista de Sabbatella, el fundador de Nuevo Encuentro, que con casi un 6% fragmentó un porcentaje del voto que fue el que le faltó a Néstor Kirchner para imponerse. Además de este suceso, las internas en el PJ se ensanchaban cada vez más.

El FIT nació en 2011 rechazando las Paso por su carácter antidemocrático y proscriptivo. Por eso las rechazamos como método para dirimir candidaturas entre las fuerzas de izquierda, y porque implica colocar las energías y los esfuerzos en una lucha al interior del Frente de Izquierda – Unidad en lugar de concentrarnos en luchar contra los partidos responsables de la catástrofe social en curso.

También te puede interesar:

El programa que levanta el Frente de Izquierda es un programa de lucha y de movilización política.
De una punta a la otra del país, cientos de candidaturas del Frente de Izquierda Unidad han sido aportadas por la Coordinadora Sindical Clasista.
Los que gobernaron nos hundieron, vamos con la izquierda.