13/12/2000 | 692

Quién blinda el blindaje

El «blindaje» que prometen el FMI y, en especial el Tesoro norteamericano, trae bajo el brazo la descomunal reducción de las jubilaciones; la privatización y el encarecimiento de la salud; la ratificación de las rebajas de salarios; los planes de despidos masivos en la administración pública; la disminución del presupuesto del Pami y su eventual gerenciamiento privado; mientras, por el otro lado, se beneficia a los pulpos capitalistas con exenciones al IVA por supuestas inversiones y se les reduce el impuesto a los intereses. Camuflado como un planteo «macroeconómico», el «blindaje» apenas disimula su carácter de agresión capitalista contra los trabajadores.


Pero, ¿es acaso viable?


Concebido para socorrer casos aislados, el «blindaje» tiene lugar en un contexto de creciente crisis financiera internacional. Muchas grandes corporaciones sólo consiguen renovar préstamos a un costo 50 por ciento superior a lo que paga el gobierno norteamericano. Los bancos, por otro lado, están retaceando la renovación de créditos para protegerse de una insolvencia de los clientes. La magnitud del endeudamiento corporativo no financiero, en Estados Unidos, ha llegado a cifras enormes: el 50 por ciento de su PBI, o sea, alrededor de los 6 billones de dólares.


Si la insolvencia internacional está en aumento, ¿de qué manera podrá el «blindaje» detener la suba de los intereses de la deuda argentina? La semana pasada, una crisis bancaria en Turquía sacudió a la Bolsa de Frankfurt, donde residen sus bancos acreedores; lo peor aún está por verse, porque todavía no se ha producido la devaluación de la lira turca. Perú, por su lado, ya ha dicho que no tiene el dinero para hacer frente a los vencimientos del primer trimestre del 2001. Como una gran parte del endeudamiento norteamericano ha tenido lugar en euros, la depreciación de los bonos de las corporaciones yanquis deberá repercutir en la valuación de las principales monedas. Con el agravante de que el endeudamiento privado europeo es de similar magnitud.


En estas condiciones, ¿servirá el «blindaje» para frenar la salida de los plazos fijos dolarizados del sistema bancario argentino? Las reservas internacionales ya han caído en 4 mil millones de dólares. Las grandes corporaciones locales están ofreciendo en garantía sus flujos de fondos para renovar créditos del exterior.


La crisis tiene un alcance mundial y un desarrollo en flecha. Es la manifestación de un régimen social que ha sobrepasado los límites de su madurez. En este caso, la salida exige como punto de partida un ataque profundo al monopolio capitalista de los medios de producción.


Columna publicada en el diario Página/12, el lunes 11 de diciembre

También te puede interesar:

Panorama político de la semana.
Una declaración pide que los Derechos Especiales de Giro se usen para salud, pero el gobierno acaba de cancelar 300 millones de dólares en intereses al organismo financiero.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
Martes 4 de Mayo 12 hs. en el Obelisco conferencia de prensa y plan de Lucha de la Unidad Piquetera que reúne más de 30 organizaciones nacionales.
El 1° de Mayo, acto del Frente de Izquierda: el gobierno, la derecha y los capitalistas nos llevan a una catástrofe social y sanitaria.
A propósito del artículo publicado en The New York Times que culpa a los pobres de la inflación