Políticas

21/2/2013

|
1257

Rescatan a los vaciadores del ferrocarril

La cercanía del aniversario de la masacre de Once ha llevado al gobierno a multiplicar los anuncios de una ‘revolución en las vías’. Es un intento de neutralizar la movilización del 22 de febrero, sin erradicar el sistema de 'concesiones' en beneficio de los capitalistas amigos ni impulsar a fondo la condena penal de todos los responsables.


Se ha anunciado la compra de vagones de China -sin licitación previa- que llegarán en 2014. Por enésima vez, se ha ‘lanzado’ el soterramiento del Sarmiento y, al mismo tiempo, la construcción de pasos a bajo nivel. Otra campaña oficial anuncia pantallas especiales en las estaciones y hasta en los celulares. Pero los servicios se siguen interrumpiendo, los colectivos van atestados y continúan los descarrilamientos, como el que ocurrió el pasado lunes 11 frente a la estación Moreno.


Otra operación quirúrgica


El asesinato de Mariano Ferreyra puso de manifiesto al ‘triángulo corrupto’ de los privatizadores, la burocracia sindical y el Estado, a cargo de un régimen de malversación de subsidios y precarización de los trabajadores.


Cuando llegó a la Secretaría de Transporte, Randazzo acusó a las direcciones de La Fraternidad y la UF de "cómplices y responsables del vaciamiento ferroviario en los 90" (Página/12, 13/1), e insinuó una reestatización de las concesiones. En relación con la reciente intervención a otro ferrocarril vaciado, el Belgrano Cargas, el gobierno anunció que "después de que el Estado sanee la empresa, incorporará en el mediano plazo a socios privados" (Página/12, 5/2). En el caso del Sarmiento y de las otras líneas de pasajeros, Cirigliano ha sido apartado de TBA, pero mantiene el filón más jugoso: los contratos de reparación y mantenimiento de vagones y vías, a través de la empresa Emfer. Lo mismo ocurre con Roggio y con Romero. Cirigliano negocia la venta al exterior de las unidades que había comprado para el (fracasado) tren a Uruguay. Esa descapitalización del sistema ferroviario se está realizando en las narices del gobierno.