Políticas

3/2/2023

Sale el billete de $2.000, el peso se sigue depreciando

Es la expresión de la pérdida del poder adquisitivo en el bolsillo de la población trabajadora.

Nuevo billete de $2000.

El Banco Central anunció la emisión de un nuevo billete de $2000, en el marco de una inflación que continúa en niveles récord, lo cual exige cantidades ridículas de billetes. Es la expresión de la pérdida del poder adquisitivo de la moneda, un fenómeno que afecta permanentemente el bolsillo de la población trabajadora.

Actualmente, el billete de mayor denominación es el de $1000. Desde su puesta en circulación ya perdió el 90% de su poder adquisitivo. A su emisión, en noviembre de 2017, el billete permitía comprar 44 litros de leche, 25 kilos de pan y casi 8 kilos de asado. Hoy representa 5 litros de leche, 2 kilos y medio de pan y medio kilo de asado. A su vez, en su momento equivalía a U$S 51,87, hoy equivale a U$S 5,90 (a la cotización del dólar oficial). En tanto, el billete de $2000 hoy equivaldría a 2 litros de aceite, 2 paquetes de yerba, una pizza de 8 porciones y U$S 10,69.

De acuerdo a datos oficiales del Banco Central, al 31 de diciembre pasado había en circulación unos 3.086 millones de unidades de $1.000. Como referencia, a principios de 2022 la cantidad de billetes de esa denominación en la calle era de 1.665 millones, lo que implica que en un año trepó 85% la emisión de papeles de esa denominación. Billetes como el de $500, $200 y $100 han disminuido marcadamente en sus niveles de emisión, lo que da cuenta de la pérdida en la capacidad de compra de los mismos.

La depreciación de la moneda es, en buena medida, el producto de la emisión monetaria sin respaldo, mientras siguen malgastando las reservas del Central en financiar la corrida al dólar y pagar la deuda fraudulenta. Ahora bien, mientras el gobierno y el Fondo le echan la culpa por esto al pago de las jubilaciones y los planes sociales, para justificar el ajuste, la realidad es que el principal motivo de emisión es pagarle a la banca los intereses usurarios por las Leliqs y pases. Una bicicleta financiera que beneficia a los especuladores a costa del pueblo trabajador.

Para terminar con tamaña usura sobre las cuentas nacionales es fundamental tirar abajo el acuerdo ruinoso con el FMI, repudiar la deuda usuraria y nacionalizar la banca para abrir un curso de desarrollo nacional al servicio de las mayorías.