26/12/2020

Salta: El gobierno reprime a los vendedores ambulantes en las vísperas de navidad

Por diversos medios de comunicación se pudo ver el colapso de las peatonales Alberdi y Florida de la ciudad de Salta en las vísperas de Navidad, y un aumento en la cantidad de vendedores ambulantes y manteros. El gobierno de la provincia desplegó un amplio operativo represivo que decomisaba mercadería y expulsaba a los vendedores y manteros, que intentaban asentarse para poder aprovechar estas fechas y vender algo para encarar el cuadro de hambre, desocupación y trabajo informal, aspectos que caracterizan muy bien a la provincia.

Salir a vender para costear la crisis

Según los datos del Indec, en el ultimo trimestre la desocupación creció en la capital salteña un 2,1% con respecto al tercer trimestre del año anterior, pasando de un 8,8% al 10,9% esto representa a más de 31.000 desocupados solo en la capital. Pero hay que tener en cuenta la enorme cantidad de sub ocupados y que casi la mitad de los trabajadores ocupados están en negro.

Por otro lado la Intendenta Betina Romero impone un aumento récord en los impuestos municipales, con un aumento del 75% muestra que su intención es aumentar la recaudación proveniente del bolsillo de la población. Mientras tanto cae la recaudación que proviene del gran comercio y otras actividades económicas, que en algunos casos cuentan con eximiciones. El impuestazo en Salta es para sostener el multi millonario contrato con Agrotécnica Fueguina para la recolección de residuos.

En este cuadro de suba de precios, y empobrecimiento buscar revender algún producto es una posibilidad para encarar el aumento de la desocupación, así lo mostró el incremento en el numero de vendedores que vienen de diferentes barrios y localidades del interior. El gobierno, tanto provincial como el municipal, antes de ofrecer una vía para trabajar, intenta desplazar a los vendedores lo más lejos posible del centro con el argumento de defender el comercio legal.

La represión del jueves fue conjunta entre Sáenz y Romero, el primero puso la policía y la segunda a los inspectores municipales.

Persiguen a los más pobres

En un marco de hostigamiento por parte del gobierno municipal junto a la policía, realizaban un impedimento de la venta de manera selectiva.
En efecto, Prensa Obrera recogió las denuncias de manteros quienes afirmaron que se les pedía una coima para tirar el paño.
«Yo me niego a trabajar para ellos ¿Porqué tengo que pagarles para vender un par de medias?» afirmó un mantero que manifestó que vino a Salta Capital desde Orán.
«Hace meses que no consigo trabajo. Mi esposa no tiene con qué parar la olla si yo no consigo vender un mantel o un par de medias», narró el citado Mantero.

El mismo Secretario de Ambiente y Servicios Públicos de la municipalidad, Aroldo Tonini, reconoce que son más de 1000 manteros los que luchan por un lugar en el centro y tilda de “rebeldes” a los vendedores que se asientan en la peatonal Florida y no se someten a las presiones o coimas que son habituales.

El cuadro tendera a agravarse para la víspera de año nuevo y reyes, con mayores controles, amenazas, y persecución

Es por todo esto que consideramos indispensable que los trabajadores formales e informales saquemos todas las conclusiones sobre un gobierno que nos empobrece día a día para pagar la deuda fraudulenta de la provincia y sostener los leoninos contratos en el municipio. Pasemos de largo de las maniobras de los gobiernos para dividir a los vendedores ambulantes por las disputas del espacio físico y las maniobras de cooptación.

Para que la crisis no la paguemos los trabajadores debemos tener en claro que el enemigo es el gobierno negrero y empobrecedor, luchemos por un seguro al parado de $30.000, por trabajo genuino, por el derecho a la vivienda y por todos nuestros derechos.

 

También te puede interesar: