25/08/2021

Salta: en las Paso, enfrentemos el ajuste con el voto al Frente de Izquierda Unidad

Sáenz y Fernández van juntos para reforzar el ataque a los trabajadores.

Las elecciones Paso para diputados nacionales que tendrán lugar el próximo 12 de septiembre presentan a priori un panorama más simplificado que las provinciales del pasado 15 de agosto. Solo habrá trece listas.

Como ocurriera con las elecciones provinciales, estas Paso estarán atravesadas por la enorme huelga docente que se está desarrollando a pesar de las provocaciones e intentos represivos por parte del gobierno de Sáenz. Sin dudas, también jugará un rol la enorme movilización de los desocupados que protagonizó -la mayor movilización hasta ahora- un Polo Obrero que se ha extendido aún más en la provincia, y que viene de desarrollar una gran campaña electoral.

Juntos por el ajuste

Luego de haberse presentado como opositor a Sáenz en las elecciones provinciales, el Frente de Todos que va a las Paso nacionales es el de la unidad del macrista Sáenz y Alberto Fernández. Quien encabeza la lista oficial es nada menos que Emiliano Estrada, el exministro de Hacienda de Urtubey, que consagró el mayor ajuste contra el salario de los estatales y que acusó de “trabajar poco” a las y los docentes que hicieron paro durante su mandato. La lista de Estrada competirá en las Paso con una lista encabezada por el secretario general de la CGT de Salta, el camionero Jorge Guaymás, quien siempre estuvo vinculado al romerismo, pero que ahora es el delegado del Ministerio de Trabajo del gobierno “nacional y popular”. El Frente Grande bajó su lista, lo mismo que otras expresiones kirchneristas que intervinieron en la elección provincial, para sumarse al pacto Fernández-Sáenz y su candidatos reaccionarios.

Solo un ala K ha presentado su propia lista a través del Partido Felicidad, creado por el exintendente de Salta y vice de Urtubey, Miguel Isa, emblema del régimen oligárquico que gobierna Salta hace 25 años y uno de los grandes derrotados (repudiados) en la elección provincial.

Aunque buena parte de las corrientes de Juntos por el Cambio están integradas al gobierno de Sáenz (el PRO maneja todo el negocio minero, la UCR le vota los presupuestos, el romerismo gobierna la ciudad capital), en esta elección se disfrazan como opositores haciendo demagogia republicana de cuarta categoría, mientras apoyan el ajuste contra los trabajadores. Van a una Paso de cuatro listas: una encabezada por el olmedista Carlos Zapata; otra por Inés Liendo, una abogada derechista que fue funcionaria del Pami durante el gobierno de Macri; una facción de la UCR lleva a Héctor Chibán, aunque otras acompañan la listas de Olmedo; y la cuarta la encabeza Nicolás Avellaneda, del PRO y funcionario del gabinete de Sáenz. Como se vé, Sáenz está en todas partes y la grieta es un mito.

El romerismo también va con lista propia y propone nada menos que al ex diputado nacional macrista y actual senador provincial Guillermo Durand Cornejo.

También el Partido Renovador abandonó el frente oficialista que integró para las provinciales y va a esta elección en un frente con el partido Salta Independiente, de los hermanos Biella, de orígenes radicales y aliados de Olmedo y de Sáenz en su momento, aunque ahora ensayan la formación de un clásico partido provincial de esos que buscan defender los negocios de la burguesía local invocando el federalismo para pactar con todos los gobiernos de turno.

El frente oportunista y armado a última hora para las elecciones provinciales, entre el grupo de Altamira (Política Obrera) y el MAS, no duró ni 30 días y van a esta elección cada uno con su lista.

Transformemos la decepción en lucha por una salida a la crisis con la Unidad de La Izquierda

Las elecciones provinciales mostraron el enorme descontento de una parte importante de la población, pero que se expresó a través del voto en blanco y una masiva abstención. Como dijimos durante la campaña, esa bronca planteaba una oportunidad para el Frente de Izquierda Unidad. Lamentablemente el MST no lo consideró y planteó también ir a las Paso en Salta cuando teníamos una lista unitaria en las provinciales. Sin dudas esto limitó el enorme campo de acción que se nos presentaba, y sumado a la ruptura con el PO de parte del grupo de Altamira, alejó las chances de defender las bancadas de la izquierda, más allá del incremento general de votos respecto a 2019.

Pero esto nos plantea un gran desafío de cara a las Paso, para la única lista unitaria que hay en la izquierda y que integramos el Partido Obrero y el PTS, con Cristina Foffani a la cabeza y Daniela Planes (PTS) electa como convencional constituyente el 15 de agosto. Ese desafío es mostrar que el voto en blanco y la abstención, aunque han sido una expresión del hastío y de oposición a los que vienen gobernando, no plantea por sí mismo una perspectiva de salida. Un voto a la lista Unidad de la Izquierda dentro del FIT-U es un refuerzo a la enorme lucha desplegada en la calle contra el ajuste fondomonetarista, y es el único voto que puede expresar una alternativa propia de las y los trabajadores frente a la unidad Sáenz-Fernández y el resto de las listas que defienden el ajuste contra los trabajadores.

La enorme movilización política llevada adelante por las compañeras y compañeros del Polo Obrero, que cotidianamente enfrentan el hambre en las barriadas, y la extensión de su organización a nuevas localidades del interior, abren un terreno enorme de lucha política para que el voto de las y los trabajadores se canalice en un programa de salida a la crisis.

Vamos a por este gran desafío.

En esta nota