30/05/2020

Salta: siguen las muertes por desnutrición y aumenta la pobreza entre los niños

El jueves 21 en la localidad salteña de Rivadavia Banda Sur murió una nena wichi de dos años producto de un agudo estado de desnutrición. Los familiares denuncian demoras por parte del hospital para internarla cuando ya existían registros de que la nena tenía riesgo nutricional. Es un nuevo caso que testimonia el cuadro de la provincia y el fracaso del gobernador Gustavo Sáenz en darle una salida.


El hambre, el dengue, el desempleo y la desnutrición son problemas que agigantan los efectos de la pandemia, y son el producto de la política que durante 25 años sostuvo el régimen oligárquico de los Romero, Urtubey y ahora Sáenz, que se sucedieron en el gobierno priorizando los intereses de los grandes grupos económicos de la provincia.


Salta tiene uno de los índices de pobreza más altos en la región, superando largamente la media nacional. Reina el trabajo en negro, donde los municipios adeudan meses de salarios y los sueldos se encuentran por debajo de la línea de pobreza. Contrasta con este cuadro con el hecho de que solo 70 personas concentran 2.200.00 hectáreas, la mitad de las tierras productivas de la provincia. El Banco Macro, las mineras y las petroleras acumulan ganancias gigantescas, y las empresas energéticas gozaron de aumentos de tarifas de hasta el 2.000%.


Con la pandemia tenderá a agravarse la pobreza y la desnutrición infantil. Hace unos días, Unicef informó que para fines del 2020 en Argentina 6 de cada 10 niños, niñas y adolescentes estará en la pobreza, en hogares con ingresos menores a los $42.600 para cubrir la canasta básica. El 58,6% los menores de edad en esa situación equivale a 7,7 millones -700.000 más que en la actualidad. En cuanto al NOA, los datos proyectan que a fin de año los niños pobres alcanzarán el 64,3%, y que el 12,6% de los hogares donde viven no podrá ni comprar alimentos.


Desde el Partido Obrero y el Polo Obrero venimos peleando contra el gobierno provincial, desde antes de la pandemia, para que se garanticen condiciones de viviendas y alimentos a los más vulnerables, como son las comunidades que sufren las muertes de sus niños por desnutrición y falta de agua potable. Enfrentamos además los despidos, las suspensiones y las rebajas salariales que aumenta la pobreza de las familias, y denunciamos que los subsidios a los capitalistas y el pago de la deuda consumen los recursos de los gobiernos provincial y nacional que podrían destinarse a asistir a las familias necesitadas.


Es por todo esto que llamamos a todes les trabajadores y a la juventud a apoyar el proyecto de ley presentado en la Legislatura por el diputado del Partido Obrero, Claudio Del Plá, que establece un impuesto progresivo a las grandes rentas y fortunas para crear un fondo de emergencia monitoreado por trabajadores de la salud y técnicos de la universidad pública para reforzar el sistema sanitario, dar un seguro al desocupado de $30.000 y financiar un plan de viviendas.





 

En esta nota