17/03/2011 | 1168

Salta: tres sojeros, una colectora y el Partido Obrero

El próximo 10 de abril habrá elecciones en Salta. Urtubey va por su reelección, como ocurre también con la mayoría de los intendentes, sean del PJ, el PRS o hasta en algún caso la UCR o partidos municipales. Urtubey ha aceptado una importante cantidad de colectoras con candidatos a intendente, a diputados y concejales. La gestión de Urtubey ha preservado todos los intereses de la gestión anterior de Romero -los negocios de los sojeros, las mineras y petroleras. Urtubey se ha mandado a Catamarca para sumarse al carro triunfal de los K.

Sin polarización

A diferencia de las elecciones de 2007, las elecciones próximas no se presentan, por el momento, polarizadas, aunque Urtubey ha designado como su contrincante preferido al sojero Olmedo, esto para no lidiar con la candidatura ‘alternativa’ que ha armado Moyano con el ex romerista Wayar.

La pelea entre Urtubey y Olmedo ha colocado temas en la agenda que hubieran querido evitar: el hambre, la precarización laboral y la desocupación, el problema de la tierra y la vivienda.

Romero realizó una intensa campaña a través de su diario, El Tribuno, denunciando el problema de la desnutrición infantil. La pelea es ver quién tiene más muertos en su gestión respectiva de gobierno. Sin embargo, Romero y Urtubey coinciden en decir que la pobreza en Salta es estructural, aunque la mayor parte de los casos de desnutrición se dan en los principales departamentos productores de soja, cuya exportación alcanzó la friolera de 4 mil millones de dólares. Los latifundistas no pagan impuestos, tienen subsidios directos y hasta obtienen la venta de reservas naturales, o la entrega de tierras fiscales, como las 360 mil hectáreas de Salta Forestal cedidas a Olmedo. Ni hablar de las condiciones de trabajo y la explotación del trabajo infantil, que aumentan aún más los márgenes de ganancia. Las denuncias contra Olmedo por el trabajo esclavo en La Rioja es explotada por Urtubey, así como también todas las barbaridades que el sojero amarillo dice por televisión. Para el gobernador, el modelo productivo en Salta es el ingenio El Tabacal, donde los trabajadores no tienen agua potable y donde el trabajo infantil es moneda corriente.

El discurso de Olmedo es una combinación de consignas populistas por el trabajo o por la jubilación anticipada de los docentes, con la idea de meter en cana a todos los jóvenes que estén en la calle después de las 10 de la noche o que la salida al problema de las drogas pasa por el servicio militar. Vocea por la familia y paga a jovencitas para que repartan folletos con remeras que llevan impresas consignas contra el aborto.

Olmedo, uno de los sojeros más grandes del país, busca forzar un acuerdo con el gobierno, más que pelear el gobierno. No tiene partido: su lista es un rejunte de desplazados del PJ, el PRS y la UCR. Algunos, como el candidato a intendente de Mosconi, ya han renunciado a su candidatura; en muchos lugares, sus propios candidatos hacen la suya y llaman a cortar boleta. Esto limita sus posibilidades electorales.

Los otros candidatos

Wayar se presenta como el candidato K y está apoyado por la burocracia sindical ligada a Moyano, quien estuvo dos veces en la provincia en menos de un mes para acompañar su candidatura. Su candidato a vice es Guaymás, secretario general de camioneros y actual diputado provincial.

El movimiento de Solanas en Salta tiene de candidato a Morello, actual diputado de Libres del Sur, y ha conformado un frente con el Partido Socialista, el MST y la CTA.

Morello fue hasta hace poco un ladero de Urtubey, a quien ayudó a llegar al gobierno, cuando Libres del Sur era K. Ahora acusa a Urtubey de ser un Romero maquillado, pero él fue, justamente, quien aportó ese maquillaje en el momento clave. Es el candidato del «programa original» del frente que llevó a Urtubey a ganar en 2007. Ataca solamente a Olmedo, con lo que parece casi una colectora de Urtubey. Si a esto le sumamos que en la Legislatura ha votado cuestiones fundamentales para el oficialismo, como el indulto a Romero por el robo de tierras, tenemos claro que este frente es una rama de la vieja política salteña. La aspiración de este bloque es capitalizar la campaña nacional de Solanas en defensa del medio ambiente.

Por su parte, la UCR, que viene de una interna feroz, ha salido con lista propia. No hay registro de que su candidato a gobernador haga campaña y sólo se ven a los que disputan un lugar en el parlamento.

Ni Urtubey ni Wayar encarnan una preferencia especial para el llamado ‘cristinismo’, lo que lleva a suponer que no se manifestará la presencia política del gobierno nacional.

Los pronósticos

Todas las encuestas coinciden en mostrar a Urtubey como un claro ganador con más del 40%. Wayar y Olmedo disputan el segundo lugar con porcentajes entre el 11 y el 15%, pero sin levantar cabeza, a pesar de la millonaria campaña del sojero que incluye sorteos diarios de motos y electrodomésticos. En cuarto lugar aparece el PO. Hay un 30% de indecisos, que probablemente votará contra el gobierno.

La campaña esta signada ahora por una fuerte huelga de la salud en todo el norte provincial y la bronca de docentes y otros sectores de empleados públicos por el cepo salarial.

Nuestro partido ha crecido en cantidad de municipios donde nos presentamos; participan los sectores más activos de la clase obrera salteña. Trabajadores de la salud de Irigoyen, que lograron desplazar a las autoridades del hospital; del ingenio Tabacal; ordenanzas de escuelas organizadas contra la municipalización; trabajadores del transporte en el norte, protagonistas de grandes luchas desde 2009; docentes; los trabajadores de Nazareno, que derrotaron el plebiscito del gobierno para impulsar un nuevo negocio turístico y una mayor participación de la juventud universitaria que dirige el Centro de Humanidades de la universidad. Se trata de una minoría activa, que da la pelea de clase en la provincia.

Nuestros candidatos están recorriendo intensamente los lugares de trabajo (canchones municipales, hospitales, escuelas), donde en algunos casos se hacen asambleas para discutir acciones inmediatas.

Las recorridas en los barrios casa por casa y las ferias barriales son parte de una intensa campaña por sumar votos al PO.

Llamamos al pueblo de Salta a defender la representación política que nuestro partido encarna en la Legislatura.

En esta nota

También te puede interesar:

Como parte de la campaña contra la impunidad de los curas violadores en la provincia.
Redoblemos la campaña para que la Corte de Justicia provincial rechace la prescripción de las causas.
Sáenz profundiza la política que llevó al desmontes de miles y miles de hectáreas.
Para ahogar una intervención popular y encubrir al intendente corrupto.