28/07/2016 | 1421

Salta: Una pelea por la caja de la obra pública

diputado provincial por el PO


Luego del apoyo que brindó al pago a los fondos buitre para “volver a los mercados”, Urtubey aceptó con gusto pagar una de las tasas más altas del mundo -9,1%- para conseguir un crédito de 300 millones de dólares. El propósito de crear con este préstamo un ‘fondo anticíclico’ para reactivar la obra pública acaba de ser desmentido, sin embargo,  por su mano derecha, Carlos Parodi, será destinado, en gran parte, a financiar el déficit del Tesoro provincial, de 1.500 millones de pesos. Mucho más barato habría sido gravar la renta agraria, que ahora ni siquiera paga retenciones a la exportación.    


 


La deuda provincial, entre capital e intereses, representa el 45% del presupuesto corriente -un 70% de ella en dólares. Urtubey maneja ahora un crédito con mayor discrecionalidad que en el caso del Fondo de Reparación para el norte provincial, el cual estaba ligado a un plan de obras, al menos en el papel. Ahora, el destino de la mayor parte de ese dinero será decidido por la mayoría parlamentaria de Urtubey.


 


El intendente capitalino, el massista Gustavo Sáenz, se queja de “avasallamiento”, pero  hizo votar a libro cerrado un presupuesto de obras públicas que además no está cumpliendo. Urtubey y Sáenz acuerdan en ajustar el presupuesto ordinario y disputan acerca de los beneficiarios finales de las contrataciones y el embolso de los sobreprecios. El Partido Obrero organizó, en cambio, decenas de movimientos vecinales por la obra pública y contra las estafas de las contratistas, impulsa comisiones obreras y vecinales para quebrar esa puja de intereses minoritarios.


 


Decepcionado o por despecho, Urtubey dice ahora que fue un error “del presidente” creer que el arreglo con los buitres traería inversiones (Radio Continental, 13/7). El impasse de los ajustadores muestra la envergadura de la quiebra que el gobierno quiere hacer pagar a los trabajadores.

En esta nota

También te puede interesar:

El Polo Obrero protestó allí con los vecinos de la zona norte de la capital, expuestos también a frecuentes inundaciones.
Desde el Partido Obrero rechazamos la arbitraria detención de Irene Cari
Facultades privadas y múltiples propiedades urbanas y rurales.
La descomposición del régimen no se arregla con declaraciones de emergencia.
El hospital Juan Domingo Perón de Tartagal y la cuestión del aborto