25/04/2017

Santa Cruz: Alicia reprime y Macri reclama más ajuste

El dirigente del PO, Miguel del Plá, fue entrevistado en varios medios acerca de la situación provincial
Por G.M.


Miguel Del Plá, integrante de Adosac –gremio docente- y dirigente del Partido Obrero, que se encuentra presente en Buenos Aires, fue entrevistado por la TV Pública esta mañana por la candente situación que atraviesa la provincia. En la entrevista, Del Plá dijo que “el pueblo está harto. La situación se ha vuelto insoportable”.


 


Para del Plá, “Alicia Kirchner expresa un régimen agotado. Son 26 años del kirchnerismo en Santa Cruz que ya no da para más. Eso explica los niveles de tensión que se están viviendo y las protestas”.


 


Sin embargo, Del Plá dijo que “no debería intervenirse la provincia. La intervención sería un golpe de Estado, no la compartimos de ningún manera”. Del Plá rechazó también el condicionamiento de la ayuda económica a la introducción de medidas de ajuste contra los trabajadores, como insinuó el ministro Frigerio.


 


El planteo del Partido Obrero ante la crisis en Santa Cruz es la convocatoria a un congreso de trabajadores para debatir y poner en marcha un plan de emergencia que ofrezca una salida propia e independiente de éstos frente a la crisis.


 


Esto reclama un control de los movimientos económicos provinciales y municipales por parte de los trabajadores para asegurar el pago de sueldos, así como un impuesto de emergencia a las mineras, petroleras, pesqueras y al gran comercio y casinos de la provincia. Los trabajadores deben dar una salida al desastre creado por el derrumbe de los K y el oportunismo ajustador de los Costa.


 


El paro provincial del lunes 24 contra la represión desatada por el gobierno de Alicia Kirchner sobre la manifestación del viernes pasado que rodeó la residencia oficial fue masivo. Convocado por la CTA, contó con la adhesión de gremios de la CGT.


 



 


No podía ser de otro modo en una provincia convulsionada por despidos (en el Estado, en Río Turbio, en petroleros –que va a un paro el miércoles), atraso en el pago de sueldos, jubilaciones, y donde el gobierno ha hecho a los docentes una oferta ruinosa de 3% de aumento salarial.


 


En Santa Cruz, las clases no han empezado y ayer el 95% de las escuelas de Río Gallegos permanecieron cerradas. Los jubilados llevan 26 días de acampe en reclamo del pago de sus haberes. Los judiciales realizaron una olla popular frente al Tribunal Superior en reclamo del cobro de la totalidad de los sueldos.


 


El sábado pasado, más de 10 mil santacruceños se movilizaron en repudio a la represión.


 


En este contexto, el gobierno nacional ha salido a condicionar cualquier auxilio económico adicional a la provincia a ajustes en la caja jubilatoria y en la planta de empleados públicos, es decir a una profundización del ajuste que ya ejecuta la administración K.


 


En palabras del ministro del interior Rogelio Frigerio, Alicia Kirchner “tiene que seguir el ejemplo de (Rosana) Bertone”, por referencia a la gobernadora justicialista de Tierra del Fuego que aplicó un paquetazo antiobrero que incluyó el aumento de la edad jubilatoria y despidos en el sector público.


 


Adicionalmente, Frigerio reclamó la derogación de la ley de lemas, que le impidió al oficialismo nacional recuperar la provincia en las últimas elecciones de gobernador.


 


Sin que se lo sugiriera el ministro, Alicia Kirchner ya ha adoptado algunos de los pasos de Bertone, por ejemplo la represión. Contra la lucha de la Unión de Gremios fueguinos, la gobernadora de la provincia más austral recurrió a la más cruda represión (incluyendo patotas) y al encausamiento de dirigentes gremiales. Del mismo modo, Alicia Kirchner reprimió la protesta del viernes y presentó ayer una denuncia por “daños, atentado contra el orden constitucional y democrático, sedición y violación de domicilio” contra los manifestantes  y solicitó una orden de restricción de acercamiento a edificios públicos para el ex secretario general del gremio de Judiciales y referente de la CTA Autónoma Santa Cruz, Juan José Ortega.


 


Los trabajadores tienen que discutir una salida propia frente a la aguda crisis provincial.


 

También te puede interesar:

El FIT-U propone un programa de salida para poner fin al saqueo de las grandes corporaciones y resolver las necesidades populares.
150 jóvenes del Polo Obrero se preparan para llevar su lucha a las próximas elecciones.
Pende la amenaza del desalojo sobre el barrio recuperado por familias de Puerto San Julián.