29/07/2021
elecciones 2021

Santa Fe: Frente de Izquierda-Unidad, digamos chau al centroizquierda

En Santa Fe, el cierre de listas puso en evidencia la fragmentación de las fuerzas que vienen dominando el escenario electoral, lo que es un reflejo del cuadro de crisis social en el que se desenvuelve la elección.

El dato político es el alineamiento de Cristina Kirchner con Perotti, que irá como senador suplente para garantizarse un cargo en 2023, anticipando su salida del gobierno. La supuesta franja «izquierda» del FdT cerró filas con un sojero, que hizo campaña por la mano dura y puso de ministra de Educación a un agente clerical. Sus candidatos irán a la interna contra Agustín Rossi y la vicegobernadora Alejandra Rodenas, impulsados por Alberto Fernández, en una continuidad del «loteo» del poder que caracterizó al Frente de Todos.

Todos buscarán hacer cargo a su contrincante interno del balance nefasto de una gestión que no alteró un pelo el sistema productivo de Santa Fe, dominado por los pulpos agroexportadores extranjeros. El 40% de pobreza en la provincia y la enorme desocupación en el Gran Rosario y Gran Santa Fe muestran la falsedad de la teoría del derrame, cuando por la provincia salen el 85% de las exportaciones de granos del país.

El Frente Progresista se dirimirá en una interna entre los candidatos impulsados por el intendente radical de Rosario, Pablo Javkin, y las propuestas por el Partido Socialista. De un lado están los que cargan con el fracaso de años de gestión del socialismo, y del otro los que actualmente sumergen a Rosario en el hambre y la miseria mientras fomentan los negociados con los principales grupos capitalistas de la Ciudad. Por su parte el PRO asistirá a una interna entre cuatro listas.

El desafío de la izquierda

Para el Frente de Izquierda- Unidad se presenta el desafío de recuperar el espacio político usurpado en su nombre por el centroizquierda. Contribuirá para ello el desprestigio y la crisis de los partidos tradicionales, de los cuales es y siempre ha sido tributaria.

El dato más sobresaliente es la irrupción del movimiento piquetero y el explosivo desarrollo del Polo Obrero en Rosario, pero con un alcance provincial. La defección de las corrientes que tradicionalmente se colocaban como representación de los desocupados, promoviendo la contención social, potenció el desarrollo de un movimiento piquetero independiente que avanza a pasos acelerados en su consciencia de clase. En esta nueva realidad es que el Partido Obrero se fortalece para desenvolver una campaña desde el campo de los trabajadores, mientras el PJ, Cambiemos y el progresismo hacen campaña dando cuenta de la corrupción y descomposición de sus rivales.

Por el desarrollo político del clasismo y del PO

Vamos a la campaña a desmentir al progresismo, que tras 30 años de gobierno en Rosario y 10 en Santa Fe, jamás osó tocar la privatización de los puertos, la explotación depredatoria del Paraná ni afectar con un impuesto progresivo a la banca, la Bolsa de Comercio y las cerealeras para resolver la falta de trabajo y vivienda que padece la mayoría de la población.

En este sentido, buscaremos mostrar la connivencia de los que se presentan como izquierdistas con el ajuste del gobierno de los Fernández. Una delimitación indispensable para fortalecer un polo político de independencia de clase.

Haremos una gran campaña proselitista para que las centenares de compañeras y compañeros del Polo Obrero abracen la tarea de construir su propio partido, algo que ya está sucediendo en los cuerpos de delegados que ven el contraste entre la organización política del PO y los punteros que dominan los barrios de la mano del Estado.

Llamaremos al voto de lista Unidad para defender un Frente de Izquierda Unidad que rechace la disolución en el progresismo. Votamos la Unidad de la Izquierda y al Partido Obrero en el Cordón de San Lorenzo, Reconquista, Cañada, Pueblo Esther y Pérez, donde el PO aportó su legalidad para representar a la izquierda.

También te puede interesar: