14/12/2016

Santa Fe: muerte obrera en el Cordón Industrial de San Lorenzo

La víctima tenía 19 años. Era un trabajador precarizado que limpiaba un silo de soja y murió ahogado.


La desidia patronal se cobró una nueva víctima, esta vez en Timbúes, en el Cordón Industrial de San Lorenzo.


Gustavo López, de 19 años, cumplía funciones para la compañía Cofco (antes conocida como Noble). El joven obrero precarizado desarrollaba tareas de limpieza sobre una montaña de soja de más de veinte metros de alto, que se desplomó. López quedó atrapado entre la soja y murió ahogado, mientras otros dos operarios fueron rescatados por sus compañeros y lograron sobrevivir. Uno de ellos continúa en observación hospitalaria.


No es la primera muerte que ocurre con estas características. En 2010, el obrero Ramiro Burgueño, de 23 años y que era tercerizado, había fallecido por un accidente idéntico. Ya en aquel momento se señaló que, de haber contado con máscaras de oxígeno, su muerte habría sido evitada. La carencia total de medidas de seguridad en la limpieza de las celdas de contención de soja es generalizada en las empresas de la zona. La tarea se realiza en forma manual  poniendo una y otra vez la vida de los trabajadores en peligro, que se someten a la inseguridad debido a que las empresas se abusan de la situación de precarización laboral, ya que el personal que realiza ese tipo de tareas no está en planta permanente. El Estado no realiza las inspecciones sobre estas empresas y las patronales pagan multas por estas irregularidades. La vida de un trabajador, para el Estado y la patronal, "tiene un precio". Esta vez un joven obrero de 19 años pagó con la suya el costo que las empresas se niegan a pagar en seguridad laboral.


Hace dos meses, Cofco –de capitales chinos– presentaba su plan de inversiones portuarias por 27 millones de dólares en presencia del jefe de Gabinete Marcos Peña, el ministro de Transporte Guillermo Dietrich y el gobernador “socialista” Miguel Lifschitz. Evidentemente, no gastaron ni un solo peso en seguridad, sino en asegurarse el lucro sojero.


“Los accidentes son frecuentes, pero muchas veces no trascienden ya que no se pierden vidas, como pasó hoy”, dice Jorgelina Signa, concejal del Partido Obrero en Capitán Bermúdez, localidad del mismo cordón industrial. “La CGT, que debería haber llamado de manera inmediata a un paro regional frente a este asesinato patronal, no sacó ni siquiera dos líneas sobre la muerte de un obrero tan joven, Gustavo López, que falleció a los 19 años. Es necesario que se realice el paro para que las empresas dejen de matar trabajadores y por  Comités Obreros Independientes de Seguridad e Higiene elegidos y revocables en Asambleas de cada fábrica, que tengan derecho a parar la producción ante la señal de peligro”. La población del Cordón Industrial de San Lorenzo se encontraba conmovida ante la noticia de un accidente fatal, pero que podría haber sido evitado. Mientras tanto, la planta Cofco estaba paralizada debido a las pericias policiales que se realizaban para investigar la muerte del joven López.

En esta nota

También te puede interesar: