14/07/2016 | 1419

Se conoció un pacto secreto Cambiemos-FpV


Néstor Pitrola pidió que se discutiera sobre tablas un proyecto de resolución interpelando al jefe de Gabinete respecto de una grave denuncia sobre la canciller Susana Malcorra, cuando ella se desempeñaba como jefa de gabinete del secretario general de la ONU. El caso se refiere a las denuncias de violaciones y abusos sexuales realizadas por tropas de los llamados Cascos Blancos de las Naciones Unidas contra niñas y niños, durante operativos de ocupación en la República Centroafricana en 2014.


 


Malcorra cajoneó las denuncias y se confabuló para perseguir a la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que confirmó las denuncias. Otras atrocidades similares cometidas por el ejército sionista también fueron ignoradas por Malcorra desde su cargo en la ONU.


 


Por este motivo, el PO reclamó la renuncia de la ministra de Relaciones Exteriores del gobierno macrista.


También planteamos la interpelación al jefe de Gabinete, para saber si conocía estos antecedentes cuando se nombró a Susana Malcorra como ministra. Fue puesto en forma exprés a votación, sin debate, por el presidente de la Cámara, y al no sacar la mayoría especial de tres cuartos, su tratamiento fue desechado.


 


Apenas terminada la votación pidió la palabra el diputado Guillermo Carmona del FpV (Mendoza) para señalar que había pedido reiteradamente la palabra y que no se la habían dado, y que era para apoyar la moción de Pitrola y adjuntarle también otro proyecto similar que él mismo había presentado.


 


Intervino, entonces, el diputado Negri (UCR), para señalar que unas semanas atrás la ministra Malcorra concurrió a la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso a responder preguntas de los diputados. Y que, en dicha oportunidad, Carmona no había hecho ninguna pregunta sobre el tema a la ministra.


 


Le ocultan al Congreso y al pueblo


 


Esto motivó la réplica de Carmona, quien reitero que no le dieron la palabra cuando Pitrola hizo su moción para apoyarla públicamente. Pero… hizo público que en aquella oportunidad no había intervenido porque había recibido una llamada del diputado del PRO, Alvaro González, pidiéndole que no planteara el problema de Malcorra. Consultado con su bloque, acordaron debatir con Malcorra sobre la política exterior y no cuestionarla por la acusación que pesa sobre ella por los crímenes de lesa humanidad que cometieron los Cascos Blancos.


 


El diputado González, de Cambiemos, telefoneó en esa oportunidad en nombre del gobierno nacional. Y la bancada del FpV aceptó el pedido para defender la gobernabilidad.


 


Se le ocultó al Congreso (y al pueblo) la verdadera trayectoria de la foja de servicios de Malcorra, una mujer al servicio del imperialismo. No casualmente, el gobierno ha anunciado que va a participar en futuras “misiones de paz” de la ONU, integrando con contingentes las fuerzas de los Cascos Blancos. Malcorra está nominada para acceder al cargo de secretario general de las Naciones Unidas, con lo que el cargo de ministra de Relaciones Exteriores de Argentina es un peldaño para blanquear las acusaciones que penden sobre ella.


 


Los términos de la discusión pusieron en evidencia esta entente entre Cambiemos y el FpV, que se manifiesta todos los días en distintas maniobras parlamentarias para garantizar la salida de las leyes que impulsa el macrismo.


En un artículo previo que salió en Prensa Obrera, Néstor Pitrola planteaba sus sospechas: “es difícil que Carrió, jefa de la Comisión de Relaciones Exteriores de Diputados, desconociera estos informes” contra Malcorra.


 


Carrió denunció “un pacto de silencio” entre Alvaro Gonzales (PRO) y Guillermo Carmona (FpV). Confirmó así la denuncia y denunció a su propio gobierno junto al FpV. Luego señaló: “Estoy dispuesta a firmar el pedido de informes”. Una crisis política a partir de nuestra denuncia.


 


Llamamos a todas las organizaciones populares a respaldar el pedido de informes y la exigencia de la renuncia de Malcorra.


 

En esta nota