03/06/2021
Chubut

Sebastián Sayago: “un congreso del FIT-U plantearía articular las luchas en un programa revolucionario”

Entrevista al docente de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco.

Sebastián Sayago es docente de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco, vive en Comodoro Rivadavia, Chubut, es militante del Frente de Izquierda – Unidad y escribe artículos de análisis político y discurso en diversos portales provinciales y nacionales. Recientemente se pronunció en apoyo a la propuesta de impulsar un congreso del FIT-U, como propuso el Partido Obrero a los partidos del frente.

Una iniciativa de este tipo, valoró, permitiría «generar encuentros de base y promover el debate con colectivos y personas que compartan el mismo objetivo: la superación del capitalismo a través de la revolución socialista. Este intercambio permitirá recoger una gran pluralidad de experiencias y opiniones, con las cuales se podrá fortalecer el programa de nuestro espacio».

Prensa Obrera dialogó con él para profundizar en su opinión.

¿Cómo ves la situación del país y de la provincia?

La situación del país es muy mala. Desde antes de la pandemia ya había una fuerte recesión económica, que se traducía en un ajuste progresivo sobre la clase trabajadora. El endeudamiento externo, la legislación a favor de las grandes empresas y la falta de políticas sociales para sacar de la marginalidad y la pobreza a millones de personas, entre otras cosas, dan como resultado una situación muy negativa.

En Chubut, a pesar de los ingresos directos e indirectos generados por la industria hidrocarburífera, el panorama es peor aún. Desde hace años el Estado está administrado por gobiernos que han tomado decisiones oscuras, con prácticas de corrupción y en contra de los y las trabajadoras. Este modelo político ha generado luchas contrahegemónicas, con desigual desarrollo. Puedo apuntar seis: la socioambiental, la de los pueblos originarios, la del sindicalismo combativo, la que se opone a la violencia institucional, la que lucha contra la violencia de género y la político-partidaria. Si bien todas ellas están atravesadas de modo más o menos directo por el modo de producción capitalista y la lucha de clases, eso es algo que no resulta tan evidente, al menos para muchos militantes.

¿Cuáles son los desafíos de las y los trabajadores y los movimientos de lucha?

El principal desafío es articular esas luchas en un programa revolucionario, que ponga fin a un modelo político orientado a reproducir la explotación y la pérdida de derechos de la clase trabajadora, en sus diferentes variantes.

¿Qué papel considerás que puede jugar el FIT-U?

El FIT-U puede jugar un rol fundamental en la articulación de esas luchas. Por su desarrollo organizacional y la coherencia de sus planteos, tiene las condiciones necesarias para cumplir esta función. Para eso, debe abrir sus puertas y dialogar con grupos y organizaciones que tienen otras tradiciones y otras perspectivas.

Es imprescindible que ese encuentro, basado en el respeto y en el análisis de argumentos y experiencias, tenga como objetivos la comprensión de los y las otras, y la construcción de un proyecto de transformación radical de la sociedad con un claro horizonte socialista y anticapitalista. Se puede pensar en la conformación gradual de un frente único, con lineamientos y objetivos claros, que trascienda lo electoral.

¿Por qué apoyás la iniciativa de convocar un congreso abierto del FIT-U?

Hasta ahora el FIT-U se ha consolidado como un frente político y electoral a partir de la articulación entre estructuras partidarias y, por supuesto, entre los y las militantes de cada una. Ha logrado definir claramente un espacio político y un diagnóstico de la crisis capitalista en el país. Pero en términos generales estos avances han sido insuficientes para convocar y articular con grupos ajenos a los partidos que lo constituyen.

El espacio de la izquierda socialista, anticapitalista y revolucionaria es potencialmente muy amplio, heterogéneo y con gran dispersión y, por eso, se impone la tarea de desarrollar una política de apertura e integración. Un congreso abierto sería un gran paso en esta línea.

¿Cómo creés que colaboraría en las luchas de Chubut en particular?

En Chubut hay muchos trabajadores y trabajadores que experimentan frustración ante el modelo político tradicional y pelean en luchas sectoriales. Crear un espacio para dialogar con ellos y ellas, con el fin de compatibilizar diagnósticos, expectativas y proyectos de acción, sería un logro maravilloso. Los partidos tradicionales los han ninguneado históricamente y se han limitado a ejercer sobre ellos una manipulación basada en estrategias de marketing y en discursos simplificadores. El FIT-U, dadas sus convicciones profundas, ofrece algo totalmente distinto.

¿Qué acciones se podrían impulsar para fortalecer esta iniciativa?

Lo más importante es abrir un espacio que permita en el encuentro y el intercambio entre las personas y agrupaciones. Esto podría ser realizado en encuentros de base, locales y regionales, en los que se acuerde y desarrolle una agenda que incluya todos los intereses. A partir de este trabajo, se deberían ir acordando diferentes productos y procesos que promuevan una articulación creciente: escritos, redes de contacto a partir de temas específicos, archivos de experiencias, organización de eventos, etc.

Las personas que acepten la invitación y acudan tienen tendrán saberes y conocimientos para realizar múltiples aportes. Potencialmente, sería una experiencia muy creativa y potente. Hay que poner los mejores esfuerzos para que salga bien.

También te puede interesar:

Justificó una nueva licencia haciendo una defensa del gobierno de Alberto Fernadez y cargó contra Macri.
Traducir el descontento en una potente lucha de millones de jóvenes contra los partidos patronales y por el socialismo. La necesidad de concretar un congreso abierto del FIT-U.
Vamos por un Congreso de miles de luchadores.
Se votaron campañas políticas y se designaron las y los voceros.