27/12/2018

Sindicato de jubilados digitado o Plenario Nacional de Organizaciones de lucha de los jubilados

Por Mario Diamonte Jubilados Clasistas

La “propuesta” de impulsar la formación de un sindicato de jubilados formulada por D’alessandro del FR, Pablo Moyano de la CGT y otros, disparó un debate que venía incubándose en numerosas organizaciones de jubilados respecto de la necesidad desarrollar una organización y movimiento de lucha hoy inexistente, pero que comienza a manifestarse como una necesidad. El ajuste brutal del gobierno Cambiemos-Fmi y los Gobernadores que golpea con particular saña a jubilados y pensionados provocando un deterioro enorme en sus condiciones de vida, instaló fuertemente este tema. A ello hay que agregar que la reforma previsional “de fondo” está en las prioridades continentales de la burguesía en su ofensiva contra las masas como lo demuestra Bolsonaro en Brasil (después del fracaso de Temer sobre el tema) y la carta de intención del segundo acuerdo del FMI con Macri.


D’Alessandro y compañía, ¿se apoyan en esta necesidad para impulsarla o para regimentar la emergencia de un movimiento?


El primero fogoneó siendo jefe de asesores de la ex diputada Mirta Tundis del FR, la sanción de la mal llamada Ley de Reparación Histórica, hoy repudiada con el mote de Estafa Histórica; los otros, miembros de la conducción de la CGT, dieron la espalda a la formidable movilización obrera del 18 de diciembre de 2017. Y fueron cómplices objetivos de la represión mediante la cual, el gobierno y aliados, impusieron la reaccionaria Ley de Reforma Previsional que debutó robándonos un 10% en nuestros haberes. En resumen, cuando tuvieron que intervenir a favor de los jubilados no lo hicieron y cuando sí actuaron fue en contra de los intereses de quienes hoy pretenden representar. Mala fariña.


El Partido Obrero, a través de Jubilados Clasistas, viene planteando un plenario nacional de organizaciones de lucha de los jubilados, como una perspectiva de organización independiente que hoy reúne mejores condiciones para concretarse. Nos consta que similares posiciones aparecen en otras organizaciones de jubilados. Ante el hecho consumado de digitar desde “arriba” un protosindicato que cuente con el aval de la ahora Secretaría de Trabajo, el método de desarrollar asambleas de base en los barrios de todas las provincias, donde puedan participar todos los jubilados y pensionados que deseen hacerlo, debatan un programa y propuestas de lucha y elijan delegados con mandato a un Plenario Nacional, indudablemente es infinitamente superior y factible.


Un plenario de este tipo puede impulsar el desarrollo de un movimiento de masas y ayudar que tome forma un programa que unifique y ponga de pie un plan de acción. Planteos como el 82% móvil que parta del mejor salario de cese; haber mínimo igual al costo de la canasta básica del adulto mayor, hoy equivalente a $26.000; gestión de Pami y Anses por sus propios trabajadores y beneficiarios; repudio al intento de reinstalar las AFJP; jubilación mínima para todos los afectados por Rentas Vitalicias; medicamentos gratuitos, prestaciones médicas y asistenciales adecuadas y en tiempo son algunos de los temas en debate. Y todo esto basado en la reposición de los aportes patronales que rebajaron Menem y Macri, para recuperar la jubilación como salario diferido de los trabajadores.


Esto tiene que ver con el tema de la Sustentabilidad del Sistema Previsional. Este gobierno y también el anterior y antes Menem, vienen vaciando sistemáticamente los fondos previsionales o usándolos como caja paralela. La reducción de los aportes patronales de la época de Menem nunca fue restituida, al contrario fue convalidada por la “década ganada” del kirchnerismo y este gobierno profundiza aún más esta política con nuevas reducciones, venta de activos del Fondo de Garantías de Sustentabilidad (FGS), operaciones financieras dudosas con estos fondos para favorecer a sus amigos, etc.


Resumiendo, saquean los recursos previsionales para luego justificar su liquidación mediante una nueva Reforma Previsional dictada por el FMI. Como en todos los aspectos de la lucha de la clase obrera el tema previsional se enlaza con un programa de los trabajadores de salida a la crisis que parte de la ruptura con el FMI y el no pago de la deuda, en el marco de una reorganización económica dirigida por los trabajadores (programa del PSC reunido en Lanús).


Terminar también con los tarifazos en los servicios que arrasan nuestras condiciones de vida en beneficio de un puñado de monopolios. También en este caso se plantea nacionalizar estos recursos y colocarlos bajo gestión de sus trabajadores y los usuarios.


Pongamos manos a la obra, por una campaña de pronunciamientos y reuniones en favor de un Plenario Nacional de Organizaciones de Lucha de Jubilados.

En esta nota