19/07/2007 | 1001

Superávit de corruptos

Kirchner se afanó durante un mes y medio para salvar el pellejo de su ministra de Economía. Mucho más tiempo empeñó para defender a Miceli en el llamado ‘caso Greco’, una estafa por varios centenares de millones de pesos, que la ministra trató, subrepticiamente, que el Congreso convirtiera en ley.


Al final, Kirchner y su mujer tuvieron que echar lastre y abandonar este trabajo de encubrimiento, cuando un fiscal descubrió que Miceli había sustraído la cinta que identificaba el número del fajo de billetes que le habían encontrado en el baño.


El asunto puede dar para mucho, porque la acusación habla de lavado de dinero en un procedimiento que tiene como protagonista al Banco Central.


El ‘affaire’ Miceli se produce cuando está en plena investigación el sobreprecio pagado por Skanska en la construcción de un tramo del gasoducto del norte, que tiene como partícipe al grupo Techint.


Aquí no se trata de un fajo de billetes sino de centenares de millones de pesos en coimas.


Simultáneamente, las autoridades de Luxemburgo le han cerrado las cuentas a un fuerte empresario kirchnerista de Santa Cruz, Lázaro Baez, también por lavado de dinero en operaciones con paraísos fiscales.


Estamos ante un nido de ratas —un tejido de complicidades recíprocas.


¿La prórroga por cuarenta años de los contratos que benefician a Pan American y a Bulgheroni, en Chubut y Santa Cruz, se ha obtenido por puro cumplimiento del deber o han mediado aquí también las cometas de todo tipo?


Esta corrupción en gran escala ocurre cuando en Argentina una semana de frío se llevó la vida de más de sesenta personas que no tenían condiciones para abrigarse o calefaccionarse.


Este es “el cambio (que) recién comienza”, según promete la señora del Presidente.


Este robo al pueblo no lo superarán los políticos que gobernaron con Menem, De la Rúa o Duhalde — como los López Murphy, Lavagna, Carrió o Binner.


No solamente hay que cambiar de hombres… y de mujeres; hay que cambiar la clase que gobierna.

En esta nota

También te puede interesar:

Un programa para las obreras metalúrgicas.
Una asamblea masiva votó la medida en la planta Ternium del grupo Techint.
Urge declarar la asamblea permanente. Que los trabajadores de Ternium puedan seguir y decidir sobre las negociaciones con la patronal.
Una asamblea muy concurrida votó seguir parando y acampando, luego que Techint decidió mantener el ataque al convenio y al salario.
El Grupo Techint contó con el apoyo del Ministerio de Trabajo, la Justicia y la policía para que se levante la medida de fuerza y poder sacar su producción.