30/05/2013 | 1270

Suteba Merlo: Una polarización armada

La Rosa se coloca a la cabeza de la oposición

En el Suteba en Merlo votó el 60% del padrón. La Celeste obtuvo 889 votos (49,6%), la Azul y Blanca 466 (25%), la Rosa 215 (12%) y la Negra 210 (11%). La lista oficialista que responde a Baradel ingresó en las elecciones con una crisis enorme. Por izquierda vienen de romper activistas que rechazan el férreo alineamiento de la dirección Celeste con el gobierno K. Por derecha, docentes Celestes se pasaron al othacehismo integrando la Azul y Blanca impulsada por el intendente.


La Celeste cayó del 63% de los votos (2009) a no alcanzar el 50% ahora. Ingresó la Azul y Blanca como minoría, Pero no es un avance, sino expresión de la crisis K y de sus burocracias. Othacehé firmó una solicitada en apoyo a Scioli contra la huelga docente y la Celeste no salió a defender la lucha en curso. La Azul y Blanca fue gestada en el seno y por la inoperancia de la Celeste.


El intendente facistoide colocó todo el aparato municipal al servicio de esta elección. No faltaron tampoco los volantes apócrifos y difamatorios contra la Lista Rosa. Todo el aparato, sin embargo, no alcanzó. Othacehé venía por todo y se fue con la cola entre las patas. La Celeste buscó polarizar con Othacehé y su eje de campaña fue contra la "municipalización" del Sindicato. Se trata de una impostura pues la educación en Merlo ya se encuentra municipalizada: desde el Consejo Escolar, Othacehé maneja discrecionalmente el paupérrimo presupuesto educativo, con constantes atropellos a los docentes.


¿Qué ha hecho la Celeste frente a esta municipalización concreta? Nada, por lo tanto convalidarla. ¿Cuál es la alternativa que propone la Celeste frente a la municipalización? Alinear al sindicato con el gobierno nacional y convertirlo en una dependencia ministerial.


La oposición


La Rosa libró una lucha contra esta polarización trucha y se colocó como primera fuerza de la oposición antiburocrática. La lista Negra, que había sido segunda en 2009, fue desplazada al cuarto y último lugar ahora. La clave de su negativa a realizar un frente con la Lista Rosa-Tribuna docente hay que buscarla en una posición antiizquierda de una parte de su dirección y en un acercamiento político-gremial a la Celeste. No apoyaron la presentación de la multicolor provincial ni llamaron a votarla. Al dividir el voto de oposición antiburocrática, la Negra fue funcional a la Celeste, pero el rol nefasto que jugó no se limita a eso: habilitó el ingreso de Othacehé al gremio. La Azul y Blanca se presentó sólo después de constatar que las listas Rosa y Negra se presentaban separadas.De haberse constituido el Frente, Othacehé no podía arriesgarse a presentar una lista que dividiera el voto Celeste y abriera la perspectiva de un triunfo de la izquierda en el gremio.


La Rosa logró llevar sus propuestas al 95% de las escuelas del distrito. La campaña ha acercado a Tribuna Docente a valiosos compañeros. El desafío es consolidar una gran agrupación que se sume a la lucha por un Suteba y una Ctera independientes del gobierno y por un plan de lucha por el aumento y las reivindicaciones que reclaman las bases docentes.

En esta nota