15/09/2021
Paso 2021

Tigre: importante elección del Frente de Izquierda-Unidad

Enorme retroceso y derrota del Frente de Todos.

La elección de las PASO del domingo pasado, dejó el saldo de un enorme retroceso y derrota de la lista oficialista del Frente de Todos, que encabeza Gisela Zamora, mujer del intendente local.

Cuando Julio Zamora asumió en 2019, obtuvo el 55% y 135 mil votos. El desplome en la elección fue brutal. Con la pérdida de casi la mitad de los votos, la lista del oficialismo no llega a los 69 mil votos, obteniendo un 34,6% de la elección.

El triunfo de la lista de Juntos con el 39,8% entre sus dos candidatos (Cernadas y Massot), igualmente no supera la elección del 2019, dónde obtuvieron 84 mil votos frente a los 78.500 del domingo pasado.

La bronca y la desazón de toda una parte de los trabajadores con el régimen se expresó con una importante abstención (20% más que en 2019), y un voto en nulo y en blanco, en igual proporción que la elección provincial.

La derrota del oficialismo local, una lista integrada por zamoristas y massistas es la consecuencia de la crisis social y sanitaria que recorre el distrito que es responsabilidad de estás fuerzas políticas que gobernaron el municipio en las últimas décadas. No es menor que hasta hace tres meses el Concejo Deliberante estaba presidido por Cernadas luego de un acuerdo con Zamora, que incluía el acuerdo en las políticas de ajuste y ofensiva contra la población trabajadora.

Mientras en Tigre, tenemos la instalación de grandes patronales, la desocupación es creciente y reina la flexibilización laboral y salarios de pobreza. Todo esto con la complicidad de los gobiernos tanto provincial como local. Al mismo tiempo tenemos a miles de municipales que Zamora mantiene contratadxs y en su mayoría con salario por debajo de los 50 mil pesos. En respuesta a esta situación, lxs trabajadorxs del área de deportes vienen de protagonizar un paro el Jueves pasado por estos reclamos, que tuvo un alto acatamiento y muy buena repercusión entre lxs vecinxs del distrito.

Se suma la polarización social que se profundiza, en un distrito donde casi el 70% del suelo está privatizado con la construcción de megaemprendimientos inmobiliarios, cómo Nordelta y otros barrios privados, mientras los barrios populares aledaños se inundan en cada lluvia, a lo que se suma la falta de obras públicas, el acceso a servicios básicos y la imposibilidad de acceder a una vivienda.

Enorme elección del Frente de Izquierda-Unidad

La novedad de la elección provincial y local fue la elección que realizamos del FIT-U. En Tigre obtuvimos un 50% más de votos que la elección del 2019, logrando el mejor resultado distrital desde que se conformó el Frente, pasando del 6,10% casi .

La lista que integramos junto con el PTS e IS, fue ampliamente superior a la del MST (83,7% al 16,3%) que presentó lista dividiendo el frente único.

La campaña del Partido Obrero, fue en todo momento un despliegue militante, llegando a todos los barrios populares del distrito y realizando actos y agitaciones en las principales fábricas de la zona, siempre bajo la consigna de organizarnos para enfrentar el ajuste. El día de la elección aportamos más de 100 fiscales que defendieron la boleta de la lista Unidad de la Izquierda, una gran movilización política.

El Polo Obrero y su juventud fueron el gran motor de la campaña, todas las asambleas barriales repartieron la propaganda de los candidatos y se jugaron a poner fiscales el día de las elecciones. En términos de militantes movilizados, fue una de las campañas más importantes que se recuerden en el distrito.

Los números muestran claramente, con votaciones destacadas en los barrios de las Tunas 7,5%, El Talar y Ricardo Rojas 8% y un casi 10% en las escuelas de islas, un desafío para seguir extendiendo la organización del descontento de los sectores populares y más castigados por el ajuste.

Contra los candidatos del ajuste y contra la opresión patronal, esta votación histórica para la izquierda y lxs luchadorxs nos deja en buenas condiciones para la elección de noviembre y nos posiciona en la lucha por ingresar por primera vez en la historia al Concejo Deliberante, para seguir desarrollando la lucha por los reclamos populares, cómo la defensa del salario y las condiciones de vida de miles de trabajadores ocupados y desocupados, de los luchadores ambientales, de los trabajadores de la salud, la educación y municipales.

La elección del domingo pasado pone el desafío de extender el cuadro de organización y de lucha, estructurando a lxs centenares de compañerxs que se sumaron a la campaña.