15/01/2004 | 833

Todos los caminos conducen a la Rosada

Por acción y por omisión. 

Por acción, el gobierno de Kirchner respaldó y organizó una ofensiva feroz contra el movimiento piquetero haciendo causa común con los capitalistas de la Unión Industrial Argentina, de la Cámara de Comercio y de la Cámara Argentina de la Construcción, que pidieron el "aplastamiento". Además de las discusiones del ministro de Defensa de Kirchner, Pampuro, con el vice-ministro de Defensa yanqui, Aschcorft, el Buenos Aires Herald ya había alertado contra el movimiento piquetero; y lo propio hizo el Vaticano (Casaretto acusó de vagos a los trabajadores desocupados).


La agresión antipiquetera de Kirchner fue publicitada por el vocero semi-oficioso del gobierno, Página/12. En su edición del 19 de diciembre, apenas 24 horas antes de que se produjera el atentado, el diario kirchnerista publicó las confesiones de un miembro del gabinete nacional, confidente e "interlocutor de Página/12" (Página/12, 19/12).


"La política de dividirlos nos salió bien", le dijo al diario "uno de los cuadros políticos de confianza de Kirchner" (ídem); "fíjese – agregó – que hay como cinco actos distintos, no van unificados", pero "hay que tener cuidado con los más loquitos. Esos saben que si rompen algo, la cana va a tratar de ir duro; no sé si no buscan precisamente eso" (ídem).


Al admitir que el gobierno jugó a fondo, el "cuadro político" citado por Página/12 involucra directamente a Kirchner. Y refuerza ese papel al añadir que Kirchner "debía aparecer como el que tendía un manto bajo el cual cabían todos. Ese discurso, tan cerca de la marcha, es peligroso".


Pero también es responsable por omisión. El "cuadro" ministerial le reconoció a Página/12, 24 horas antes del atentado (¡), que ellos sabían que la Policía Federal estaba preparando una provocación contra los piqueteros. La justificación del "cuadro" es que muchos comisarios y subcomisarios vinculados a Giacomino "están enojados; los cambios que hicimos y la eyección de Giacomino los soliviantaron" (ídem). Ante esta posibilidad, el "garganta profunda" de Página/12 incrimina todavía más: el operativo de seguridad del 20 de diciembre "lo tienen que manejar, ‘El Flaco’, y Alberto – dice, mirando en dirección al despacho presidencial el confidente de este diario". Por si hiciera falta, los periodistas del órgano "semi-oficioso" aclaran que ‘El Flaco’ es "Kirchner, y Alberto es Fernández, el jefe de Gabinete" (ídem).


El operativo político oficial fue desbaratado por la templanza de una vanguardia obrera que se ha presentado como alternativa política para el conjunto de la nación explotada.


El tiro, pues, por la culata.

También te puede interesar:

Fortescue pone paños fríos a los anuncios de Glasgow.
Los compromisos financieros suman casi 9.000 millones de dólares hacia marzo, mientras que las reservas internacionales líquidas están en terreno negativo.
El 11 de diciembre a las calles y plazas de todo el país contra el acuerdo. Escribe Eduardo Salas.
Un gobierno acorralado por su subordinación al FMI.