10/09/2020

Trabajadores municipales de Tigre se movilizaron por sus reclamos

Trabajadores/as municipales de Tigre se concentraron en el palacio municipal en reclamo de la apertura de paritarias, la reincorporación de despedidos y el pase a planta permanente. Una delegación fue recibida por autoridades del ejecutivo municipal, quienes no dieron ningún tipo de respuesta a los reclamos.

Los y las trabajadores municipales de Tigre no han tenido ningún aumento salarial durante este año, mientras que el intendente Julio Zamora avanzó con despidos y recortes de sueldos de entre el 25% y 100%, a principio de la cuarentena.

El reclamo de la apertura de las paritarias es urgente, ya que los sueldos municipales se encuentran por debajo de la canasta de pobreza estimada en $45.000. El salario más bajo es el de los sepultureros y el de los barrenderos que perciben un salario de indigencia de $15.000 por 40 horas semanales. Otro de los sectores más castigados es el de maestranza, cuyos trabajadores cobran $26.000 por 48 horas de trabajo semanales. También la situación salarial en el área de salud es grave cobrando $22.000 mensuales.

A los salarios de pobreza se le suma la precarización laboral que abunda en la planta funcional municipal con más del 60% de los trabajadores con contratos en negro. El municipio avanza con la reducción de la planta funcional a través de despidos, con un mecanismo de no renovación de los contratos precarizados (destajistas, contratados bimestrales, semestrales y anuales) que existen en todas las áreas (Deportes, Salud, Cultura y Educación, entre otras).

El intendente de Tigre desarrolla en el territorio la política de eliminación de las paritarias que impulsa el gobernador Kicillof en la provincia de Buenos Aires. El gobernador le otorga un aumento salarial del 40% a la policía bonaerense responsable del asesinato de Facundo Castro mientras que las paritarias de los docentes, médicos y trabajadores estatales de se encuentran clausuradas.

En los últimos días circuló la información que el municipio otorgará un “aumento” del 15%. Esta oferta paritaria agravaría la situación salarial condenando a los y las municipales a seguir cobrando un salario de pobreza.

Es necesario que se organicen asambleas en todos los sectores y dependencias para discutir un plan de lucha por la convocatoria a las paritarias por un salario igual a la canasta familiar, para frenar los despidos y las rebajas salariales, por el pase a planta permanente de los y las trabajadoras municipales y por protocolos de seguridad e higiene realizados por los trabajadores en defensa de la salud de los municipales y sus familias.