21/01/2016 | 1397

Un arsenal judicial contra el movimiento obrero


Estas figuras, que se aplican ahora contra Sala son las que se han aplicado históricamente (en especial en los momentos de ajuste capitalista) contra los trabajadores. La figura de “instigación” supone que una medida de fuerza es el resultado de la manipulación de un dirigente y no el resultado de una acción colectiva, busca específicamente golpear a las direcciones. La figura de “sedición” supone, en última instancia, que se encuentra prohibido absolutamente cuestionar cualquier decisión del Estado. La imputación de “asociación ilícita” como las anteriores, es completamente subjetiva -en última instancia una medida de fuerza decidida en asamblea podría ser caratulada de esta manera. Todo este arsenal se aplica en Jujuy al compás de las indicaciones directas de Morales al fiscal de Estado que dirige cada paso de la Justicia.


 


La batalla contra el ajuste a lo largo y ancho del país supone parar la mano a esta ofensiva judicial represiva que busca poner fuera de la ley toda acción de lucha de los trabajadores.

También te puede interesar:

Se realizan acampes exigiendo su libertad que recrudecen la interna del gobierno.
El gobierno de Carreras la separó de su cargo. Otro ataque a la lucha de los y las hospitalarias.
La patronal y el Estado avanzan en un régimen de atropellos y precarización laboral.
La UCR-Franja Morada y el kirchnerismo universitario en ningún lado niegan la usurpación.
A 11 años del asesinato de tres jóvenes, los exjefes policiales siguen en libertad.
Solo el Frente de Izquierda Unidad se pronunció por su libertad.