07/01/2016 | 1396

Un verano caliente


La fuga de los presos de General Alvear ha dejado expuesta una crisis de fondo: un Estado entero -con su Justicia, su policía y sus partidos- ha mostrado su completa descomposición.


 


Los Macri o Vidal no pueden ni quieren terminar con esa podredumbre. La razón es sencilla: necesitan de esos mismos aparatos para aplicar un ajuste contra los trabajadores.


 


 De la carestía de estos meses, a los despidos y tarifazos, en la nafta y en la luz.


 


Los jefes kirchneristas “protestan”, pero sólo lo hacen por sus prebendas y cargos. Mientras tanto, ellos mismos fogonean el ajuste. Como Alicia Kirchner en Santa Cruz. Como Szpolski en el Grupo 23. Como los intendentes del conurbano.


 


Este verano caliente, de luchas y conmociones políticas, deja conclusiones esenciales .


 


Los cómplices de narcos, barrabravas, jueces y policías corruptos no tienen autoridad para ajustar.


 


Preparemos la lucha por el derecho al trabajo, por el salario, contra los tarifazos.


 


Reforcemos nuestra organización política propia, e independiente del Estado y los partidos del ajuste.

También te puede interesar:

¿Qué dice el proyecto de ley del gobierno para las clases presenciales? 
A propósito de las críticas de Pérsico y Grabois a la ampliación de la Tarjeta Alimentar.
Organicemos asambleas no docentes como para sumarnos a las y los docentes de AGD UBA que están en un plan de lucha por el salario.
El ministro de Economía pidió la renuncia al subsecretario de Energía Eléctrica, pero este se mantiene en el cargo.
El gobierno festeja haber alcanzado el déficit fiscal más bajo en seis años.
El 1° de Mayo, acto del Frente de Izquierda: el gobierno, la derecha y los capitalistas nos llevan a una catástrofe social y sanitaria.