16/11/2021
Elecciones 2021

Una muy buena elección del Frente de Izquierda Unidad en una Tucumán polarizada

Contabilizados prácticamente todos los votos de la provincia el Frente de Todos – PJ volvió a imponerse en estas elecciones. Lo novedoso es que en esta oportunidad fue por un margen muy estrecho por sobre Juntos por el Cambio y con una pérdida de más de 75.000 votos con respecto a las Paso. El PJ les ganó las elecciones a los macristas por un escaso margen de dos puntos, 42% contra 40%. El Frente de Izquierda mejoró los resultados del 12 de septiembre, prácticamente duplicando los números anteriores y alcanzando 3,6%.

Todos llegaron divididos

Luego de la derrota de las Paso a nivel nacional y con una crisis de gabinete en marcha, que terminó con la ida de Manzur a Buenos Aires, parecía volver la calma al PJ tucumano. Esta sensación de tranquilidad duró muy poco, la interna de cara al 2023 continua. El PJ sigue dividido en dos bandos y este retroceso electoral ahondara más esa grieta. Los seguidores de Jaldo y Manzur realizaron campañas separadas y en algunos distritos hasta decidieron “jugar a menos”. Con Manzur como gobernador, los jaldistas decidían no hacer campaña, ahora con Jaldo gobernador los manzuristas parecieron jugar de la misma manera. El PJ perdió votos en el interior y sobre todo en el gran San Miguel.

En Juntos por el Cambio la división también fue materia de entredichos. El candidato a senador e intendente de la capital, de extracción peronista, armó una campaña por separado del primer candidato a diputado de nacional, un radical del interior. Ni hablar de la segunda candidata diputada nacional por Cambiemos que fue puesta por el empresariado local y que jugó su juego sin importarle con quienes compartía la lista. Se repartieron votos cortados e hicieron cierres separados, pero en lo que sí estuvieron de acuerdo es en la agenda de reforma laboral y de subsidios a las patronales que todos propugnaban. La más desembozada en esto fue la candidata de la Cámara de la Construcción que en los debates dejó bien claro que el Estado debe aumentar su caudal de subsidios hacia los privados. La agenda patronal presente en los candidatos de Cambiemos.

La interna macrista está cruzada por intereses que van más allá de estas elecciones y que preparan el 2023, similar a lo que ocurre en el Partido Justicialista. La intervención del bussimo, que normalmente actúa de colectora del PJ para dividir a Cambiemos, opera en este sentido. Bussi pretende armar un acuerdo con el ala radical de Cambiemos liderada por Roberto Sánchez dejando de lado a Alfaro, actual intendente de la capital. La cantidad de votos que aporta el hijo del genocida no termina de ser lo suficientemente tentadora como para volcar la balanza a su favor, finalizó redondeando un 10%. Una alianza de toda la oposición patronal parece improbable de cara al 2023, todos quieren la candidatura a gobernador. Incluso la flamante electa diputada de la Cámara de la Construcción ya postuló para gobernador al presidente de la Sociedad Rural. La oposición patronal está aún más dividida que el PJ.

Nuestros acción y resultados

La acción del Frente de Izquierda Unidad fue decidida en términos de denunciar el ajuste en marcha, la decadencia en una provincia gobernada por el PJ hace de 40 años y prepararnos para lo que viene.

El Partido Obrero realizó un gigantesco acto a mitad de la campaña, en el que reunió a más de 2.500 compañeros en Plaza Independencia, una verdadera proclama de independencia política a la que fueron invitados todos los integrantes del frente. En ese acto quedó perfectamente claro que más allá de los resultados electorales el Partido Obrero y el Polo Obrero crecen en las barriadas más humildes y sobre todo entre los jóvenes que se suman por decenas a la lucha. La campaña del Polo fue decididamente dirigida a pelearle el voto a los punteros del PJ.

Los debates con el resto de los candidatos fueron otro punto alto de la campaña. Los dos primeros candidatos a senadores y los dos primeros a diputados confrontaron sus posiciones públicamente y en vivo. La acción de los representantes del FIT-U fue compacta a la hora de defender posiciones. Los medios destacaron en los cuatro debates que nuestros candidatos defendieron una agenda obrera sin fisuras. La confrontación política se dio sin atenuantes, defendimos a los desocupados, la agenda de las mujeres y diversidades, a los citrícolas y trabajadores de la caña de azúcar, nos metimos en el tema impositivo y contra el FMI y hasta nos dimos el lujo de debatir en términos teóricos con los representantes de las patronales. Una verdadera escuela de debate político y lucha de clases, donde el FIT-U dejó muy alta la vara.

En cuanto a los resultados, obtuvimos un 3,6% de los votos, casi duplicando lo obtenido en las Paso. En un escenario polarizado nos abrimos camino y aumentamos nuestro caudal electoral. Nuestros mejores resultados se dieron en la Capital (4,63%) y el en departamento Cruz Alta (4,76%) donde el Polo tiene su mayor instalación. Comprobamos nuevamente que donde existe una militancia organizada nuestros resultados suben considerablemente con picos cercanos al 18%. Le disputamos al PJ los votos de los trabajadores en las barriadas más populares de la Capital y el Gran San Miguel.

La campaña del Partido Obrero en el Frente de Izquierda fue unitaria en todo momento, remarcando el logro de haber armado un frente en todo el país El frente llevó adelante la elección como tal, hecho no menor en la provincia.

Destacamos en todo momento que, a pesar de buscar mejorar nuestros resultados electorales, no todo es electoral. El Partido Obrero preparó durante la campaña a su militancia para encarar los desafíos que se vienen, la lucha contra el ajuste y contra el pacto con el FMI. La propaganda socialista tuvo por propósito separar a los trabajadores del peronismo y organizarlas por un gobierno de trabajadores.

En esta nota