04/11/2020
14 de noviembre

Vamos al Acto del Partido Obrero en Córdoba

Contra el ajuste y la represión de Fernández y Schiaretti, y por una alternativa obrera y socialista.

La regional Córdoba del Partido Obrero convoca a un acto de lucha para el próximo 14 noviembre en la capital cordobesa, en la zona del Patio Olmos. La acción se realizará a las 15 horas con distanciamiento social y distintas medidas de prevención y seguridad.

Tomaran la palabra los referentes del Partido Obrero, Soledad Díaz García, legisladora del FIT, Emanuel Berardo, dirigente del Polo Obrero, Cintia Frencia, concejala electa y dirigente de la CSC, Jorge Navarro, y representantes de las más importantes luchas obreras y populares y de la juventud de toda la provincia. A su vez, el viernes 13 de noviembre se impulsan actos y acciones en distintas localidades del interior (Rio Cuarto, Calamuchita, Montecristo, etc.) como parte de la jornada nacional que levanta el Partido Obrero.

El acto lo realizamos en cumplimiento de las resoluciones del XXVII Congreso del PO que resolvió impulsar una jornada de lucha política nacional ante la crisis capitalista, el ajuste y la represión de los gobiernos de Fernández y de las provincias, como es el caso de Schiaretti, y la necesidad de una intervención histórica de la clase trabajadora. Las consignas que se levantaran son justamente las resueltas por el Congreso: “Ningún pacto con el FMI. Abajo el régimen de hambre y saqueo de los que gobernaron en las últimas décadas. Por una alternativa obrera y socialista”.

La lucha política que impulsa el PO es totalmente necesaria ante la grave situación que atraviesa la provincia. El régimen descompuesto de Schiaretti viene descargando todas las consecuencias de la crisis capitalista sobre las espaldas de los trabajadores.

Córdoba atraviesa una situación muy grave en materia sanitaria, donde se llegó a tener más de 2.000 contagios diarios; durante todos estos meses el gobierno no avanzo en centralizar la salud, en testeos masivos y en reforzar el sistema sanitario con infraestructura y personal necesario. Por el contrario, fue achicando el salario de los trabajadores que ya no dan más, y ahora pretende imponer un “aumento” del 9%. Como la salud va al paro el próximo 10 de noviembre, el gobierno refuerza la regimentación despidiendo y suspendiendo a dirigentes y activistas sindicales.

La pandemia fue utilizada por el gobierno para avanzar en una agenda gruesa contra las y los trabajadores, con la reforma jubilatoria, una verdadera reforma laboral que se ensañó con los municipales, el vaciamiento del sistema del transporte (que no funciona desde abril), tarifazos encubiertos, una oleada de despidos y el congelamiento salarial. Justamente en estos momentos el Suoem (municipales) pelea en las calles contra una propuesta salarial miserable del 19% a cobrar en noviembre y diciembre contra una inflación del doble; mientras las burocracias del SEP y UEPC entregan el salario de estatales, salud y docentes con arreglos del 25% en cuotas.

Ante los reclamos obreros y populares que naturalmente despertaron toda esta agresión, el régimen de Schiaretti directamente montó un Estado policial que profundizó la represión en todo sentido. Se reprimieron brutalmente las luchas de los municipales de Jesús María, de la UTA, y recientemente la del Suoem. Persiguen al personal de salud y en general se pretendió proscribir los derechos de organización y acción sindical.

Además, con desalojos brutales y topadoras se avanzó contra las ocupaciones de tierras, como se vio claramente en barrio Ferreyra y Cabildo. En Córdoba gobierna un “COE” (Centro de Operaciones de Emergencia) que no votó nadie, que está integrado por las fuerzas represivas y que se dedica a hostigar en forma cotidiana a la población, con detenciones, sanciones y abusos. Lo más extremo de este régimen policial fueron los asesinatos de pibes por parte de la policía, entre los que se cuentan los casos de Blas Correas y Joaquín Paredes.

Pero la lucha no cesó ante la represión de Schiaretti. Desde el principio de los ataques tuvimos una “Córdoba caliente”, con decenas de luchas, varias triunfantes. Entre ellas se destacaron las huelgas y movilizaciones de Jesús María, de la UTA, del Suoem, de judiciales, y la lucha de la docencia contra el despido de las maestras suplentes, y de salud con la UTS contra el vaciamiento sanitario; del Sutna contra las rebajas salariales; las recuperaciones de tierras, orientadas en su mayoría por el Polo Obrero, el cual creció en forma significativa llegando a movilizar 2.500 compañeres por la tierra y la vivienda; el plan de lucha de jubilados que sigue su camino; las acciones contra los incendios y demás reclamos ambientales; la lucha del movimiento de mujeres por Ni Una Menos y por el aborto legal; y las movilizaciones contra la represión y el gatillo fácil, que protagoniza la juventud, con la UJS y la Juventud del Polo en la primera línea.

En Córdoba, como en todo el país, es cada día más claro la división social que enfrentamos. De un lado los gobiernos de Fernández y de Schiaretti, y la oposición de derecha, que gobiernan para el FMI y la burguesía, y que no dudan en ajustar y reprimir para salvar a la clase capitalista. Del otro lado la clase obrera y el pueblo trabajador, que no están dispuestos a pagar con pobreza, desocupación y muerte, los costos de una crisis que no crearon. Frente a esa verdadera “grieta”, el Partido Obrero se posiciona claramente y planteamos la necesidad de un plan de lucha de todo el movimiento obrero por el salario, contra los despidos, por la tierra y la vivienda, por el aborto legal. Para llevar adelante estas luchas es necesario más que nunca que emerja una fuerza de masas de las y los trabajadores, que se establezca como alternativa política.

El acto del PO concentrara toda esta lucha política que tenemos por delante. Y será protagonizado por las y los luchadores que pelean día a día en los lugares de trabajo, en las barriadas, en las calles contra este régimen podrido ¡Vamos con todo!

 

En esta nota

También te puede interesar:

Estuvo con Cavallo, De La Sota, Kirchner, Macri. Un político de Estado para continuar sirviendo a los dueños del poder. 
La Municipalidad gasta millones en publicidad de Facebook, en lugar de invertir esos fondos en obras de infraestructura.