13/04/2000 | 662

Venite, compañero que el partido obrero esta sumando

La información de que el Partido Obrero cuenta con una intención de voto para legisladores del 5,2% para toda la Capital y del 9.6% para la zona sur, es lo que los trabajadores estaban necesitando escuchar y saber para decidirse a votar al Partido Obrero.


Ya no se trata de un voto ‘perdido’ o testimonial. Es el voto para conquistar efectivamente una bancada obrera y socialista en la Legislatura, que será utilizada para difundir, impulsar y organizar la lucha de los trabajadores por sus reivindicaciones, y para desenmascarar las mentiras constantes y sin límites de los tramposos y corrompidos políticos patronales.


Esos políticos patronales, sin embargo, no aceptarán sin lucha que una franja tan grande de obreros, estudiantes, asalariados –hombres y mujeres– voten por el Partido Obrero. Hasta ahora han recurrido al escamoteo de la información. De aquí en más se valdrán de las promesas más demagógicas y mentirosas y hasta de la pretensión de comprar los votos con subsidios de un día y extorsiones de distinto tipo.


Para derrotar estos intentos miserables, te proponemos –compañera, compañero– que te sumes a la lucha por imponer una gran bancada obrera en la Legislatura.


Una bancada al servicio de nuestras reivindicaciones.


Una bancada capaz de desenmascarar, de frente a todo el país, a los políticos del FMI, de Macri, del Citibank, de Roggio o de Techint.


Una bancada que se valga de una institución del Estado como tribuna del pueblo.


Por primera vez en toda la historia argentina tenemos la oportunidad de tener una bancada parlamentaria, junto a Jorge Altamira, de delegados de base, o sea de empresa, oficina y taller, no de patrones ni de burócratas sindicales.


De una congresal opositora del Sindicato Gráfico, como María del Carmen Martínez.


De un delegado de taller de Metrovías, como Carlos Pérez.


De una candidata a secretaria general por la oposición antiburócratica en docentes, como Andrea Vázquez.


De un directivo antiburocrático de Foetra (telefónicos), como Sergio Sosto.


De un delegado de base de trabajadores de Prensa, como Rubén Schofrin.