Políticas

13/10/2022

Villa Mascardi: los Fernández hicieron la “gran Bullrich”

La oposición derechista tiene que esforzarse por aparecer a la derecha del gobierno.

Patricia Bullrich movilizando contra los mapuche.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, máximo dirigente de la UCR, le salió al cruce a Alberto Fernández por su reunión reciente con los mapuche, mientras el gobierno nacional que encabeza mantiene la militarización en Villa Mascardi y el operativo de represión y desalojo. En sus claras aspiraciones a la presidencia, Morales le reclama más represión y se proclama como una variante de recambio político de mayor mano dura, espetándole que si él fuera presidente “los mete presos en unos días”.

Pero el reclamo es improcedente. Las pretensiones de Morales de “meterlos presos en unos días” son precisamente lo que hizo el gobierno del Frente de Todos, que el primer día del operativo entró a fuerza de palos, gases y balas de goma (pero también de plomo, aseguran los presentes) y detuvo a siete mujeres, separándolos de sus niños, y estando inclusive una de ellas embarazada a término. Hoy cinco de ellas continúan bajo detención. Como ironizaron los mapuche, el peronismo “le cumplió el sueño a Patricia Bullrich”. En tal sentido cabe el recordatorio de que unos días atrás de que se produzca el suceso Bullrich organizaba una movilización contra estos últimos en el lugar.

Este es el quid de la cuestión. De hecho, la máxima dirigente del PRO también metió bocado, y dijo en los últimos días que ella “entraría con las Fuerzas Armadas” a desahuciar para “cantarle retruco” a la represión del gobierno. En efecto, la oposición derechista tiene que esforzarse por encontrar la forma de desmarcarse, valga la redundancia, por derecha del oficialismo; luego de que Aníbal Fernández disponga la actuación conjunta de varias fuerzas federales para llevar adelante la cacería.

Morales derrocha cinismo en su misiva al acusarlos de “violentos”, viniendo de un represor intachable que responde con palos, balas de goma y persecuciones judiciales al hambre popular. El mismo gobernador que intenta empujar una reforma constitucional para prohibir la protesta social tilda a las comunidades de “no respetar la Constitución”, pidiendo su detención y encarcelamiento en nombre de “padres de la patria” como Güemes, Belgrano y San Martín. Quizás por desconocimiento (o quizás por maliciosa omisión consciente) se le “escapa” al gobernador que miles de mapuche jugaron un papel crucial en la campaña del Cruce de Los Andes emprendida por San Martín; y que los días de la historia los encuentran en la vereda de la emancipación de América del yugo del imperio español.

En las memorias de Manuel Olazábal, coronel de aquella campaña, se puede leer una frase memorable: “los ricos y los terratenientes se niegan a luchar (…) un día se sabrá que esta patria fue liberada por los pobres y los hijos de los pobres, y los negros que ya no volverán a ser esclavos de nadie”. Cuando Morales acusa de “usurpadores” a los mapuche lo hace al servicio de negociados inmobiliarios y el usufructo capitalista de las tierras, ocultando a su turno el poderío en la zona de magnates como Joe Lewis, que se apropió del Lago Escondido con la colaboración de los gobiernos de tres décadas. Y es así toda la historia constitutiva del Estado argentino, por mucho que los personeros del régimen político hablen en nombre de la patria. La sanguinaria Campaña del Desierto, por ejemplo, no sirvió más que para el reparto de los territorios a un puñado de terratenientes. Y todo sigue igual: hoy por hoy los Bullrich, Morales o Fernández se miden a ver quién reprime más al servicio de los intereses de la misma clase social.

Al momento, los mapuche que padecieron el desalojo siguen resistiendo en la montaña, dispersos por el territorio. Y denuncian que grupos tácticos de Gendarmería y la Policía Federal continúan rastrillando la zona con perros y disparando balas de plomo. En medio del operativo uno de ellos se encuentra desaparecido, y hay menores de edad cautivos. Convocan, en sus palabras, a la “población consciente” a acercarse a Villa Mascardi para repudiar la militarización al servicio del desalojo. Como no podía ser de otra manera, distintos luchadores intentaron movilizar a Mascardi para brindar la solidaridad, pero fueron reprimidos.

Frente a los gobiernos de las balas y los desalojos, reclamamos el inmediato cese del operativo de represión y el respeto de los territorios donde conviven las comunidades mapuche. Y nos disponemos a organizar la lucha por lograrlo.

https://prensaobrera.com/libertades-democraticas/interpelamos-a-berni-y-lanzamos-una-gran-campana-para-echarlo-con-la-movilizacion