21/08/2003 | 814

En Mendoza el Polo Obrero crece… ¡y no se detiene!

En cumplimiento del plan de lucha aprobado en el plenario del 26 de julio, preparatorio hacia la V ANT, el Polo Obrero de Mendoza se movilizó el día 5 de agosto, con una columna de más de 80 compañeros pertenecientes a Pasaje los Once, Barrio San Martín, El Algarrobal, Barrio Corti, Barrio 9 de Enero y Barrio Escorihuela, con las banderas barriales de agitación, volantes y la consigna: «Luchar… Vencer… ¡Obreros al Poder!».


Nos concentramos en Colón y San Martín, realizando un piquete para después marchar a la Subsecretaría de Trabajo, donde hicimos otro piquete y entregamos el petitorio por la «Bolsa de Trabajo» de nuestros compañeros desocupados. Luego marchamos a Casa de Gobierno, hicimos un piquete en la calle principal con quema de cubiertas, y le impusimos al aparato policial nuestra voluntad de subir con siete delegados hasta la amansadora del 5° piso, donde se encuentra Acción Social. Nos recibió una nutrida comisión de burócratas de 2ª y 3ª línea que a poco de intentar vendernos el verso de su «acción institucional» y de «otras realidades mayoritarias», se toparon con los firmes planteos de los que luchamos por lo que nos es propio: el pan, el trabajo, la salud, etcétera.


Apurados por quienes no tenemos más tiempo que perder, les arrancamos leche, harina, azúcar, un cheque para el retiro de mercadería, microemprendimientos y materiales de construcción para los comedores.


Algo para destacar fue que compañeros de algunas barriadas piquetearon colectivos de ida y de vuelta, una experiencia nueva para los luchadores de esta regional.


No obstante esta importante conquista, el triunfo más importante fue «la victoria política». Resulta muy gráfica la enseñanza política cuando los burócratas capitalistas no nos pueden dar respuestas y nosotros, los trabajadores, las damos a diario en miles de barrios piqueteros, en cientos de fábricas bajo control obrero y en los sindicatos recuperados.


Se tienen que ir…


Para instrumentar esto, el Polo Obrero de Mendoza está aceitando sus engranajes organizativos y políticos; para profundizar la lucha por nuestros merenderos, en los piquetes, en las movilizaciones, y dando una dura batalla con nuestros candidatos clasistas que defenderán los derechos de los trabajadores, hacia las próximas elecciones provinciales contra los partidos patronales, que han sido activos partícipes en la entrega de nuestras riquezas y en el hambreamiento y desocupación de la clase trabajadora.


Vamos, compañeros. ¡Sigamos construyendo un gran partido de la clase obrera!