02/11/2000 | 686

«Unidad y Lucha» conquista sus terrenos

"Reportaje a Alicia Gutiérrez, presidenta de la Comisión Vecinal “Unidad y Lucha”.

¿Cómo ha sido la lucha contra el remate de las tierras de Unidad y Lucha ?


Después de 13 años de construir nuestro barrio y con dos leyes de expropiación, una del año 1991 (con sanción firme) y otra del año 1999 (con media sanción) que nos acreditan como poseedores legítimos, la quiebra de la empresa Sasetru, a la que se había expropiado, notifica el remate de las tierras sobre una base de 300 pesos.


La Junta Vecinal presenta una notificación al juez de la quiebra señalando la nulidad del remate por la existencia de estas leyes de expropiación, y a la vez, con el conjunto del barrio comienza una discusión con la Municipalidad que culmina con la votación de una ordenanza (elaborada por la Junta con datos precisos de parcelas y fracciones) por la casi totalidad del Consejo Deliberante (menos 2 votos del PJ), que autoriza al Municipio a comprar las tierras, declarándolas de utilidad pública para ser entregadas a los vecinos.


En una asamblea del ba­rrio, el lunes 16 de octubre se decide que de haber un com­prador, los vecinos sólo permi­tirían que sea la Municipali­dad.


El juez rechaza la nota pre­sentada por los vecinos, y no acepta los avales de la Munici­palidad para comprar pre­viamente al remate.


El día 18 de octubre (día del remate) se movilizan tres micros del barrio con casi 200 vecinos, para que en el remate se respete la decisión de la asamblea. Y ahí nos quedamos hasta que el martiliero vendió a la Municipalidad las tierras, no presentándose otro compra­dor.


¡Habíamos triunfado!


Pero la lucha continúa. Después de tantos años de vai­venes con las tierras de nues­tro barrio, decimos ¡basta, es­crituración ya!


¿En qué situación se encuentran ahora, y cómo sigue el trabajo de la Junta y los vecinos?


En la discusión con el Se­cretario de Tierras de la Muni­cipalidad de Avellaneda, Mar­celo Torres, se estableció fir­mar un acta de compromiso que se refiere a organizar el trabajo de mejoras, servicios y títulos en el barrio:


Plan de regularización dominical inmediato para establecerla financiación de las tierras.


Censo (ocupacional, familiar, profesional) realizado por la Junta.


Diseño del barrio por agri­mensores (terrenos, numera­ción de calles, etcétera).


Plan de autoconstrucción de viviendas.


Control del comedor barrial (ubicado en el nuevo barrio “Honor y Dignidad”) por parte de la Junta Vecinal como ente regulador.


Si al cumplirse un mes de la firma del acta compromiso al­gunas de las partes no cum­pliera lo establecido, éste que­da sin efecto.


La fecha de la firma es el 28 de octubre en una asamblea de ambos barrios, “Unidad y Lucha” y “Honor y Dignidad”, ubicados en los terrenos comprados por la Municipalidad en el remate.


Seguiremos trabajando por todas las reivindicaciones que tiene nuestro barrio, con la po­sición que siempre ha desarro­llado esta Junta: la unidad, la organización y la movilización de todos los vecinos.

También te puede interesar:

Concentración frente a Desarrollo Social.
Se reclamó contra el ajuste de Schiaretti y Fernández, por vacunas para todxs, aguinaldo para trabajadores del Potenciar Trabajo.  
Se trata de una jornada nacional de lucha, con una fuerte concentración en CABA y piquetes y cortes de ruta en todo el país.
A propósito de la ordenanza municipal impulsada por el Frente de Todos en Avellaneda.
Desde las 10 am, en todo el país, se desarrollan acciones del movimiento piquero independiente.