fbnoscript
30 de enero de 2018

La lucha en el INTI, a pleno

Hoy una asamblea de 800 trabajadores resolvió continuar la permanencia.
Por Tomás Eps @tomaseps

Una enorme asamblea de cerca de 800 trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) resolvió ayer al mediodía mantener la permanencia en la sede central del organismo contra los 258 despidos, que ya lleva cinco días. Estos momentos, una nueva asamblea de trabajadores se encuentra reunida en la entrada del predio para resolver nuevas medidas. La patronal, por su parte, prorrogó el "asueto" del personal para evitar su ingreso al establecimiento.

La medida se mantiene tanto adentro del predio del Parque Tecnológico Miguelete, donde permanecen los despedidos, como rejas afuera, donde acompañan otros centenares de trabajadores del organismo y organizaciones solidarias.

En una asamblea marcada por un ánimo muy combativo, los estatales se prepararon para ampliar las bases de un conflicto que va para largo, ratificando el reclamo de la reincorporación del total de los despedidos y constituyendo una comisión de amigos y familiares en apoyo a la lucha.

En el día de ayer comenzaron a llegar los telegramas de los despidos que habían sido comunicados informalmente por la patronal, confirmándose que en el centro del ataque están los delegados gremiales y el activismo (entre ellos Yamila Mathon, delegada e integrante de la Agrupación Naranja). Son los preparativos para una avanzada mayor, en la perspectiva de la gestión de Javier Ignacio Ibáñez de reducir el personal del instituto de los 3.100 empleados actuales a 1.500. Todo esto mientras caen sobre Ibañez las denuncias por nombrar allí a dedo “a 93 empleados, varios de los cuales no contaban con el expertisse correspondiente a la función asignada y eran antiguos socios en sus emprendimientos privados” (Ámbito, 30/1)

La nómina de despedidos resalta además por su perversidad: se echa a ambos miembros de un matrimonio, a hermanos, a trabajadores que están a punto de jubilarse e incluso a algunos que acaban de ser ascendidos en la carrera por un correcto desempeño. El gobierno explota aquí la precarización extendida por el kirchnerismo, expulsando a empleados que estaban bajo contrato –algunos desde hace más de 18 años.

Las provocaciones de la patronal no cesan: junto a los telegramas, emitió un comunicado anunciando que no pagarían el sueldo de ninguno de los empleados de la entidad, arguyendo que las medidas de lucha impiden realizar la liquidación de los mismos.

La asamblea tomó también como resolución designar una comisión que se entreviste con el conjunto de las centrales sindicales, convocándolas a hacerse presentes en la entrada del predio mañana desde las 6.30 a.m. El escenario incierto –mañana se termina el asueto de 48 horas que dictó la patronal, con el frustrado objetivo de aislar a los despedidos– resalta la necesidad de multiplicar allí las presencias solidarias.

El día de hoy dio sobradas muestras de la disposición de lucha de los estatales contra los despidos: a los del INTI se sumaron los del Hospital Posadas, con una gran caravana hasta el Ministerio de Salud; los operarios de Río Turbio, cumpliendo su sexto día de acampe frente a la mina; y los fabriqueros de Fanazul, que marcharon con sus demandas a la Municipalidad de Azul. Se plantea con fuerza la necesidad de un plenario de delegados de base de estatales que dé unidad a las luchas, y de un inmediato paro nacional de ATE y las centrales sindicales.

Leé también:
Asamblea del INTI reclama un paro activo nacional contra los despidos
“En el INTI hacemos ciencia, no discursos mentirosos”
Contundente respuesta de los trabajadores a declaraciones del presidente del Instituto.

En esta nota:

Compartir

Comentarios