05/08/2020

Bariloche: fuerte suba de casos de Covid-19

El lunes se registraron 129 nuevos casos.

El 29 de junio, la gobernadora rionegrina Arabela Carreras (Juntos Somos Río Negro) resolvió la flexibilización de la cuarentena en Bariloche, con pleno acuerdo del intendente Gustavo Gennuso (Jsrn), habilitando actividades en gimnasios y natatorios, como también cafeterías, confiterías, restaurantes y cervecerías, hasta un máximo de seis personas por mesa. Esto, al mismo tiempo que Bariloche se declaraba zona con circulación comunitaria, sin tomar ninguna medida para revertir los contagios que venían en alza. En sintonía, el 21 de lulio abrió sus puertas el Cerro Catedral. En ambas ocasiones denunciamos que la flexibilización de la cuarentena, por parte de los gobiernos provincial y nacional, respondía a la presión empresarial a costa de comprometer la salud de los trabajadores.

En este cuadro se hicieron virales las denuncias sobre famosos -como Bárbara Pérez y Gastón Gaudio, entre otros- paseando por Bariloche; ninguna autoridad supo responder. También circularon denuncias de vuelos privados que operaban en el Aeropuerto Internacional de Bariloche sin ningún tipo de control. Abundan en redes sociales promociones de la cámara empresarial Emprotur (Ente Mixto de Promoción Turística) incitando el turismo.

La situación sanitaria

La situación sanitaria es compleja. Con un total de 54 camas de Unidad de Terapia Intensiva, el 55% ya están ocupadas. Leonardo Gil, director del Hospital Zonal de Bariloche, indicó que “los pacientes activos que ingresan a terapia bloquean las camas por 25 o 30 días, porque son muy complejos en cuanto a patologías, no sólo se trata de utilizar respirador”. En el Hospital Privado Regional al día lunes no quedaban camas libres (El Cordillerano).

En sus declaraciones, Gil dejó entrever los intereses empresarios detrás de la flexibilización: “Si fuese por mí, a nivel sanitario, por supuesto que volvería al aislamiento, pero entiendo que hay una situación social y económica que ha llevado a tomar decisiones de flexibilización y reapertura”, y estimó en 15.000 los contagiados en toda la ciudad. Lo cierto es que la habilitación de comercios y fundamentalmente del centro de ski, no resuelve la crisis social y económica, cuando la mayoría de la población aún no ha podido acceder a la IFE, otros han perdido su trabajo o sufren recortes salariales.

Un Estado presente… para las empresas

Los rionegrinos Larraburu (Frente de Todos) y Weretilneck (Jsrn), junto a otros siete senadores, impulsan un proyecto para salvar al empresariado turístico con medidas tales como extender la vigencia del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción; una reducción del 95% de las contribuciones patronales; el pago del 50% del aguinaldo a cargo del Estado nacional, para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado; prorrogar el pago de impuestos que graven el patrimonio, los capitales o las ganancias de estas actividades; implementar una línea de créditos del Banco Nación a tasa cero, destinados al pago de servicios públicos, capital de trabajo o cualquier otro costo fijo y un largo etcétera de beneficios al gran capital.

Mientras tanto, Gennuso muestra su incompetencia ante los ojos de todos. En una reciente entrevista televisiva, ante la pregunta de un ciudadano sobre cómo justificar la circulación fuera de los horarios permitidos en casos de urgencia, el intendente respondió que “deberá convencer a la policía”. No sólo evidenció la irresponsabilidad y falta de protocolos, sino que omite la violencia e impunidad del accionar policial. La escalada represiva que se está consolidando a lo largo y ancho del país, es el intento desesperado de los gobiernos por contener el estallido de una enorme crisis social.

No permitamos que tergiversen la realidad señalando a la población como responsable de los contagios, cuando son los propios gobiernos nacional, provincial y municipal quienes plantean inconsistencias en las medidas de apertura y flexibilización, confundiendo a la población y beneficiando intereses espurios que nada tienen que ver con resolver la crisis económica, que dicho sea de paso, era previa y la pandemia solo la agudizó. Las y los trabajadores somos los únicos que podemos elaborar y llevar a cabo protocolos efectivos que respondan a nuestras necesidades.

Ante el cuadro catastrófico reiteramos la necesidad de una centralización de todo el sistema de salud; el no pago de la deuda externa y el aumento del presupuesto de salud; la formación de comités de seguridad e higiene en todos los hospitales públicos y privados integrados por trabajadores electos en asamblea; la prohibición de toda actividad no esencial y de los despidos; licencias sin afectar el salario; asignación de un salario de $30 mil mensual a todos los trabajadores desocupados y monotributistas.

También te puede interesar:

Pese a ser diabético, no había sido licenciado. No recibió atención por parte de la obra social de UTA ni de Ioma.
Responsabilizamos al Estado por la integridad física y laboral de cada trabajador y trabajadora.
La provincia de Córdoba con nuevos récord diarios, complicada situación en el interior.
En algunos hospitales las camas ya están al 100%, como denunciaron las y los trabajadores del Hospital Roque Sáenz Peña.