15/06/2021

CABA: 50 enfermerxs del Hospital Durand renunciaron por las pésimas condiciones laborales

Ya son 1.100 los enfermerxs que rescindieron su contrato de distintos centros de salud de la Ciudad.

Cincuenta enfermeros y enfermeras del Hospital Durand renunciaron en medio de reclamos por las condiciones laborales y salariales. Desde el gremio ATE aseguran que situaciones similares están sucediendo en otros centros de salud de la Capital. En medio de la pandemia, dejan al sistema de salud sin una de las ramas de la medicina más necesarias y escasas, como lo es Enfermería, por no ofrecerles un contrato y condiciones laborales mejores. Una política criminal del gobierno de Larreta.

En la pandemia ingresaron alrededor de 2.000 enfermerxs bajo el régimen de contratos precarios por Covid. Estos, además de ser temporales, significan un salario de miseria de $40 mil en neto, el cual se suma a las malas condiciones laborales, la falta de bono por insalubridad y el no reconocimiento profesional. Este combo de superprecarización lleva a que los trabajadores decidan rescindir el contrato o buscar una mejor oferta en el sector privado, donde por la misma labor cobran un poco mejor.

Ya son 1.100 los enfermerxs que renunciaron estos últimos seis meses. Por su parte, el gobierno de CABA no ha impulsado nuevas contrataciones para suplir la falta de personal. Los trabajadores están agotados luego de un año de pandemia en el cual no tuvieron vacaciones ni licencias y donde se le han suspendido hasta los francos y feriados debido al colapso sanitario y a la negativa de los gobiernos de reforzar el sistema de salud. El colmo de la situación es que los trabajadores del Durand, así como de otros centros, están pidiendo a las gestiones de los hospitales que les otorguen al menos una jornada de descanso ya que se les hace «imposible gozar de un día libre como a cualquier trabajador».

Esta actitud se corresponde con la que Larreta y Quirós, ministro de Salud de CABA, han tenido con todo el personal de salud. Recientemente amenazaron con cerrar 350 cupos de concurrencias, trabajadores que ya de por sí trabajan de manera gratuita, sin ART ni obra social. La negativa de reconocer a la carrera de Enfermería como profesional, junto con los derechos y el salario que les corresponde de acuerdo a esa categoría, forma parte del ataque en regla que llevan adelante. Lejos de poner en pie un plan que incluya la contratación de trabajadores para poder hacerle frente a la pandemia y al colapso sanitario, el gobierno de la Ciudad profundiza el ajuste hacia la salud pública.

El resultado es, como se mencionó previamente, el pase de una enorme cantidad de trabajadores al sector privado. Esto, por un lado, fomenta el pluriempleo al que deben someterse los profesionales para alcanzar un salario que les permita cubrir sus necesidades básicas; por el otro, promueve el vaciamiento de la salud pública y, por lo tanto, la privatización de la misma, en tanto la atención, los salarios y las condiciones terminan siendo relativamente mejores en la medicina privada. Es por esto que reclamamos el incremento del presupuesto en salud, la contratación de más personal y su correspondiente capacitación para enfrentar la pandemia y aumento de salario para todos los profesionales de la salud, para que alcance al menos la canasta básica familiar. Basta de ajuste en salud.

 

También te puede interesar:

Contra la presencialidad irrestricta y sin condiciones, por salario, infraestructura: a la docencia nos sobran los motivos.
Basta de zona liberada.
No al desalojo, basta de amedrentamiento y prepotencia policial.
Amanda Martín, docente terciaria y legisladora porteña PO FIT-U sumó su reclamo en la Legislatura porteña.
Gran Campaña Financiera en las asambleas porteñas del Polo Obrero.