02/04/2020

Centralización de la salud: el gobierno recula ante la corporación de medicina privada

Por Sergio Villamil Médico

Fuentes de la Casa Rosada salieron hoy a desmentir que se estuviera elaborando un Decreto de Necesidad y Urgencia que dispusiera la centralización de todo el sistema de salud para la lucha contra la pandemia y que involucraría a todos los sectores: el sector público, el de las obras sociales y el privado de las prepagas.


Se trata de una marcha atrás del gobierno, ante la furibunda campaña en contra que están librando tanto el sector de la medicina privada, como la burocracia sindical a cargo de obras sociales. Dos sectores estrechamente vinculados, porque las obras sociales, desde su desregulación, se han asociado a prepagas, adonde se atienden sus afiliados de mejores salarios, por un pago diferencial. Y porque las obras sociales raramente tienen instalaciones propias sino que tercerizan a los sanatorios privados. Todo este entramado de negocios se ha visto afectado por el trascendido de que sus recursos deberían colocarse a disposición de un comando único de lucha contra la pandemia.


Efectivamente, durante una teleconferencia con los miembros de la Comisión de Salud de Diputados, González García anticipó el miércoles que el Ejecutivo preparaba un DNU para declarar de interés público a todo el recurso sanitario. ‘No vamos a discutir la propiedad, podrá ser estatal o privado, pero creemos que tiene que tener un comportamiento igualitario para cada argentino, que se administre por jurisdicción’ expresó el ministro. A partir de esta iniciativa el Gobierno podría pasar a controlar todos los insumos críticos de la estructura sanitaria como camas y respiradores, pero también para extender la atención a todo tipo de prestaciones”. (El Cronista)


Agregó que se pretendía avanzar en la interconexión entre las terapias intensivas de todo el país. “Queremos que el conocimiento junto con los insumos se distribuya al mismo tiempo en toda la Argentina” (Clarín). A partir del DNU se podría centralizar las compras de insumos críticos y disponer de camas y materiales del sistema médico. “Que cada jurisdicción entienda que todos los argentinos tengan los recursos que tengan que tener” (Clarín)


Estas medidas elementales para la optimización de recursos en un sistema de salud tan fraccionado y superpuesto y el concepto de igualdad ante la enfermedad sin depender del nivel de ingreso de un paciente, es la esencia de la consigna de “centralización del sistema de Salud”, una de las básicas que el Partido Obrero viene levantando desde el inicio del surgimiento de la pandemia. Ya el choque entre intereses sectoriales y el gobierno se planteó cuando Mendoza compró por su cuenta respiradores, que el gobierno prohibió distribuir para integrarlos a un pool de recursos que se distribuirían según las necesidades generales.



La medicina privada que alardea de cubrir al 70% de la población del país contra el 30 del sector público y por lo tanto, se supone, una proporción similar de los recursos, saltó como leche hervida amenazando con una catarata de amparos si ese DNU se concretara. Invoca los derechos adquiridos por los afiliados que pagan sus servicios médicos. Es difícil saber cuántos de esos recursos serían solicitados por pacientes sin cobertura social o privada. Pero es indudable que esta resistencia pone el beneficio capitalista por encima delas necesidades urgentes y públicas en una situación de semejante gravedad.


Los trascendidos de fuentes del Ejecutivo hacen saber que Ginés se extralimitó y que todo lo que se planteará es una coordinación y cooperación mutuas entre sistema.


Gonzalez García (apunta Clarín) acusa a Claudio Belocopitt, dueño de Swiss Medical y del Grupo América de “hacer terrorismo”. Y agrega que la caída de aportes al sistema privado ha hecho que se sostenga a través de las obras sociales. (N de R: Un sistema de aportes obligatorios solidarios)


Lo que está claro es que la lucha desigual contra este flagelo impone la centralización de los sistemas de salud bajo un comando y comités por lugar de delegados de la autoridad de Salud más trabajadores del sistema: sanitaristas, epidemiólogos, terapistas, enfermeras y técnicos. No sólo en la función asistencial, sino centralizando la información epidemiológica básica para conocer la evolución de la epidemia para combatirla mejor.




 

También te puede interesar:

Los datos oficiales reflejan el impacto de la precarización laboral, el vaciamiento de testeos y el déficit de testeos.
De los 56 nuevos casos del viernes 10, 53 tuvieron origen en ese contexto.
Mientras los casos positivos de Covid-19 superan los 230
El 16,6% son trabajadores de la salud.