14/07/2020

Contagios masivos en el Instituto Lanari de la UBA

Trabajadores y pacientes infectados con Covid-19
Por Corresponsal Agrupación Bordó - UBA

En el Instituto de Investigaciones Médicas “Alfredo Lanari”, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA), se está procesando una auténtica crisis de contagios de Covid-19 entre los trabajadores. Aunque no hay información oficial de ningún tipo, lo cierto es que entre los trabajadores (400) se calcula que el 80% se encuentra en cuarentena. La crisis se habría generado por el contacto de pacientes con Covid con trabajadores y pacientes sin Covid.

El Instituto debió cerrar el segundo piso, que estaba destinado a pacientes sin Covid y suspendieron la recepción de nuevos pacientes. Sigue en funcionamiento el primer piso, destinado a la internación de pacientes positivos, la Unidad de Terapia Intensiva y Terapia Intermedia, pero el número de trabajadores asistenciales en condiciones de trabajar está reducido sensiblemente.

Otro antecedente de la administración de este Instituto está ligado a que la UBA recortó entre las y los trabajadores el bono de refuerzo para el personal de salud, en casos en los que el/la trabajadora realiza tareas reducidas por licencias ligadas al cuidado del personal por la extensión de la pandemia. O sea que por prevención se resolvieron correctamente reducciones de horarios de personal administrativo de algunos laboratorios del Instituto de investigaciones médicas, que sin embargo siguen yendo a trabajar y luego a ese personal se le pagó recortado el miserable bono de 5.000 pesos.

El pico de contagios se sintió de lleno en el hospital de la UBA y, como venimos denunciando, los trabajadores de la primera línea sanitaria en el país son los primeros afectados. En el caso del Lanari, uno de los factores desencadenantes del contagio masivo estuvo dado por procedimientos que se alejan de los protocolos básicos para internación de pacientes de acuerdo a su condición, sin sectorizar entre positivos, sospechosos y negativos, una negligencia que el sistema de salud arrastra de años de vaciamiento y privatización.

La cuarentena no detuvo la circulación del virus, en gran medida porque su administración por parte del gobierno nacional y de la Ciudad fue dejada en manos del antojo empresarial, una situación que pone en evidencia aún más los problemas de aplicación de protocolos por parte de las autoridades y de ausencia de una adecuada protección para el personal y para los pacientes de todo tipo de patologías.

Esto plantea una responsabilidad central en el manejo y desarrollo de las tareas por parte directa de la Dirección asistencial de la UBA y del Instituto, que a pesar de la crisis no han dado una sola explicación al respecto. Advertimos que resulta fundamental que la crisis actual no sea descargada por parte de los burócratas de la UBA sobre los trabajadores que cumplen tareas en medio de esta situación tan delicada.

Es fundamental que los protocolos de funcionamiento y la administración de la atención de la pandemia sean discutidas por los propios trabajadores y trabajadoras, que sea escuchada su opinión y su experiencia en la materia, algo que la Comisión Interna de Apuba obstaculiza al dirigir el Instituto sin asambleas ni un trabajo colectivo con los trabajadores.

Que todos los y las trabajadoras del Lanari cobren completo el bono de refuerzo para el personal de salud.

Que los protocolos de funcionamiento sean discutidos con los propios trabajadores.

Que todo el personal que es población de riesgo pueda tomarse las licencias correspondientes.

Que se pase a planta a todo el personal contratado.

Que las autoridades asistenciales de la UBA y del Lanari asuman sus responsabilidades sobre la situación creada sin represalias de ningún tipo hacia el personal que está a cargo de la atención directa de los pacientes.

 

En esta nota

También te puede interesar:

Editorial. Escribe Néstor Pitrola
Sus compañeros decidieron realizar un paro de 48 horas si el director de enfermería no renuncia.
Se estima que entre un 7 y 10% de los contagiados diarios es personal de salud.
El problema del hacinamiento no se soluciona con la construcción de más cárceles.
Con mandato de asamblea organizamos una gran campaña de donaciones.