17/06/2021

Córdoba: pelean por las vacunas pero el ajuste lo aplican por igual

La disputa no puede ocultar que no hay grieta a la hora de aplicar el ajuste fondomonetarista, y de defender los intereses patronales.

Imagen extraída del portal de Radio Mitre

El gobierno de Córdoba acaba de anunciar la adquisición de un millón de dosis de la vacuna china Convidecia que produce el laboratorio Cansino Bio, las que llegarían a la provincia dentro de 40 días. Con esta adquisición el gobierno de Schiaretti se sumerge en una disputa con el gobierno nacional por las limitadas partidas que ingresan al país.

El anuncio provocó de inmediato la advertencia de que se descontarán proporcionalmente las vacunas que consigan las provincias de aquellas que otorga la Nación. La decisión según las declaraciones de Juan Pablo Cafiero garantizaría una supuesta “solidaridad geográfica” alcanzando a aquellas provincias que lograron el acceso a vacunas por su cuenta.

Lo cierto es que la polémica da cuenta de los escasos recursos que nuestro país logra conseguir en el mercado internacional en el momento más terrible de la pandemia. Pero en la disputa planteada está ausente un elemento central: que las vacunas escasean debido a la mezquina adquisición que estableció el gobierno nacional desde un principio para dar cumplimiento al ajuste que exige el Fondo Monetario Internacional. Mientras otros países han adquirido vacunas por más del doble de su población -previendo un plan de inoculación compuesto de dos dosis- en nuestro país lo contratado apenas equivale a la cantidad de la población nacional con una sola dosis y solo al 70% con las dos; que, para más, llegan a cuentagotas porque los monopolios farmacéuticos otorgan prioridad a los compromisos más cuantiosos y redituables en términos económicos con otros países.

Pero aunque Schiaretti festeje la adquisición de las vacunas para la provincia, lo cierto es que no está exento de responsabilidad por el rumbo de ajuste que impera en el orden nacional, en la medida en que integra el arco político que votó en el Congreso un presupuesto de ajuste para 2021 y acompañó todas las políticas fondomonetaristas que también están al orden del día en la provincia. La llegada de la segunda ola de Covid-19 fue hartamente anunciada, sin embargo, el gobierno provincial se inscribió entre los principales defensores de la continuidad de la actividad económica sin restricciones, el sostenimiento de la libre circulación en el feriado de Semana Santa y la apertura de las escuelas sin ninguna condición.

Ahora frente a la inminente catástrofe del sistema de salud en la provincia que lo obligó a decretar restricciones a las cuales se había opuesta, Schiaretti optó por salir al mercado en búsqueda de las preciadas dosis para la provincia, como si esto pudiera revertir la situación a la que nos ha orillado una política sistemática al servicio de las patronales. Los rimbombantes anuncios de una pretendida inmunidad de rebaño para el mes de agosto omiten que faltan dos largos meses hasta entonces y que tal inmunidad siempre estará condicionada por los tiempos que requieren los vacunados para alcanzar un grado aceptable de inmunidad y por el vertiginoso avance de nuevas cepas en toda la región.

El propio ministro de Salud de la provincia, Diego Cardozo, acaba de anunciar que se espera el peor pico de internaciones y muertes para los próximos días, con 30.00 internaciones diarias y 600 de las cuales requieren intubación queda claro que el panorama inmediato es calamitoso. En el último período han crecido las internaciones de personas jóvenes que se encuentran en edad laboral, cuya ocupación de camas críticas se prolonga durante más tiempo, en este aspecto cabe señalar también el fallecimiento de más de 18 docentes en funciones.

No es casual que los anuncios de la llegada de las vacunas se emitan a días de que el próximo viernes 18 de junio se conozcan las nuevas disposiciones de la provincia frente a la pandemia, no sería descabellado pensar que se trata de un mensaje de tranquilidad dirigido a las patronales que presionan con el regreso a las actividades sin ninguna restricción. Todo indica que no se anunciará un plan de vacunación inmediato, tampoco se limitará la circulación comunitaria en las grandes concentraciones laborales y mucho menos la asistencia económica a los trabajadores que componen el amplio espectro de la informalidad; todas medidas que de no tomarse nos colocan a merced de un colapso sanitario del que solo hemos visto el principio, y ante la profundización de las crisis social y sanitaria en la que está inmersa la provincia.

La disputa por la vacunas no puede ocultar que no hay grieta a la hora de aplicar el ajuste fondomonetarista y de defender los intereses patronales. Desde el Partido Obrero en el FIT planteamos y luchamos por la centralización del sistema sanitario, la intervención inmediata de los laboratorios, la liberación de las patentes, y porque toda la producción y los recursos se destinen a un plan de vacunación en el país y en toda la región.

 

     

También te puede interesar:

Contra la presencialidad irrestricta y sin condiciones, por salario, infraestructura: a la docencia nos sobran los motivos.
Los gobiernos y el capital solo ofrecen respuestas coercitivas.
Al borde de la circulación comunitaria.
Entrevistamos a Adrián Flores, luchador ambiental y precandidato a diputado en las listas del Partido Obrero.
El jueves 5. El gobierno no garantiza las 100 mil notebooks que anunció, tampoco la educación virtual ni presencial.