23/10/2020

Córdoba: trabajadores de la salud, la lucha es ahora

Preparemos un paro provincial del sector y una gran marcha para conquistar nuestros reclamos.

Un breve balance, luego de siete meses de pandemia, establece rápidamente el fracaso de la política sanitaria del gobierno cordobés de Juan Schiaretti para enfrentar la pandemia: promesas incumplidas, anuncios grandilocuentes que nunca se concretaron, testeos escasos e inaccesibles, hospitales colapsados, cierres de servicios, medidas disparatadas y desesperadas de último momento, miles de casos y decenas de muertos diarios -siendo una de las provincias donde el virus ha causado mayor impacto.

A los trabajadores y trabajadoras de la salud no nos está yendo mejor. La pandemia nos encontró desempeñando nuestra tarea en un sistema de salud cada vez más precario, víctima de décadas de ajustes y vaciamiento por parte de los sucesivos gobiernos, en un proceso que -junto a la tercerización y privatización- se aceleró fuertemente en los últimos mandatos de Schiaretti. La falta de personal y de equipos de protección, los escasos testeos, el pluriempleo, el incumplimiento de protocolos, entre otras situaciones de desprotección a la que somos sometidos, dio como resultado que lamentablemente contabilicemos ya 12 muertos entre los equipos de salud y miles de contagios.

Reconocimiento no, ataques sí

Lejos de recibir reconocimiento por nuestra labor esencial y fundamental en este momento crucial para la salud de la población de Córdoba, hemos recibido de parte de todo el Estado de la provincia (y cuando decimos todo nos referimos a los tres poderes: ejecutivo, legislativo y judicial) una andanada de ataques de un cinismo indescriptibles. Acá un breve racconto: imputación a médicos por trabajar y contagiarse de Covid-19; robo alevoso entre gallos y medianoche de nuestras jubilaciones y condena a una vejez de miseria; paritaria a la baja con la entregada recurrente del Sindicato de Empleados de Públicos de José Pihen (que se jubiló con una jugosa prestación), aprietes de todo tipo a los trabajadores de la salud que hacían denuncias y reclamos, prolongación de beca a residentes en vez de contratarlos, ofrecimiento de salarios de miseria para personal nuevo que se incorporó, sobrexplotación por falta de recursos. Son algunos de los “mimos” que recibimos del gobierno en su conjunto.

La cuestión salarial

Siendo una de las provincias más ricas del país, los trabajadores de salud de Córdoba somos históricamente unos de los peores remunerados, lo que marca el continuo relegamiento y ninguneo que hemos padecido de parte del gobierno y la entrega sistemática de nuestras condiciones laborales y salariales por parte de la burocracia sindical del SEP con Pihen a la cabeza, aliado del gobierno contra los trabajadores.

El intenso y continuo proceso inflacionario y devaluatorio que ya lleva más de una década (y que todo indica que se profundizará), en conjunto con continuos arreglos salariales a la baja, nos ha llevado a las y los trabajadores sanitarios a una situación límite, estando la enorme mayoría cobrando salarios por debajo de la línea de la pobreza o muy próximos a ella, viendo reducidas nuestras condiciones de vida en forma estrepitosa.

Dinero no falta: hemos visto cómo, a pesar de la emergencia sanitaria, se ha mantenido indemne la propaganda gubernamental en los medios de comunicación afines; cómo se continuó la construcción de rutas y más puentes; o toda clase de subsidios y exenciones impositivas a grandes empresas que amasan fortunas sin tributar un peso al Estado provincial.

Ya es hora de ganar lo que corresponde

No podemos quedarnos impávidos y mansos ante esta situación que toca ya hasta la fibra más íntima de nuestra propia dignidad. Nuestra propia conciencia y los compañeros y compañeras fallecidos en cumplimiento de su tarea nos reclaman una respuesta contundente que esté a la altura de semejante ataque.

Si bien durante este período se realizaron numerosas caravanas, concentraciones, marchas, pedidos de audiencias, presentación de notas y un sinnúmero de iniciativas desde distintos sectores gremiales y autoconvocados, tanto el ministro de Salud Diego Cardozo como Schiaretti hacen oídos sordos a nuestras necesidades. Necesitamos construir en unidad y entre todos los sectores una medida de acción contundente, que a esta altura es un Paro Provincial de Salud y una Marcha de todo el sector que logre revertir la sordera del gobierno.

Con esa perspectiva es necesario organizar asambleas en todos los hospitales para fortalecer la acción. También sería oportuno el desarrollo de plenarios de delegados y activistas de todos los gremios y sectores intervinientes en salud para preparar y concretar una medida contundente.

Vamos por la conquista de todas nuestras reivindicaciones históricas: Básico inicial de 50.000 pesos para todos los trabajadores y trabajadoras de la salud, que nos saque definitivamente del oprobio de la pobreza. Aumento salarial mensual según el índice de inflación. Pago del Adicional por Actividad en Unidades Críticas (Decreto 690/20) a todo el personal de salud, ya que todos somos esenciales dentro del hospital.

Exijamos la incorporación urgente de más personal en todas las áreas. Basta de precarización laboral, pase a planta de todos los contratados, precarizados y residentes. Cumplimiento de las recategorizaciones establecidas por ley. Pase al Grupo Ocupacional 1 del personal de enfermería y todos los profesionales que posean títulos de Licenciatura en su disciplina. Unificación de las leyes 7.233 y 7.625. Derogación de la ley 10.694 de ajuste jubilatorio.

No podemos seguir esperando, el momento es ahora.