05/01/2022

Desborde sanitario en Florencio Varela

Largas cuadras de fila para hisoparse, unidades y testeos insuficientes y personal de salud precarizado.

La crisis sanitaria actual deja al descubierto la peor cara en las barriadas del conurbano bonaerense. Florencio Varela no se encuentra exceptuado de la preocupante realidad, y la triplicación de casos de Covid-19 pone de manifiesto el desamparo del gobierno local y provincial.

Mientras el municipio de Watson se jacta en su propaganda de ejercer “jornadas de bienestar y salud integral”, la realidad lejos de las redes sociales da cuenta de semejante farsa. Los varelenses somos testigos presenciales de lo que sucede en los reducidos centros de testeo locales, donde cientos de vecinos concurren como posibles portadores del virus.

Lejos de satisfacer la demanda sanitaria, y tras el cierre de la sede La Patriada para testearse, los reducidos centros de salud se ven desbordados ante la multitud que en la mayoría de los casos soportan interminables filas desde las 5 de la madrugada para cumplir con el protocolo correspondiente.

El centro ubicado en el barrio Chacabuco, ex predio Agfa, da cuenta de esta situación. Con una concurrencia de más de 400 personas diariamente, otras cientos se quedan sin atención tras quedarse “sin número” para testearse. La larga espera en calles de tierra y bajo el rayo del sol en plena ola de calor y sin baños químicos se hace prácticamente un desafío.

La aparición de la variante Omicron no solo manifiesta el desborde del sistema sanitario por la proliferación de casos, sino la falta de inversiones de los gobiernos de turno que se vanaglorian públicamente pero que en la realidad priorizan sus compromisos económicos con la agenda del Fondo Monetario Internacional. Con sueldos a la baja para los trabajadores de salud, y sin ningún tipo de medidas que protejan a los trabajadores de los contagios, nos encontramos en un panorama por demás desolador.

En este cuadro de crisis se encuentran inmersos los vecinos de Florencio Varela: personal de salud precarizado, insuficientes centros de testeo y de atención temprana para pacientes con Covid-19, así como, por fuera del cuadro sanitario, también los aquejan los repetidos cortes de agua en las barriadas más pobres en medio de la oleada de calor.

Exigimos triplicación de presupuesto en salud y mejoras en las condiciones laborales del personal de salud local, ampliación de centros afectados a la pandemia con la apertura de los que fueron cerrados anteriormente y el refuerzo con tercera dosis de vacunación para el personal esencial que trabaja en los comedores comunitarios que sostienen la alimentación de miles de personas.

También te puede interesar:

El FMI dirige la batuta en un país hambriento y saqueado.
Enfrentemos la política sanitaria de abandono de los gobiernos.
Un programa de defensa frente a la política de las patronales y el gobierno.
Rechacemos la flexibilización del protocolo y exijamos personal y recursos para enfrentar la tercera ola.