24/07/2020

«Desde mayo ya tuvimos 40 casos de Covid-19 en el Coto de Retiro»

Entrevista al delegado Héctor Castro.

Prensa Obrera entrevistó a Héctor Castro, delegado de los trabajadores de la sucursal de Coto del barrio porteño de Retiro.

Héctor, comentanos la situación que están sufriendo los trabajadores de Coto en torno al Covid-19.

Desde inicio de la pandemia venimos denunciando que la empresa no aplica el protocolo como corresponde en nuestra sucursal, la sucursal Coto Retiro número 160. De diez empleados que tuvieron contacto estrecho con un contagiado, solo se da aislamiento a dos y los demás siguen laburando. Los empleados son amenazados, no pueden hablar del Covid-19 y a los delegados que como yo denuncian estos casos, la empresa los manda a amenazar o golpear, a patotear y esas cosas. Nosotros venimos incansablamente luchando para que se aplique el protocolo.

Hemos mandado cartas al presidente de la Nación. También mandamos una carta al inspector general de Trabajo de la Ciudad, Fernando Cohen. Fuimos a la Plaza de Mayo por esta situación que estamos viviendo los trabajadores de Coto, que ya sumamos más de 400 casos de coronavirus contando solo el Área Metropolitana, de los cuales casi 300 se dieron en Capital. Es una barbaridad. Hoy Coto encabeza los índices de contagios, delante de Carrefour, Jumbo, Disco y todos.

El gobierno nacional nos derivó al de la Ciudad. Hablamos con tres ministros y ellos nos derivaron con Fernando Cohen. El nos dice que fueron a la sucursal, pero la visita de ellos es una inspección ocular. Yo le digo: “está bien, vos mandás a los inspectores, pero nosotros necesitamos que el gobierno de la Ciudad intervenga y que certifique la desinfección”. Esa desinfección está a cargo de una empresa tercerizada, no lo hace una empresa certificada u homologada para hacerle frente a esta pandemia

¿Qué papel juega el sindicato en toda esta problemática?

El sindicato está divido. Estamos los delegados como yo que hacemos lo que podemos, pero después esta toda la parte de la conducción sindical que está del lado de la empresa, que no dice nada, que calla todo esto. Ramón Muerza, de la lista Granate-Morada (quien encabezó la lista de oposición en el gremio y se referencia como representante de los trabajadores de Coto) fue quien mandó la patota a golpearme el año pasado, cuando yo defendí los derechos de los trabajadores. Está bien claro que Muerza está del lado patronal, lo denunciamos a él y todo ese grupo de patoteros que tiene.

El 4 de mayo fui a la Justicia e hice una denuncia por la situación que estamos viviendo en torno al Covid-19, y nuevamente vino la empresa a increparme, vino el jefe de personal y su patota sindical a amenazarme. Estamos defendiendo la vida de nuestros compañeros de trabajo y la respuesta que recibimos de la empresa son aprietes.

Fijate lo que pasó en Quilmes, donde se sumaron 30 contagios en una semana hasta que al fin intervino la Municipalidad. Pasó que los trabajadores se autoconvocaron en la sucursal y no querían trabajar en esta situación, y cayó una patota de 20 monos de la empresa a apretar a los trabajadores. Si yo que soy delegado denuncio me mandan la patota que me caga a patadas. Si un empleado denuncia lo echan. Si un empleado pone un estado en el WhatsApp que tiene un problema con la empresa lo echan. No se puede manifestar. En una sucursal un trabajador tenía un problema con la empresa, su mujer hizo un comentario sobre eso en sus redes sociales y lo llamaron de la dirección de personal diciendo que cómo podía ser que su mujer publique algo contra la empresa. Ciberpatrullaje y apriete…

¿Y cuáles son las acciones que están tomando ahora?

Tuvimos en las últimas tres semanas 25 casos positivos de coronavirus en la sucursal, y casi 40 desde principio de mayo. Es mucho. En las otras sucursales están pasando por esta misma situación, es un abandono total. Dirigimos una carta a todos los diputados contando lo que está pasando en el mundo Coto y en base a ello nos llamaron los asesores de la izquierda para acordar el proyecto que se presentó en el Congreso. Lo importante es que todo lo que está pasando en Coto hoy lo saben muchas personas. Es una lucha difícil, Coto tiene poder, poder político, poder legal. Tiene, además, poder por la pauta publicitaria. De ninguna manera van a hablar en los medios de lo que nos pasa a menos que sea algo inmensamente grande.

Por eso es importante el pedido de informes que se presentó en Diputados. Estaría bueno si, como comentabas, se presenta además un proyecto dirigido al gobierno de la Ciudad, es importante que aparezca también el nivel de aprietes y amenazas que venimos sufriendo. Hay mucha preocupación entre los trabajadores, nosotros estamos tirando para todos lados que nos den una mano para ver cómo podemos resolver este tema. Los únicos que se comunicaron con nosotros fueron los de la izquierda.

Es simple lo que estamos pidiendo: que venga el gobierno y certifique que se desinfecta bien, porque está demostrado que el foco está en la sucursal. No van a parar los contagios hasta que no haya una intervención del gobierno. Lo único que pedimos es una desinfección como corresponde. Hechan un baldazo de agua, la empresa pasa el informe al gobierno de la Ciudad, este lo avala y si van los inspectores dan una vuelta y se van, no hacen otra cosa. La empresa nunca cerró la sucursal.

Las sucursales las están cerrando los propios trabajadores, ante la complicidad de los gobiernos con la empresa. La agrupación Naranja de Comercio elaboró un telegrama tipo para enviar frente a casos positivos para reclamar que se cierre la sucursal en cuestión, que siempre es una lucha.

Eso me interesa. Nos serviría mucho…

También te puede interesar:

Ante la reforma de Larreta y Acuña, docentes y estudiantes hacemos llegar nuestra voz a la Comisión de Educación.
Muchas escuelas no tienen estufas ni agua potable.
En las últimas 24 horas fue el departamento que más casos registró después de Córdoba Capital.
Muerte laboral en la Línea 60 fruto de la resolución del gobierno que autoriza la "vuelta al trabajo" del personal dispensado tras recibir la primera dosis.
El Covid 19 destapó la olla y derrumbó el mito del sistema público mostrando que el Partido Socialista, y ahora el PJ, permitieron el copamiento capitalista de la salud.
Justificó una nueva licencia haciendo una defensa del gobierno de Alberto Fernadez y cargó contra Macri.